A veces el feminismo se me atraganta, se me hace bola en la garganta y me dan ganas de gritar: No juego a esto!!!

A veces me duelen las cosas que leo en nombre del feminismo y de la igualdad, a veces me duele este sin sentido, este feminismo mal entendido en el que en nombre de la igualdad pretende que renuncie a cosas tan femeninas como la maternidad, la lactancia materna o la crianza de mis hijos.

Me duele que me digan que esclaviza, porque siento en lo más hondo de mi que la maternidad, la lactancia, la crianza pueden ser gozosas.

Y en parte entiendo el argumento, pero siento que lo que esclaviza no es la maternidad, ni la lactancia, ni la crianza, esclaviza el sistema en el que nos ha tocado vivirlas.

Un sistema pensado por hombres y para hombres, no para mujeres y mucho menos para madres.

Entiendo que amamantar o querer criar a los hijos supone en muchas ocasiones una pérdida de la independencia económica por parte de la mujer, pérdida de poder adquisitivo para la familia, entiendo que si te incorporas a trabajar a las 16 semanas y tu hijo sigue mamando te pillan noches en vela, que luego tienes que aguantar como sea en tu puesto de trabajo, entiendo el cansancio y la soledad.

Entiendo todos los argumentos, lo que no entiendo son las soluciones a dichos argumentos, es ridículo, que en lugar de cargarnos el sistema, pidiendo medidas de conciliación que protejan la maternidad y la lactancia nos carguemos eso, la maternidad y la lactancia.

Medidas que nos permitan de verdad criar a los hijos, cobrando por ello, y luego poder reincorporarnos a la vida laboral, sin que ese vacío curricular suponga un handicap.

Respeto a las mujeres que no quieren ser madres, es más creo quien no quiere ser madre no debería serlo nunca, respeto a quien no quiere dar de mamar, respeto a aquellas que deciden no criar a sus hijos, son opciones con las que puedo estar más o menos de acuerdo, pero respeto su derecho a elegir y lo suyo sería que se respetara y se protegiera mi derecho a amamantar o criar.

Que la lucha fuera dirigida a que todas podamos elegir sin perder nada por el camino.

Pero muchas veces la lucha va por otros derroteros, vienen a decirme que como ser madre es esclavo y un sacrificio enorme me van a liberar de ello.

Yo elijo ser madre, no quiero que me liberen, quiero que me den opciones, alternativas, que protejan mis derechos.

No quiero renunciar a esta parte de mi sexualidad que es la lactancia, no quiero ser como un hombre, quiero tener las mismas oportunidades que ellos, integrando lo que mi feminidad conlleva.

Ser madre, amamantar no es patriarcal, todo esto es mucho anterior al patriarcado, lo patriarcal es el sistema en que vivimos, que nos niega el goce de ser madres.

Patriarcal es que venga una feminista con su discurso paternalista a decirme qué es lo mejor para mí.

Patriarcal es criticar las opciones de otras mujeres porque no coinciden con la nuestra.

Patriarcal es pretender que todas las mujeres vivan la maternidad de la misma y única manera, todo en nombre de la igualdad.

Patriarcal es convertir esto en una guerra de mujeres/madres, en lugar de apoyarnos y luchar por el objetivo común, que es no nos olvidemos: Igualdad, de derechos.

Me duele que mis compañeras de lucha se pasen por el forro mi opción, es más que tengan la desfachatez de criticarla, de llamarme retrógrada, pseudomachista, patriarcal.

Para mi el feminismo no es esto, yo lucho por todas, para que ninguna mujer esté desprotegida sea cual sea su opción.

Me gusta ser mujer, me gusta ser madre, me gusta amamantar, me gusta criar a mis hijos, no me supone ningún sacrificio (odio esta palabra) y quiero poder hacerlo con garantías.

Da igual como quieras vivir tu maternidad, lo importante es que puedas hacerlo, sin perder independencia económica, sin perder poder adquisitivo, sin perder derechos laborales, sin perder cotización de cara a la jubilación.

Luchemos por cambiar el sistema no por despojar a la mujer de su parte más femenina.

puntildeomujer279

 

2 Comments on Feminismo y maternidad

  1. Suscribo cada palabra.
    Yo también elijo ser madre. Siento que estoy gozando de la maternidad que yo he elegido y que tendríamos que protegernos y respetarnos en nuestras decisiones. Querer imponer una forma de maternar (o de no-maternar) no tiene sentido. Cada mujer es libre de elegir lo mejor para ella.
    Gracias por esta entrada.

  2. Sabes que me identifico contigo… el feminismo ese que se “nos atraganta” a más de una, va en contra de nuestra escencia y no ataca lo que debería, que es “la valoración de las labores de cuidado”.. eso es lo que tenemos que luchar, que se dé valía a esa labor de cuidado con independencia del género que la efectué. Un abrazo guapa. (me encanta verte de nuevo en el ruedo blogueril, se te echaba de menos)
    Te quiero.

Deja un comentario