La noche de Reyes me ha supuesto quebraderos de cabeza, he sostenido una lucha interna, con mis principios y mis contradicciones.

Al tener a mi hija empecé a plantear cómo encarar este “evento”.

Por una parte estaba el tema de la religión, nosotros somos ateos y celebrar Reyes era entrar en la rueda.

También estaba el tema del consumismo y por último el de mentir a los hijos.

Al principio pensé si celebrar Papá Noel, pero sinceramente, no me veía, primero porque en mi casa siempre se han hecho Reyes y Papá Noel para mí es un extraño.

Segundo porque perdía toda la magía de ir a la cabalgata de Reyes.

Al final, en la balanza pesó más mi niña interna, me permití contradecir mis principios, y no negarle a mis hijos algo que yo recuerdo con mucho cariño de mi infancia.

Para mí esas cabalgatas eran mágicas de verdad, llegar a casa y buscar los juguetes que cada año escondían en un lugar diferente de la casa, la emocionante espera de ver qué me habían traído.

Nunca supuso para mí ningún trauma descubrir que mis padres me habían hecho creer en algo que no existe, al contrario, les agradezco muchísimo que año tras año prepararan con ilusión esa noche.

Así que pese a nuestro ateísmo a casa vienen los Reyes.

Me permito mentirles a mis hijos y crear magia para ellos.

Eso sí, nunca bajo amenazas ni sobornos, los Reyes vienen siempre, porque en esta casa lo que no existen son los niños malos.

Ahora me voy a terminar de colocar regalos y a dormir con ganas de ver la cara de emoción de mi hija cuando descubra que le han traído la bici y el bebé que quería.

Reyes-Magos

 

13 Comments on Noche de Reyes

  1. Me encuentro en la misma tesitura que tú y he actuado igual que tú. Aunque en mi interior no puedo dejar de sentirme un poco traidora cobtra mí misma… Una vez más nos dejamos llevar por la sociedad… Todo sea por una sonrisa 😉 jijijijiji ¡Otros se venden por otras cosas!

    • Creo que somos muchos los que nos encontramos ante la misma tesitura, yo respeto a los que deciden no hacerlo, pero es que me parece taaan bonita esa ilusión. Un abrazo!

  2. Crear ilusion no cuenta como mentira u menos con los hijos. Nosotros tambien somos ateos, o por lo menos yo, y en casa llegan los reyes. Y aunque las abuelas se empeñan en sobornar a los nietos intercambiando besos por regalos de reyes, yo respondo: tranquilos, a casaseguro que vendran…

  3. Me pasa igual con Navidad y todo eso. Pero después de pensarlo, no tanto ni tan profuno como tu, me relaje con el tema por que mi niña se ilusiona y le enseño que de nosotros de pende que la magia exista. Besos!!

Deja un comentario