Parirás con dolor me maldijeron, a mi y a todas las mujeres.

Y me lo creí. Y nos lo creímos.

Y llegamos a nuestros partos con miedo, con miedo al dolor, a ese dolor terrible que nos han narrado siempre.

Y llegué a mi primer parto y descubrí que era mentira, que me habían engañado, que se podía parir con placer, con dolor placentero.

Y llegó mi segundo parto y fui leona, y parí entre gritos y sudores y risas y llantos.

Y parí sola, como mamífera, sin necesidad de médicos, ni vías, ni monitores.

Parí sin miedo, disfrutando del dolor.

Y descubrí que todo era mentira, que nos habían vendido un cuento de viejas para atemorizarnos y que eso que sentía no tenía nada que ver con el dolor.

El dolor no llena el corazón, el dolor no emociona, el dolor no llena de vida, el dolor no palpita en tus brazos, no respira, no se aferra a tu pezón.

Parir es todo menos dolor.

Parir es luz, es conexión, es instinto, es poder y grandeza, parir es vida, pura vida.

Las maldiciones sólo funcionan si te las crees, así que cambiemos el pensamiento colectivo y empecemos a pensar que pariremos sin dolor y sin miedo.

No puede ser de otra forma, yo os bendigo a parir con placer.

Parto Nil

1 comment on “Parirás con dolor”

Deja un comentario