Hace ya tiempo que en mi vida “real”, la de piel y en la red maternal se suceden acontecimientos que me descolocan y remueven, que en ocasiones me hieren e incomodan, que me dejan tocada…

Llevo días pensando en esta declaración de intenciones, necesito definirme, por vosotros que me leéis y por mi misma, para recordármelo, para no caer, para no tropezar con la misma piedra una y otra vez.

Primer punto, soy bondadosa y confiada por naturaleza y aunque eso me lleva en muchas ocasiones a chascos tremendos, a que se aprovechen de mi, me niego a cambiar, no quiero desconfiar ni dejar de creer en la bondad ajena.

No participo en linchamientos públicos masivos, en ataques encarnizados, por mucha razón de ser que tengan dichos ataques o por muy mal que se haya comportado la persona atacada. No van conmigo los escarnios públicos, los ensañamientos, ni los juicios morales.

No me gustan las guerras de madres, ni de mujeres, no me gustan las guerras en general y no quiero participar de ellas. Me suponen un desgaste de energía y emocional bestial que puedo volcar en cosas mucho más productivas y positivas.

No soy la salvadora del mundo y no tengo la verdad absoluta, mi misión no es abrirle a nadie los ojos, así que no pretendo convencer a nadie de que piense o actúe como yo. Cada uno que halle su camino en base a sus experiencias.

Defenderé mis ideas y mi sentir desde el respeto y nunca desde el ataque, trabajando en positivo los resultados son siempre mejores. Tampoco me hieren las opiniones o formas de actuar diferentes a la mía.

Soy humilde, no tengo gurús, ni guías, no necesito que me lleven de la mano, aún así admiro a muchísimas mujeres, de igual a igual, tanto las más experimentadas como las nuevas madres o nuevas blogueras, aprendo y me nutro de ellas.

Soy honesta, no pretendo vender una visión edulcorada de la vida en general y de la maternidad en particular, me muestro transparente, con mis luces y mis sombras, a veces dulce, a veces cruda.

Escribo este blog por puro placer y no por obligación, no me ato a comprimisos, escribo sobre lo que quiero y cuando quiero, no me siento obligada a vivir al día de todo lo que se cuece en la blogosfera pq si no mi vida “real” no existiría y las horas del día no serían suficientes.

Seguro que se me quedan muchos puntos en el tintero, pero ya los iré añadiendo así como vayan apareciendo.

1436641_23718019

 

9 Comments on Declaración de intenciones

  1. Marta, creo que si yo me hubiera sentado a escribir sobre este tema con mis sentimientos no lo habría escrito mejor, has sabido reflejar exactamente lo que pienso sobre este tema y estoy muy, muy de acuerdo contigo, siempre voy de la mano con tus pensamientos y esta vez no ha sido distinto.

    Ni participo en linchamientos, ni me gustan, ni me creo tan superior como para juzgar a nadie, me muevo cada vez menos por las Redes Sociales y me centro en mi blog que es mi huequito y donde me siento segura.

    Por cierto, yo tampoco creo que se haya perdido la bondad humana, creo que salvo excepciones, somos buenos por naturaleza 🙂

    Chapó Marta, como siempre.

    ¡Un abrazo!

  2. Yo ni siquiera sabría por dónde empezar, pero estoy segura de que tenemos varios puntos en común, sobre todo el de ser transparente y como uno quiere.

    Que tengas un buen martes 😉

Deja un comentario