Ayer publicaba La Razón un artículo llamado “El lucrativo y peligroso negocio de las Doulas”, en el que habla de un estudio realizado por el Consejo General de Enfermería.

Tres años les ha llevado realizar este estudio, tres años para ni siquiera enterarse de qué es una doula, tres años que me pregunto a qué fuentes han recurrido y de dónde han sacado la información de dicho estudio.

La Razón afirma que las doulas están poniendo en serio peligro la seguridad de madres y bebés.

No sé por dónde empezar a destripar el artículo, hay tantas barbaridades juntas en un texto tan pequeño.

Lo primero que me llama la atención es que nos deja a las mujeres (una vez más) como gilipollas, incapaces de decidir sobre nuestros cuerpos, embarazos, partos y demás. Basta ya de paternalismos, no necesitamos que nadie nos salve de nuestras propias decisiones.

Dicen que las doulas alentan a las madres a “rituales peligrosos propios de sociedades subdesarrolladas”.

La Doula es una figura que se dedica a acompañar, a aportar información y resolver dudas, nunca a influir sobre las decisiones de la madre, por tanto si yo decido comerme mi placenta, estoy en todo mi derecho, nadie me ha obligado y por lo que yo sé hasta el día de hoy no es una práctica perjudicial (otra cosa es que me de más o menos asquete o que yo no lo hiciera)

Dicen que convencen a las futuras madres para que se lleven a su doula al paritorio y dejen fuera al padre del bebé robándole protagonismo. Pero de qué vamos??? Repito, no somos gilipollas y si no quiero que en mi parto me acompañe el padre de mi hijo mis razones tendré, quizás no me sienta segura con él, prefiera parir con mi madre, con una amiga, con una doula o sola, otra vez con los paternalismos y otra vez con el “protagonismo” que aquí quien va a parir soy yo y quien va a nacer mi bebé, no debería haber más protagonista que él, el bebé, por supuesto.

Hablan de violencia obstétrica entrecomillándola, como si no existiera, como si miles de mujeres no la sufriéramos cada año, como si las doulas fueran unas locas que intentan meternos miedo dónde no lo hay.

La violencia obstétrica existe, por desgracia es demasiado habitual, por desgracia está a la orden del día, por desgracia está tan normalizada que ni se la considera violencia.

No entiendo porqué hay tanto miedo a la figuera de la Doula, porqué se habla de intrusismo, es que se dedican a hacer analíticas? No! A atender partos? No! A realizar ecografías?? No!!

Es quizás miedo?? Miedo a que se vea de una vez que en el ámbito del nacimiento se trabaja muy mal?? Miedo de que salga a la luz esa violencia obstétrica que tanto se vanaglorian en negar?? Miedo a testigos molestos??

Estoy harta de que se echen balones fuera, se paguen y se gaste dinero y tiempo en estudios absurdos, que ni siquiera están bien documentados en lugar de preocuparse por hacer bien su trabajo, por mejorar la atención al nacimiento, por cumplir de una puñeteera vez las recomendaciones de la OMS, por reciclarse, por tratar a las madres y a sus bebés como se merecen.

Quizás si hicieran bien su trabajo ninguna madre tendría miedo de ir a parir a un hospital.

Menos estudios tendenciosos y más revisar sus fallos personales, que este es el país de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Y humildad, a ver si estos profesionales se dan un paseo por demás países europeos y se dan cuenta de que la Doula forma parte de la plantilla hospitalaria, de que son figuras que se complementan y de que el nacimiento no es ninguna enfermedad mortal de la que ningún sanitario nos tenga que salvar.

969787_36225083

5 comments on “El negocio de las Doulas”

  1. Pues si, ojala nos reconozcan y se den cuenta que las mujeres en Espana no han inventado nada nuevo y menos el negocio del siglo. Es triste leer el articulo, pero no se merece que le demos muchas mas vueltas. Es cierto que hay entre todas las que somos, alguna que dice ser Doula y nos deja con la boca abierta. Pero quiero entender que cada familia elige como bien dices y que eso que ellos llaman rituales peligrosos son elecciones muy bellas y libres de cada familia. No atendemos partos sin matronas, no echamos a nadie…no tienen ni idea de nuestra funcion en la presencia. Asi que bueno, pobres matronas que preparan la placenta para comer cuando las madres la piden….les toca un buen trabajo por delante tambien si ese estudio dice que eso es algo intolerable….o que los cordones dejen de latir… Quien escribio esto no sabe por donde le da el aire! Dedicarle el tiempo justo a este articulo sin sentido chicas y chicos…nuestra labor es bien bella y no puedo ni quiero dedicarle a LA Sin – Razon, energia que puedo regalar a las mujeres que me eligen y sus familias. Ah! Otra cosa! Habran Doulas ricas…no lo dudo….pero la gran mayoria somos muy humildes y muchas veces, al menos en Lanzarote donde yo vivo que es una islita menor, nos pasamos la tarde con una mujer y el trueque son berenjenas de su huerto, por cierto que bien buenas. Un beso companeras!

  2. Te aplaudo tía! Un texto brutal. Mira, yo, después de mi segundo parto, que podría haber sido una maravilla de no ser por una tía que durante tres horas me estuvo llamando quejica, pidiéndome que me callase. Y como no me hacía caso, cuando le dije que quería empujar ya, cuando ció que mi hija estaba saliendo me dijo que cerrase las piernas y dejara de empujar. No sé cómo se llama a eso, para mi, cuando me insultas durante tres horas, es violencia obstétrica.

  3. Gracias por escribir este artículo. Lo comparto, xq aunque no soy doula, soy una mujer embarazada, q tiene q ir el día del parto con un plan de parto debajo del brazo e imponer mis derechos en un día tan importante, para q estos “profesionales” no hagan conmigo lo q les de la gana. El parto es nuestro chicas!!!!

Deja un comentario