Diosa Guerrera que habitas en mí, yo te invoco.

Te llamo en un susurro, también a gritos,

te invoco porque no te siento,

no te escucho y no te veo.

Has huído de mi cuerpo?

Te invoco para que te lleves mis miedos,

para que los soples lejos.

Te invoco para que me devuelvas la confianza,

para que me colmes de fuerza y tesón.

Te invoco para que traigas de vuelta la felicidad,

para que te lleves la angustia,

para que entierres el horror.

Te llamo a gritos,

para que vuelvas a llenar mis poros,

mis células, todo mi ser.

Te invoco porque sólo nombrándote te siento cerca

y me siento mejor.

Te llamo porque sé que no te has ido,

que sólo duermes y tengo que desenterrarte.

Al nombrarte siento como te desperezas

y vuelvo a ver un poco la luz.

Diosa guerrera, que soy yo misma,

vuelve a llenarme de amor.

3 comments on “Invocando a mis Diosas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.