Tengo el corazón temblando,

te he herido sin pretenderlo.

No te juzgo, ni te condeno,

te honro como mujer, madre, amiga, sabia, luchadora.

Te honro por todo lo que me has dado,

por todas las dificultades que has pasado,

por todas las piedras en tu camino,

por las motañas escaladas,

por nadar  contra marea.

No te juzgo, ni te condeno,

aún así, me libero de la carga de tus errores,

vacío mi mochila de esa carga y me dispongo a llenarla de los míos.

Y te libero de tus culpas, déjalas volar,

no hay espacio para ellas entre tú y yo.

Te honro por tu ternura, por tu sabiduría,

por tu belleza, por tu cariño.

Te honro de hija a madre,

de mujer a mujer,

de madre a madre.

Y ando de tu mano por el mismo camino,

tomando mis decisiones,

aceptando mis errores, sosteniéndome en ti

y sobretodo sin culparte por los tuyos.

Mamá no te juzgo, no te condeno,

te libero.

1397374_70302704

 

15 comments on “No te juzgo, ni te condeno”

  1. QUé maravilloso que puedas sentir y expresar esto…que es simplemente el entender que nuestra madre al fin y al cabo fue una mujer con su propia historia a cuestas.
    En el mismo camino que tú, y deseando algún dia poder sentir y escribir algo similar, te abrazo

  2. ¡Por fin!

    Como ya te ha dicho el resto… Un post precioso. Pero yo te voy a decir una cosa… Pocas personas, por mucho que pensemos, son muy pocas las que pueden hablar con esa complicidad como tú lo haces con tu madre. No es agradable herir a nadie y sobre todo cuando se hace sin pretenderlo, pero también es muy bonito poder expresar lo bueno y lo malo. Eso es símbolo de algo muy fuerte que os une y no todo el mundo tiene.

    Todos cometemos errores, en eso consiste esta vida. Lo importante es comprender que al igual que nosotras actuamos de buena fe y con todo el amor del mundo con nuestros hijos, ellas también lo hicieron del mismo modo. Con este post creo que ya lo has dicho todo 😉

    ¡Un besazo!

  3. Gracias por este sincero post. Me he sentido muy identificada con todo el texto porque es lo que siento yo también por mi madre pero que nunca le he dicho. Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.