Qué buscamos cuándo abrimos nuestro corazón y le contamos un problema o situación a alguien??

Buscamos consejo, posibles respuestas/soluciones a nuestro problema o simplemente buscamos que alguien nos diga: Te entiendo, te comprendo, te acompaño, te sostengo, te abrazo…??

Creo, al menos en mi caso, que muchas veces lo único que busco es esa mano amiga, esa comprensión, esos brazos que me ayuden a no caer, que alguien se ponga un momento en mi piel y me diga: te entiendo, no estás sola, hagas lo que hagas aquí estaré para sostenerte.

Y observo que también muchas veces (yo la primera) cuándo alguien me cuenta un problema lo primero que hago es buscar soluciones, posibles consejos, aprovechar mi experiencia para ayudarle, pero realmente es eso lo que busca??

No digo que esté mal dar consejos y buscar soluciones, pero hoy, tras leer un hilo de una compañera en facebook he sentido que los consejos sobraban, que lo que hacía mucha falta era abrazarla, acompañarla, comprenderla y sostenerla, que con todo eso, su problema sería menos grande y ella misma, gracias a ese sostén hallaría su solución.

He comprendido que la solución está en todas y cada una de nosotras, que sólo necesitamos esas manos que nos hagan de colchón para poder dar un salto y llegar por nosotras mismas a las respuestas a nuestros problemas.

He comprendido que a veces dar consejos es mirarte a ti y que lo necesario es lo contrario, mirar al otro, ponerte en su lugar y abrazarlo para que todo fluya.

Ahora mismo sólo quiero decir esto: Te entiendo y te sostengo, todo lo demás está de más.

1421655_77305123

13 comments on “Te entiendo, te sostengo”

  1. Hola guapa…

    Es una reflexión muy profunda. Yo creo que depende del momento, de la situación, del asunto. A veces sólo buscamos un oído, sentirnos escuchados, es cierto. Pero a mí personalmente sí me reconforta saber la opinión de las personas que me importan, escuchar su opinión o su consejo me reconforta. Pero es cierto, totalmente cierto, que en ocasiones, un hombro es lo único que necesitamos.

    Un besazo… 🙂

    • Está claro que a veces los consejos no vienen nada mal, pero al dar consejos, de alguna manera nos convertimos nosotros en “protagonistas” y restamos importancia a quién tiene el problema.
      Y en cierta manera, un te entiendo, ayuda a sentirte mejor, más segura y eso te lleva a “cegarte” menos y quizás ver más claramente las soluciones.
      Ay no sé si he sabido expresar bien lo que quería decir…
      A ti también te quiero garbancita!

    • Así es, a veces sólo necesitas descargar, las soluciones, las opciones las sabes, sólo necesitas sentirte un poco comprendida. Un abrazo Zary!

  2. Ains, justo anoche me quejaba por esas veces en las que solo necesito que me digan “te entiendo”. Pero ahora me doy cuenta de cuántas veces yo también me empeño en buscar soluciones a todo. “al dar consejos, de alguna manera nos convertimos nosotros en “protagonistas” y restamos importancia a quién tiene el problema”… esto me hace pensar. Gracias por remover! buena semana.Bss

  3. Iba a poner amén, pero mi “no religión” no me lo permite. Que difícil es a veces tomar una postura no “intervencionista”. Parece que no sepamos escuchar sin decir la nuestra y es tan complicado encontrar palabras que no dañen, que no nublen el pensamiento de los demás…Ay Marta!!! Besos a toneladas, te echo de menos!!!

  4. Cuanta verdad..yo intento apoyar a todo el que me lo pida peri es verdad que de primeras buscamos soluciones y como bien dices no se necesita eso..a mi me cuesta mucho abrirme a la gente perolas veces que lo hago necesito apoyo y un abrazo sincero. .mil besos guapisima

Deja un comentario