Ayer leía un hilo en Facebook en el que alguien comentaba que la lactancia materna es una moda, que las mujeres que amamantamos somos cansinas y que ejercemos mucha presión sobre las madres que no quieren amamantar.

Me fuí a trabajar, pero no pude quitarme el run run de la cabeza en toda la jornada.

Dejando de lado si la lactancia es una moda o no y lo cansinas que somos las madres voy a centrarme en la presión.

Porque es cierto, hay muchísima presión pero por más vueltas que le doy sólo la encuentro hacia las madres que amamantan.

¿Cómo?

Veamos… Nace tu bebé y tú has decidido no amamantar. Estupendo. Estás en tu drecho, una opción muy respetable.

En el hospital te facilitarán la pastilla para cortar la leche y los correspondientes biberones.

Quizás te pregunten si lo has pensado bien y te recuerden los beneficios de la lactancia materna, quizás alguna abuela/tía/vecina/amiga te pregunte porqué no das el pecho.

Probablemente no pares de encontrar artículos por la red que hablan del pecho y sus beneficios.

Hasta ahí. Se acabó la presión.

No conozco a ninguna mujer que diga: Yo no quería dar el pecho, pero me obligaron, curiosamente conozco a muchas con el problema contrario: Quería dar teta, pero no pude.

Hoy en día mantener una lactancia es casi un acto heróico. ¿Por qué? Vamos allá!!

Tú eres de las que ha decidido amamantar. Llega el día del parto tu hijo no tiene ni minutos de vida y te encuentras con el primer obstáculo: Os separan. Cuando lo ideal sería que la lactancia empezara naturalmente en la primera hora de vida.

Por fin te traen a tu bebé, con suerte no le habrán dado ningún biberón sin tu permiso, te lo dan, emocionadísima lo pones al pecho y Sorpresa! Tenéis que aprender los dos, quizás no haya un buen agarre o tenga frenillo, o la postura sea incorrecta, debido a esto te salgan grietas y nadie, absolutamente nadie sabe cómo ayudarte.

Te dicen que es normal, que la lactancia al principio duele.

Llegas a casa y no creas que viene la calma, empiezan a llegar hordas de opinólogos: Pero otra vez está mamando?? Si ha mamado hace 10 minutos!! Esto no es normal! Este niño tiene hambre, igual no tienes leche…

A estas alturas te tambaleas, estás cansada, insegura, nerviosa y nadie te ofrece apoyo real.

Vas a la primera revisión con tu pediatra y resulta que el bebé no ha puesto el peso esperado. Tu pediatra, que sabe de lactancia lo mismo que de ingeniería técnica industrial, en lugar de buscar el problema, si es que realmente lo hay, te manda suplementar y te vas a casa con un bote de leche artificial.

Si has conseguido llegar a los 3 meses de lactancia ¡Felicidades! Pero no cantes victoria, sobre estas fechas (quizás algo antes o algo después) tu bebé pasará por una crisis de crecimiento, se agarrará al pecho, tirará de él, se enfadará, llorará…

Y aunque es normal volverán a decirte que te estás quedando sin leche y que le des un biberón que por tu cabezonería tu bebé pasa hambre.

Antes de los 4 meses (16 semanas) te incorporarás a trabajar, da igual que la OMS recomiende lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, da igual, así es la ley, hay que volver a la rueda.

Mantener una lactancia exclusiva trabajando no es imposible, pero sí complicado, vete haciendo amiga del señor sacaleches.

Luego te recomedarán papillas a los 4 meses y medio. ¿Pero no habíamos quedado que la lactancia exclusiva es hasta los 6?

Un día tendrás dolor de espalda, un gripazo, alergia o te tendrán que sacar una muela y te dirán que destetes, que el tratamiento es incompatible. Mentira!

Luego que si ya tiene dientes, que si es muy mayor, que ya no alimenta, que es vicio, que lo estás malcriando, que estás cansada, que te está consumiendo…

Y si se te ocurre quedarte embarazada otra vez y quieres seguir amamantando más de lo mismo: Loca!! Caprichosa!!!

Cómo se os queda el cuerpo? Cierto, he juntado muchos supuestos, pero por desgracia, todos ellos se dan a diario, presión social, ignorancia por parte de los profesionales, nula protección a la maternidad…

De verdad seguimos pensando que las presionadas son las mujeres que no amamantan? Pero si el destete parece la panagea! La solución universal a todos los problemas!!

Quienes defendemos la lactancia materna no luchamos contra quien no quiere amamantar, ni mucho menos contra quien quiso y no pudo.

Luchamos para que toda mujer que quiera pueda, que la lactancia sea una opción real, no una carrera de obstáculos, que cuente con apoyo de verdad por parte de la sociedad, profesionales e instituciones.

Que la información que se maneje sea verdadera, que los profesionales se reciclen, que se proteja la maternidad, que se trabaje por la conciliación, la de verdad, no la que nos venden ahora.

Sólo cuando consigamos todo eso podremos hablar de lactancia en libertad.

1016975_10203552611006152_2140928432072605506_nTexto publicado en el boletín de Casa de Luna del mes de abril

8 Comments on Lactancia en libertad

  1. Solo puedo aplaudirte. Post que retrata el día a día de una madre que amamanta, e incluso en algunas cosas es muy “light” porque a todo eso hay que añadir, como te contestan y te miran cuando intestas explicar que se equivocan en cuanto a sus opiniones sobre la lactancia. A mie da mucha tristeza saber cuantas lasctancias se van a hacer gárgaras por culpa de gente ignorante q ni se molesta en saber de lo que habla. Un saludo cielo!

  2. Me siento muy identificada con tu post, y me has recordado todo lo que luché por creer en mí, sabía que era posible y así fue, hoy mi hijo tiene 2 años y sigue mamando a demanda.
    Gracias!

  3. ¡Qué bien lo has expresado! Y es que realmente la presión está sobre las que amamantamos, no hay más que ver, si se te ocurre darle pecho a tu hijo en un banco en la calle, cómo te mira más de uno, mientras en cambio ven a una madre (o no, a un padre o a la abuela, mientras la madre mira para otro lado) darle un biberón, y quien le mira dice: ¡qué tierno!
    Mi hijo tiene ya 28 meses, y en ningún momento le he visto preparado para destetarse por sí mismo, a pesar de que trabajo desde que tenía cinco meses y medio (gracias a las vacaciones que acumulé tras la baja por maternidad y la lactancia), pero he podido amamantarle al mediodía y la Naturaleza ha querido que siga mamando por la noche y por supuesto no me he quedado sin leche. Ojalá nuestras hijas se sientan de verdad libres y el apoyo que hoy buscamos en la red lo encuentren en los profesionales médicos, las farmacéuticas, la familia…

    Ah! Y una última cosa que no has mencionado: cuando el niño ya es grandecito y alguien le ve cómo mama, y no puede callarse y le dice: pero si ya eres muy grande para la teta, deja descansar a mamá…! Por frases como ésta me estoy planteando seriamente no darle el pecho en público ahora que llega el buen tiempo, porque prefiero no tener que contestar… aunque a mi niño le digo que si le ven otros niños tienen envidia y van a querer también tetita de mamá, jejeje…

  4. Te has dejado el ‘si total crecen igual de sanos, mírame a mi!’. Eso me daba una rabia, xq con lo complicado q es dar el pecho en algunas etapas, y el esfuerzo q requiere…y q t hagan sentir como q pierdes el tiempo….

  5. Totalmente de acuerdo con todo lo que compartes sobre la lactancia y con lo que aportan los comentarios!!! Para mi ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, disfrutada en todo momento, convencida desde el alma y he visto, con tristeza, la ignorancia y la envidia que rodea a este tema, su desnaturalización y la aversión que genera cuando se desconoce el tema y cuando no se entiende realmente de qué va, pero sobre todo cuando el nene o la nena es ya grandecito/a creo que la incomprensión es total!!!

  6. Excelente! Totalmente de acuerdo. Me he encontrado con cientos de barreras para amamantar: médicos que no querían darme ni un analgésico (uno me hizo jurar por todos los santos que no iba a dar la teta por 48 horas, jaja), pediatras que me recomendaban destetar sin motivos, falta de disponibilidad de espacio y tiempo en mi trabajo para poder extraerme leche, prejuicios en la calle o espacios públicos… En fin. 19 meses después me seguía riendo de ellos. Y mi hijo se destetó cuando se le ocurrió a él.
    Amé tu blog!

Deja un comentario