Soy de esas personas que piensan que las casualidades no existen, que todo en la vida pasa por algo, que las personas que pasan por nuestra vida, aunque sea de manera fugaz no lo hacen por casualidad, que todo tiene una razón…

Os voy a contar una historia, triste y a la vez llena de magia.

Hace unas semanas al abrir el blog y mirar las estadísticas me doy cuenta de que la entrada Madres imperfectas tiene un flujo anormal de visitantes, me extraña que de repente esta entrada, publicada más de 2 años atrás tenga tantas visitas.

Movida por la curiosidad me pongo a buscar de dónde entran las visitas y descubro que vienen de Facebook, de una página llamada Mumhug.

Hasta aquí todo normal, la sorpresa me la llevo al entrar en la página y dar con la publicación en cuestión, era esta foto y al ver las cifras casi me caigo de la silla.

La foto, junto con mi texto de Madres imperfectas había sido compartida más de 25.000 veces y tenía más de 35.000 “me gusta”.

Me entró una especie de cosquilleo en el estómago, incrédula, escribo un mensaje a los administradores de la página para agradecerles que hubieran compartido la entrada y aquí doy de bruces con la realidad.

Me contesta Lola, embargada por la emoción, me explica que esa entrada la compartió Maite en enero, que le había encantado mi texto y que se había intentado poner en contacto conmigo para pedirme algo.

Me cuenta que Maite falleció en junio repentinamente, que junto a ella era quien editaba cada año las Agendas de maternidad y crianza con apego.

Yo, desde casa, no doy crédito, siento que finos hilos mágicos nos conectan, siento que de alguna manera Maite los mueve, siento magia, lloro, me emociono, la pienso y mentalmente le hablo y le agradezco que desde allá donde esté mueva esos hilos.

Tras intercambiar algunos mensajes Lola me cuenta que Maite quería incluir mi texto o parte de él en la agenda del 2014, que dejó casi terminada y que pronto se editará y me pergunta si me apetece participar.

Por supuesto le respondo que estoy encantada de aparecer en ella, que me emociona muchísimo poder formar parte de esto.

Me deja con el cuerpo, la mente y el alma removidos, mirando al cielo y mandándole luz.

No quería dejar de hacerle un pequeño homenaje a esta amiga que no llegué a conocer.

Un abrazo, estés dónde estés.

 1459946_535365046553811_189929187_n

16 Comments on Cuando nada es casualidad

  1. Asi es de casuludades nada….todo pasa por algo y para algo…una pequeña sonrisa de una persona desconocida puede alegrarte un día. Las personas que revolotean a nuestro alrededor están cerca por algo.
    Me alegro mucho por ti,te mereces todo guapa.
    Sin conocerte físicamente me transmites mucho: libertad,magia,alegría,honestidad en tus palabras,sensibilidad en estado puro,asi que sigue luchando cada día por tus sueños.
    Mil besos preciosa

  2. Tengo un amigo muy querido que siempre me ha dicho que no hay casualidades sino casualidades. Te felicito por este regalo inmenso que la causalidad de la vida te ha regala. Un abrazo!!

  3. uaauuu! qué fuerte!! yo me compré la primera agenda que hicieron! soy seguidora de mumhug… ufff.. me acabas de dejar de piedra. en fin, la parte positiva es que tu texto va a estar ahí presente. Me alegro por tí. Por cierto, esto es una clara muestra de que todo pasa por algo! las casualidades NO EXISTEN!

    • Hola! Pues la agenda supongo que la venderán en Mundo Tueris y en Oh la Luna, no tengo ni idea, pero cuando sepa algo os avisaré a través de un post y quizás ponga el banner directo a la tienda para comprarla. Un abrazo!

  4. Wooow!! Desde que me tope con tu blog, te sigo porque me encanta, en cada entrada que publicas hay amor y hay transparencia, pero no había llegado a ese post tan maravilloso que escribiste hace un par de años… Agradezco a esa amiga que no conociste que lo haya rescatado porque Es hermoso!! Que allá donde esté Maite, siga siendo luz. Enhorabuena por tu participación en ese proyecto, está muy linda la agenda.

Deja un comentario