Mis sombras son mías, me pertenecen y las reivindico.

Mis sombras son mías, no las escondo, pues ellas también son yo.

Mis sombras son mías y no me avergüenzo, he dejado de necesitar mostrarme como un ser perfecto lleno de luz y acepto y me responsabilizo de mis claro-oscuros.

Mis sombras son mías y son las que me hacen crecer.

Mis sombras son mías y me obligan a cuestionarme, a re-conocerme, a preguntarme, a indagar en mí.

Mis sombras son mías y me ayudan a mirarme adentro.

Mis sombras son mías y además son bellas y son fuente de conocimiento y crecimiento.

Mis sombras son mías y a través de ellas alcanzo la luz.

Mis sombras son mías y son herramientas, con las que construyo y me reconstruyo.

Mis sombras son mías y me hacen ver el mundo con otros ojos.

Mis sombras son mías y si algo he aprendido es que lo más hermoso de llegar a la luz no es la propia luz, sino el transitar por esas sombras, el aceptarlas, el reconocerlas, el trabajarlas, para superar unas y descubrir otras nuevas.

Mis sombras son mías y no me escondo tras ellas, las acaricio y las desentraño poquito a poco, a golpe de reflexión.

Mis sombras son mías, mis sombras soy yo, tanto como mis luces, sin mis sombras sería otra persona, sin ellas no avanzaría.

Mis sombras son mías y aceptar que la vida está llena de ellas y por tanto yo también me ha liberado. No necesito ser perfecta, sólo necesito aceptarlas y trabajarlas.

Mis sombras son mías, no las escondo, no me avergüenzo, las reivindico como parte de mí.

Mis sombras son mías y las amo, como amo cada parte de mi misma.

No toquen mis manos

 

4 comments on “Mis sombras son mías”

  1. Todo el mundo debe de aprender a encontrarse a ella misma y a su luz habiendo pasado por sus sombras.
    Todos las tenemos solo tenemos que aprender a sacarlas nadie es perfecto o todos somos perfectos siendo nosotros con todo lo que conlleve serlo.
    Me encantan tus post siempre me hacen pensar y reflexionar.
    Mil bezasos

    • Creo que es muy importante descifrar, aceptar y aprender de nuestras sombras, ya que todos las tenemos y negarlo es estancarnos, aceptarlas y trabajarlas es la única manera de cercer. Un abrazo!

  2. Las sombras forman parte del aprendizaje. Son nosotros, sin duda alguna. Son las que nos van moldeando a lo largo de los años. El no aceptarlas, implica no aceptarse a uno mismo. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has expresado. Genial, como siempre. 😉

Deja un comentario