Ayer me topé en Facebook con una foto de una modelo de ropa interior, era una de esas fotos en las que se habla de la belleza real, de cuerpos reales, de mujeres de verdad.

La modelo era preciosa, con sus buenas caderas, sus buenas curvas, sus buenos pechos.

Una que es curiosa se fue a ver los cometarios, que rozaban los 2.000 y además de los típicos: Preciosa! Guapa! Me encontré con muchos, muchísimos comentarios que me llevaron a escribir esto.

Comentarios que decían:

-Esto es una mujer de verdad, no esos palillos andantes que dan asco.

-Me dan asco las flacas!

Y así varias perlitas más.

Una que es flaca (muy flaca) no pudo evitar ofenderse y es que estoy harta de estas faltas de respeto.

Primer punto: Yo también soy real, con mis 47 kilos y mi casi 1’70

Segundo punto: No doy asco, igual que no lo da quien tiene quilos de más.

Tercer punto: Mi cuerpo es bello, tan bello como el de las modelos más gordas o más flacas.

Cuarto punto: Respeto!!

Nos escandalizamos si alguien dice que le dan asco las gordas, pero soltamos tranquilamente que nos dan asco los palillos andantes.

Nunca le diríamos a una gorda: Joder! Qué gorda estás!! A ver si comes menos, pero sí les decimos a las flacas: Joder, qué flaca estás, a ver si comes más mujer!!

En serio, porqué lo hacéis? Pensáis que no ofende?

Pues sí, ofende y mucho.

Yo no estoy flaca por gusto, es decir soy así, he sido siempre así, no me privo de comer, no voy al gimnasio, no tengo anorexia y no estoy enferma.

He intentado engordar, da igual que coma huevos con bacon y patatas a diario para comer y cenar, que me cebe de papillas de cereales para bebés,sólo me falta meterme la comida con un embudo, da igual, haga lo que haga soy flaca.

Soy así, no hay nada que hacer.

Y después de poner una reflexión sobre esto en mi muro de Facebook vi que no somos tan minoría, vamos, que somos muchas flacas, muchas ofendidas con según qué comentarios.

Las flacas somos las grandes olvidadas e incomprendidas.

Nadie se acuerda de nosotras, porque ser flaca mola, claro jajaja.

Además te pueden “insultar” y tú no tienes que ofenderte porque eres flaca y mola.

Sólo quería haceros reflexionar sobre este tema, que cuidéis un poco lo que decís a la gente,

Y sobretodo, sobretodo, que dejéis de medir la belleza en kilos, da igual si son de más o de menos.

Los cuerpos son bellos, todos, con más o menos caderas, con más o menos tetas, más altos o bajos, blancos, morenos, negros, pelo rubio, rizado, corto, largo.

Cambiemos ya nuestras gafas de ver lo bello y seamos capaces de ver la belleza en TODO lo que nos rodea

51df4bd98206eEdito el post porque detecto serios problemas de comprensión lectora.

Dejad de decirnos lo que tenemos que hacer, dejad de recomendarnos dietas, dejad de decirnos que hagamos deporte, dejad de convertirnos en bichos raros, a las gordas, a las flacas.

Basta ya, somos normales, reales y bellas y no necesitamos parecernos a Giselle Bundchen ni a ninguna otra modelo, no necesitamos que cambien nuestros cuerpos, sino vuestras mentes.

Nuestros cuerpos no nos ofenden, nos ofende vuestra mirada.

 

 

 

15 Comments on Cuando la belleza se mide por los kilos de más… o de menos.

  1. Te guste o no estás anoréxica (aunque no sea anorexia nerviosa), igual que alguien pasado de peso está gordo.
    Lo que tendrías que hacer es deporte y una buena dieta (no huevos con bacon cada día), así ganarías masa muscular y con ella peso, a parte de tornear el cuerpo porque el problema no es gordo o flaco, sino tener un cuerpo armónico. Por ejempl, Tara Reid da pena verla y Gisele Bundchen es una diosa, y las dos son delgadas

    Ah, y a los gordos sí que les dicen que no coman, que hagan dieta, deporte, malas caras cuando comen un helado o papas fritas…

    • Según la RAE:

      anorexia.
      (Del gr. ἀνορεξία, inapetencia).
      1. f. Med. Falta anormal de ganas de comer, dentro de un cuadro depresivo, por lo general en mujeres adolescentes, y que puede ser muy grave.

      Ahí está la clave: ANORMAL. Como muy bien dice en su entrada come con ganas y no la veo yo depresiva. Es simplemente delgada, de esos metabolismos que se cepillan lo que les echen. Así que por favor, creo que deberías medir muy bien tus palabras antes de lanzarlas. La anorexia es una cosa muy seria.

  2. Querida Ira:
    Te doy la razón absolutamente en todo menos en una cosa, a una persona con quilos de más sí le dicen que coma menos o que haga deporte porque “hay que ver cómo te estás poniendo”.
    A mí me pasa como a ti pero al contrario, soy gordita por naturaleza.
    Me cuido, como sano, hago deporte pero mido 155cm y no puedo bajar de los 64 kg. Tengo eso que se suele llamar “metabolismo lento”.
    Soy así y me ha costado mucho quererme porque siempre me ha parecido que nada de lo que hiciera era suficiente sacrificio para los demás. Ése es el problema, que atendemos a demandas que no son nuestras y nadie puede ver ni sentir lo que nosotras vemos ni sentimos.
    En ese sentido tenemos que hacer un gran ejercicio de autoestima y aceptación.
    Nuestros cuerpos, que son sólo nuestros, son hermosos y bellos pero sufren cambios y modificaciones a lo largo del tiempo (y de las maternidades) y debemos cuidarlos, amarlos y respetarlos.
    Cuando nosotras hagamos ese ejercicio de amor propio no nos incomodará nada de lo que digan los demás, que, por otra parte, tampoco son dueños de un cuerpo 10 🙂

    • Que el problema no es tener un cuerpo armónico? Para quien es ese problema? Todos tenemos que tener un cuerpo armónico? Y si tengo un cuerpo tipo pera? O tipo manzana? Tengo entones un problema? Tengo que hacer ejercicio para compensar esa no armonía con la que vine al mundo. Qe CHORRADA de problema de verdad!

  3. Te escribo desde el otro lado, desde el lado de las gorditas que no consguimos bajar al peso máximo del intervalo ideal del índice de masa corporal. De las que se reían en el colegio cuando eran pequeñas. De esas que sufren lo mismo que tú, y que por tanto te entiende perfectamente.

    Son los malditos cánones de belleza que no sé quién diantres los ha inventado y que tienen sometidas a gran parte de las mujeres.

    Y yo creo que mientras estemos sanas y bien, hay que quererse, porque todas somos preciosas. Entiendo que un médico me diga que por salud tengo que adelgazar, y claro que por ese motivo lo intentaré. E imagino que si a ti un médico te dice algo lo valorarás igual. Lo que no puede ser es la gente que suelta cosas hirientes por esa boca sin pensar en absoluto en las consecuencias.

    Lo dicho, que no se puede haber dicho mejor, hombre.

  4. No puedo estar más de acuerdo contigo en cuanto a los cánones de belleza y que en cuanto a respeto las delgadas sois las grandes olvidadas. Pero yo al contrario que tu, soy lo que se dice grande, también mido 1.70cm. pero peso 20 kilos más y vivo rodeada de delgadas, muy delgadas, tres hermanas para ser exacta y en cierto que ellas han tenido que oír como tu comentarios de ese tipo. Pero créeme, ellas son testigos, que ni la mitad que yo, es cierto que impertinentes los hay de todos los palos. Pero la crueldad con la que se trata a una gorda no tiene ni punto de comparación. Te pongo uno de los miles de ejemplos que te podría dar: Boda de mi hermana mayor, niña de 15 años redondita (Yo), otra de 17 delgadísima, talla 32 (mi hermana), el comentario general dentro de la propia familia era a ver cómo nos vestían, porque claro a mi hermana era fácil, pero a ver como hacían para encontrar algo que me sentara bien.
    A una delgada, se le podrá decir, come más, estas esquelética es por salud etc., etc. A una gorda se la mira mal, se la considera culpable de estar así y es siempre una persona de segunda, incluso a la hora de comprarse ropa, a mi una dependienta de Zara llego a soltarme en toda mi cara, cuando le pedía una t.44 , de soltarme que ellos no trabajan tallas especiales ¿Especiales? ¿Estamos locos todos o qué?.
    A pesar de esto, comprendo perfectamente tu queja, porque yo en otra época de mi vida, también he estado muyyyy delgada y ¿sabes que? también me criticaban, pero el comentario general era “hay que ver que mona te has puesto” y sabes que ahora que vuelvo a estar gordita lo que más escucho es:”que pena con lo bien que estabas” así a palo seco, sin cortarse un pelo.
    En cuanto a lo de “Mujeres reales” creo que simplemente viene por el hecho de que en la sociedad actual es más abundante la mujer con curvas con una t.42 que la t.32 y una muestra de ellos es que en las tiendas siempre hay restos y restos de t.32 y t.34, pero no de la t.40 o 42.Y te lo dice una ex dependienta de una marca muy conocida.
    De todas formas, lo dicho anteriormente, ni tu ni yo somos ni asquerosas, ni grimiticas, somos mujeres y punto, al que no le guste que no mire Marta.
    Un beso

    Nota: AINA si Marta es anoréxica yo soy una obesa. Y si te molesta que a los gordos, la gente se permita la licencia de recomendarles lo que tienen que hacer, no hagas tú lo mismo con los delgados, que te estás retratando.

  5. Buenos está ese artículo si te ha empujado a volver a escribir. Vivan las flaca! y las gordas! y las semi flacas!, y las semi gordas! y las altas! y las bajas! Yo a mi hija le explico que todas las mujeres somos bellas, intento ir en contra de lo que se encuentra por todos sitios que es lo perfecto. Es difícil, pero hay que enseñarles a cuestionar lo que nos viene dado como predeterminado

  6. Salud mental y física. Salud para todo el mundo. 162 cm y 48 kilos o por ahí andaré. No me peso desde que estaba embarazada. No me hace falta, sé que estoy más delgada porque se me caen los pantalones. Nota curiosa: embarazada del primer niño uno de los antojos era helado de choco, con sirope y galletas de choco (una bomba mala, mala) comía mucho helado de ese (lo sé, no era lo mejor para El Niño) no llegué a los 60 kilos en embarazo a término.

  7. En mi opinión el deporte es cuestión de salud, tanto física como mental, si tú te sientes bien y no tienes problemas de salud…qué más da lo que digan, tu eres tú y eres bella por tí, no por los demás. Muaka

  8. Yo soy de las flacas. y lo he sido siempre, y lo es mi madre, y mi abuela. Aún así me dicen mucho lo de “come más”, hace unos años una compañera de trabajo que me sacaba unos cuantos años (casi hubiera podido ser mi madre) me invitó a un café y después de estar un rato hablando de todo y nada se me puso en plan confidente y me soltó “a ver, nena, tú comes bien?, tienes algún problema con la comida?, porque sabes que si tienes anorexia puedes acudir a un médico…” Me dejó muerta que casi ni reaccioné.
    Yo estoy contenta como soy, no me preocupa, estoy sana, por qué a otra gente sí le preocupa el que no entre dentro de un peso ideal?

  9. Hola Ira, hacía tiempo que no pasaba a comentar nada. Te contaré que yo también creo que hay una belleza natural de las mujeres y que desgraciadamente el pret a porter nos ha destrozado. Desde que existen las tallas y las mujeres no nos hacemos nosotras la ropa hay un culto así a uniformar que con los años las cadenas de ropa han fomentado. Es algo así como si no entras en nuestro cánones no sirves.
    Mi caso es el contrario al tuyo, yo tengo tendencia natural a engordar. Me he pasado casi toda mi vida haciendo régimen perpetuo y te aseguro que las burlas del cole, del gimnasio, de la calle e incluso de mi propia madre han sido constantes y sangrantes. Cada vez que en casa se me ocurria pedir algo que no fuera del régimen mi madre me llamaba primero gorda y luego que si no me controlaba acabaría como un monstruo. Era tan exagerada que recuerdo una vez que llegamos de un cumpleaños, me montó un escándalo porque había comido según ella más de la cuenta. Acabé tan mal que me encerré en el cuarto de baños e intenté vomitar por todos los medios. Pero mi cuerpo no sabe vomitar, le he hecho en contadas veces en mi vida y nunca provocandolo. Así que supongo ese día me libré de convertirme en una posible candidata a la anorexia o la abulimia. Tuve mucha suerte. Ahora te diré que en esa época mi estatura era 1’59 y mi peso enter 55 y 56 kilos. Para que te hagas una idea. A día de hoy cuando veo mis fotos me escandaliza. Yo estaba buenísima para parar un tren, sólo que mi madre consideraba que estaba demasiado llenita.
    Actualmente sí que tengo sobrepeso y empiezo a rayar el límite y tendría que bajar algunos kilos por salud, pero aunque lo intento no hay forma y tampoco dispongo de tiempo necesario para hacer tranquilamente un régimen. Así que no me agobio, intento no aumentar y hacer la vida lo más sana posible. Cuando mi vida cambie un poco entonces me pondré más firma. Hasta ese momento y salvo que por causas médicas se me diga lo contrario, pienso seguir disfrutando de este pedazo de cuerpo serrano que la genética ha tenido bien regalarme. Un beso.

  10. No sabes cómo de identificada me siento con tu post… Mido unos 1’77m y no supero los 60kilos. He sido delgada de toda la vida de Dios, y aunque me encanta comer y he deseado pesar siempre unos kilos de más no hay manera, soy delgada, y punto.
    Son infinitos los comentarios que he tenido que soportar a lo largo de mis 31 años de ser delgada: “Pareces anoréxica”, “cada día estás más flaca”, “das asco tan delgada…” y juro que duelen. Y afectan. Y mucho.
    Siempre me he preguntado porqué esa maldad y alevosía con las flacas, comentarios que como tú bien dices serían políticamente incorrectísimos hacérselos a alguien con unos kilos de más.
    A nadie se le ocurriría decir “pareces obesa” o “cada día estás más gordo” o “das asco tan gorda”.
    Yo opté por responder con verdades: si ellos me dicen “qué flaca estás” yo les respondo “tu has engordado” o “tu has perdido casi todo el pelo”… y que aprendan! Para sinceros unos, sinceros todos.

Deja un comentario