Hoy entono el mea culpa, no es victimismo, ni autoflagelación, es responsabilizarme de mis acciones y buscarles solución.

Me han llamado del cole para pedirme una tutoría, me han dicho que no haces caso a nadie, que pegas, que tienes rabietas…

No me ha sorprendido, vivo contigo, sé cómo eres, cómo te comportas, en casa también lo haces…

No me preocupa que seas rebelde, me preocupa el porqué te comportas así y cómo solucionarlo.

Y de ahí el mea culpa.

Creo saber de dónde viene esa rabia, esos toques de atención, sé que desde que nació tu hermano te has visto relegada a un segundo plano, sé que has pasado de ser el centro de mi universo a llevarte sólo migajas.

Sé que me he dedicado casi en exclusiva al bebé, ya sea porque considerara que me necesitaba más, o porque a veces relacionarme contigo es muy difícil.

Soy consciente de que me he alejado de ti, de que en lugar de acompañarte en tus rabietas, en tus enfados, los he rehuído, que no te he prestado la atención que debería, que te he dejado vagando a tu aire cuando tú más me has necesitado.

Sé que he intentado acercamientos y al notarte arisca me he retirado en lugar de insistir.

Sé que a veces te he dado por imposible, que he sido injusta, que te has sentido sola…

Sé que esto es muy difícil, que estoy cansada, que tengo sueño y pocas ganas de jugar, que yo también me siento sola, que me hace falta apoyo y alguien que me acompañe a mi también.

Sé que tengo los nervios a flor de piel y la paciencia se ha ido de vacaciones, y sé que nada lo justifica, que tú tienes 3 años y medio y yo soy la adulta, la que debería tener las herramientas, la que debería acompañarte y la que te ha fallado.

Entiendo tu rabia, entiendo tus enfados, entiendo cuando le pegas a tu hermano, entiendo que llores, todo lo entiendo y sin embargo es tan difícil encontrar la manera.

Porque no puedo dividirme, porque ahora sois dos, porque me reclamáis muchísimo, porque no soy súper woman, soy mujer, de carne y hueso, con luces y sombras.

Me he propuesto un cambio de chip total contigo, empazar “de cero”, volver a reírnos, hacer cosas tú y yo juntas, volver a dibujar, bajar más al parque, al teatro, de excursión, volver a acogerte entre mis brazos y permitirte llorar toda la rabia y llorar contigo si me hace falta.

Devolverte tu lugar de niña, porque aunque seas la mayor sigues siendo muy pequeña y por momentos lo he olvidado, he olvidado que no tengo sólo un bebé, que tengo también una hija mayor que me reclama porque se siente sola…

A veces me dices que ya no me quieres y yo siempre te digo que yo sí, yo siempre te quiero, aunque a veces me pongas las cosas muy difíciles. Espero que no lo olvides nunca.

922692_10201004871674261_1491284462_n

 

 

17 comments on “Mea culpa”

  1. Qué dificiles son estas situaciones. Mucho ánimo, volver a recuperar a la niña no se hace de un día para otro, es cuestión de tiempo y paciencia. Y aunque ella vea que la quieres, hay que mostrárselo más aún!
    Besos

  2. Gracias por ser siempre tan descarnadamente honesta. Eres increíble !

    La toma de conciencia es siempre el paso más difícil , por desconocimiento o por falta de valor para asumir esa responsabilidad. Tu lo has hecho y de ahí todo ya es más fácil. Sabes donde se desvió un poco el camino y como volver a la senda que quieres seguir.

    Sólo añadir OLE! Y que espero seguir viendo como andas por esa senda tan bella a través del blog

  3. Jo cielo q situación más difícil! No t sientas mal ni t autoflajeles, no sirve d nada, solo coge fuerzas y tira hacia delante y empieza d cero x ti y por tu niña xq ambas lo necesitais. Es difícil, llora, grita y desahogate. Aquí estamos tus chicas 2.0 para ayudarte y darte todo el ánimo y el cariño y las fuerzas q vas a necesitar. Ella es niña, recuerdalo cuándo tenga palabras hirientes, grite y llore cn rabia y es su manera d decirte q t necesita y q t quiere más a su lado. 1 besote enorme cielo y mucho mucho amor!♥♥♥♥♥

  4. Animo Marta, verás es sólo una “rachita” difícil. Lo importante es darse cuenta de las cosas, y ahí tú vas sobrada, como tú dices cambiar el chip y a poner solución, poco a poco, con paciencia y mucho amor. No es cuestión de culpas, no somos superwomans, date tiempo, calma, y para lo que quieras, aquí estamos. Bss

  5. Yo se que tú eres fuerte que puedes con eso y más, muchísimo ánimo y mucha fuerza y en lo que podamos ayudar aquí estamos, empieza de cero, mimala y volverá contigo, un besazo

  6. Ay Marta…

    No seas tan injusta cobtigo misma… Me cobsta que te esfuerzas y trabajas como una loca. Eres una madre estupenda y respetuosa con ellos y sabes que te lo digo de corazón.

    Los niños también tienen rachas… De rebeldía, de protesta, de apego, de desapego… De verdad, no me gusta ver que te sientes así.

    Un besito amore… Eres grande, y punto pelta.

  7. No he sentido esa sensación porque vivo exclusivamente para una. Es más, no me planteo tener un segundo por eso, por miedo. Por no poder seguir dando lo que le doy, por no poder dividirme, por no dedicar todo y como siento que debo hacerlo tanto a uno como al otro…pero en parte creo que es cobardía. Me da miedo no ser capaz de criar igual a uno que al otro pero claro, eso no se puede hacer porque dos significa dividirse, llegar aún menos si cabe a las cosas, perder más la paciencia…Sigo pensando que eres una súper mami y que haces lo mejor para tus hijos. Eso a ella tal vez no le basta ahora pero tarde o temprano lo sabrá. Ánimo guapa!

  8. Siempre pienso que si una es difícil cómo será con dos? Cómo hacer para repartirse y en partes iguales? No es fácil, para nada. Ser hermana mayor es complejo también los primeros años. Pasás de ser hija única a tener que compartir a mamá. Yo sólo puedo hablar como hija y hermana mayor. Me parece preciosa esta carta porque sos sincera con tu hija. Porque somos humanas y como tales perfectamente imperfectas. Porque cometemos mil errores y el cansancio muchas veces nos agobia y nos nubla la vista y nos tapa los oídos. Hoy como mamá sé que es muy difícil repartirse pero lo importante es intentarlo. Mucho ánimo, vas a ver que Mar te va a entender. Como dice Demi, que sea arisco no significa que no quiero que me insistas…

    Un beso grande, che!

  9. Te comprendo tanto..es tan difícil estoy en la misma situación con Athenea y Ulises pero como bien dices no somo superwoman nos equivocamos lo bueno es darse cuenta a tiempo e intentar recuperar esos momentos con ellas…ya sabes que me encantas y lo conseguiréis juntas muakk preciosa

  10. Marta. mi niña, yo también conozco esa sensación, la de no poder más, la de querer dar más y no poder, la de sentirte esprimida a más no poder y aún así no ser suficiente. Y luego suceden cosas como ésta y todo cae encima de una y una voz suena en la cabeza.. no hiciste suficiente, no le diste suficiente. Pero en cada momento hacemos lo que podemos y no podemos hacer más. Muchas veces he entrado en una espiral de me-siento-culpable-porque-no-la-dedico-el-tiempo-suficiente-y-encima-se-lleva-lo-peor-de-mi -> la-voy-a-dedicar-más-tiempo-y-de-mejor-calidad-al-precio-que-sea-no-importa-mis-necesidades -> me-quemo-¡claro!-y-cuando-mis-necesidades-aprietan-por-encima-de-la-culpa-vuelvo-a-rabiar. Yo no se cómo hacer, lo único que tengo a mano es mantenerme atenta, a sus necesidades y a las mias. Ya sabes amor, para cuidar hay que cuidarse. A Mar no la tienes que recuperar porque está ahí, no se ha ido.. y si se da otra ocasión en la que te dice que no te quiere, prueba a pararte, siente la punzada en tu corazón pero no reacciones ni digas nada, y después reconoce su dolor, sientelo, ayúdala a que lo saque, escúchala.. Espero me perdones el atrevimiento de darte consejos pero en fase madre me pongo muy en plan madre jajaja Te quiero!

  11. GRACIAS. Así, simple y en mayúsculas. Gracias por haber dicho lo que no soy capaz, por haber puesto palabras a todo lo que siento cada mañana desde hace 3 meses que llegó mi segunda hija a casa. Empezar de cero… Eso me llevo diciendo un tiempo y siempre encuentro por algún cajón alguna excusa olvidada que me sirve mientras mi hija me imita y me pone morros de enfado y yo le digo eso de “tonterías de bebé no, eh!” mientras sostengo en brazos a su hermana y le hago cucamonas porque es eso, precisamente un bebé.

    ¿Sabes lo bueno que tienen los niños? Que siempre están dándonos oportunidades! Cada día, a cada instante después de una rabieta, nos dan una nueva oportunidad de que los queramos mucho porque ellos son así de generosos.

    Empieza desde 1 en lugar de 0. Empieza por quererte y perdonarte y luego quiérela, aunque te equivoques y te enfades de nuevo, sigue queriéndola la siguiente vez y sobretodo pídele perdón. El perdón sana y cura las heridas del alma y los niños son expertos en perdonar.

    Una vez más gracias por ponerme voz.

  12. Tras leer el post me has dejado la piel de gallina. Como orientador en un cole veo día a día muchos peques rebeldes y me he reunido con sus papás, pero nunca había tenido esa visión tan clara desde el lado de la familia. Muchas veces son sólo etapas, que pasan si dejamos que se marchen. Yo también soy papá de una nena y ahora que vamos a por el segundo se que la pobre se va a morir de celos..(respiro hondo) pero confio en los momentos que van a vivir a lo largo de sus vidas superen todo eso. En mi blog tengo algunas cosillas sobre hermanos y crianza positiva. Un fuerte abrazo y reitero las gracias por hacer de espejo de tod@s las madres y padres. Nos leemos!

  13. Te deseo todo lo mejor en ese comienzo desde cero, en esa lucha continua por no rendirse a pesar del cansancio.
    Con tu permiso lo enlazo en el resumen de papás y mamás de bebés y más.

    Un fuerte abrazo

  14. Hola,
    Que gran sinceridad. Me he identificado mucho contigo, yo también estoy aprendiendo ha ser mamá de dos y nos es nada fácil, antes mi peque de 4 años era mi todo y todo mi tiempo era para él y hoy esta aprendiendo a compartirme. Cada vez que me enfado con el me siento horrible y se que a el le pasa igual. A mi también me comentaron su cambio de actitud en el cole y me dolió mucho, pues me sentí muy culpable. Quiero cambiar y hay momentos en que parece que todo se equilibra, pero ante algun pequeño detallé todo vuelve a perderse. Estoy seguro que llegará el equilibrio y la marea y el amor se estabilizarán. Ser madre compartida es difícil, pero hermoso.

    Mucha suerte con tus tesoros.

Deja un comentario