Eres la protagonista de esta aventura, esta aventura que se acaba y da paso a otra.

Tú que hiciste que mis cimientos temblaran, que con tu llegada cambiaste mi visión de la maternidad, de la infancia, del mundo…

Tú que viniste a removerme, a removerlo todo, a poner mi mundo patas arriba y a darme y enseñarme tanto.

Tú, que nada más nacer, apenas segundos después, sin haber llorado ni un segundo te aferrabas a mi pecho, succionando con fuerza, con los ojos muy abiertos, oliendo a vida…

Tú que engordabas y crecías muy por encima de la media, sólo con teta y eso sorprendía a todo el mundo.

Tú que nunca enfermaste.

Tú que noche a noche te pegabas a mí para nutrirte de leche y de calor humano, de amor.

Tú que lo hiciste todo tan fácil, que me enseñaste el camino, que aprendí a escucharte y a escucharme, que me has hecho de guía y de maestra.

Tú que me has regalado tantos momentos íntimos, sólo tuyos y míos, tantas miradas cómplices, tantas caricias, tantas sonrisas, mientras mi pezón desaparecía en tu boca.

Tú que ya más mayorcita me has dicho tantas veces: Que mis tetas son felices, son preciosas, están muy buenas…

Tú que pese a las críticas recibidas, pese a tener que escuchar mil y una veces que ya eres muy mayor para mamar has hecho oídos sordos, porque te he explicado mil y una veces también que la teta no tiene edad.

Tú que cuando nació tu hermano compartiste con él tu tesoro más preciado, sin dudarlo, sin preguntas, sin rencores, compartiste a mamá y compartiste tu refugio.

Tú que hace poco, un día dijiste que no ibas a tomar más teta.

Tú que has tomado esta decisión tan importante, que te ha hecho crecer y pasar a una nueva etapa.

Y yo, yo no siento pena, ninguna pena, me siento orgullosa de ti, me siento agradecida por haber vivido esto.

Yo te agradezco estos 3 años y 10 meses de lactancia, te agradezco los momentos, las miradas, las sonrisas, te agradezco que me hayas dado la oportunidad de vivirlo y que hayas sido mi maestra y le dejes el relevo a tu hermano.

Gracias por todo Mar, han sido casi 4 años maravillosos, dame la mano y andemos juntas el nuevo camino que se despliega ante nosotras.

542222_10201717211962323_1063859684_n

 

13 comments on “Historia de un destete”

  1. ¡Precioso! Me has emocionado. Llevo 4 días fuera de casa, intentando mantener la lactancia. Mañana vuelvo y estoy deseando compartir con mi niña de casi 2 años esos momentos… estoy hasta nerviosa…

    Enhorabuena por estos casi 4 años. Lo habéis disfrutado de verdad.

    Un abrazo 🙂

  2. ainssss .. mi niño aun la tomaaaa ( en Mayo hara 4 años ) ..y el diaa k lo kira dejar no lo veo cercanooo aun jii y yo encantadaaaaa …. xq mientras lo tome lo seguire teniendoo apegaito a miiii … kndo lo deje ya empezaraa a entrameee esa cosa kmo kn sus hermanas de k se hace mayor y ya tomara vuelooo .. ainsss… mis nñas tb lo tomaron cerca de los 4 años ….

  3. Precioso!
    Esos somos también mi.niño y yo! Con matices, pero me siento muy identificada.
    Mi niño mamo hasta los 3 y medio y lo dejo tan gradual y tan tranquilo que no recuerdo el día. Solo llego un día que me di cuenta que ya no mamaba.
    Gracias por compartirlo y felicidades a las dos.
    Un abrazo

  4. Precioso post. El destete deseado por toda mamá lactante. Me ha emocionado mucho leer sobre vuestros sentimientos durante la lactancia. Nosotras llevamos dos años y tengo pensado darle medio añito o un añito más así que imagino que tendremos que ir negociando aunque nunca se sabe cuando empecé solo iba a darle durante mi baja maternal y ahi seguimos.

    • Que envidia de la buena me das. A mí me hubiera gustado muchísimo poder dar lactancia materna con mis dos niños, pero en los dos casos tuve muchísimos problemas y tuve que dejarlo muy prontito. Hay veces que aunque se quiera y se intente no se puede y ese fue mi caso. Cuando veo historias de estas me da rabia no haberlas podido vivir más y mejor y también me gusta saber que existen muchas historias que se han cumplido. Un beso.

  5. Que bien,así da gusto,que lo elijan ellos,nosotras llevamos 9 meses y de maravilla,ojalá estemos bastante tiempo,para mi lo peor son las noches que son muy cansadas pero la veo a ella tan a gusto que me siento feliz.
    Un besito

Deja un comentario