A menudo me siento enferma, tengo transtornos digestivos, picores, dolores musculares, opresión en el pecho, ansiedad, angustia, claustrofobia…

Mi yo mamífero, primigenio, animal, que ha aflorado con la maternidad se siente enjaulado y se rebela.

Paseo por calles asfaltadas, llenas de edificios de hormigón y siento que me falta el aire.

En mi casa, mi jaula de cuatro paredes, con todas las comodidades del progreso me siento enclaustrada, viviendo una vida irreal, que no me pertenece.

Yo, urbanita por excelencia, ansío volver a mi hogar, a la tierra, a la naturaleza.

Mis pies anhelan andar descalzos, sobre tierra y piedras, mi piel pide a gritos desprenderse de la jaula de la ropa, pide aire, y sol, y lluvia.

Anhelo silencio, aleteos de pájaros, cri-cris, sonido de hojas danzando al viento.

Ansío el sonido de niños riendo y gritando, jugando a sus anchas en el campo, desnudos, descalzos, sucios y felices.

Ansío un tiempo sin tiempo, tiempo sin relojes, tiempo de placer, de comer cuando tenga hambre, de deleitarme mientras lo hago.

Vivir al ritmo de los relojes biológicos, la salida del sol, el crecimiento de las plantas, al ritmo de los sentimientos dormidos.

Dónde no haya horarios, dónde producir no sea lo que importe, dónde el tiempo para abrazarnos, amarnos, escucharnos, tocarnos, sea el que prime.

Dónde los aprendizajes de mis hijos se vayan dando por si solos, sin que la sociedad nos presione para adquirirlos.

Un tiempo en que nuestras manos construyan, dibujen, acaricien.

Un tiempo y un lugar construido por y para nosotros.

Alejarme de la patraña que nos han vendido como progreso y volver a las raíces, dejar de enfermar porque ya no puedo negarme que este tipo de vida, este sistema no es sano.

Mi cuerpo es sabio, grita que me aleje de esta sociedad enferma, que salgamos de la rueda… Seremos capaces??

SRITA. K

Imagen de Erika Kuhn

14 comments on “Sociedad enferma”

  1. Nuevamente, me has removido por completo. Yo me siento así a menudo. Sociedad enferma que delega en otros el cuidado de sus mayores y de sus propios hijos. Sociedad esquizofrénica, estresada, absorta, tiránica, maquiavélica e insensata.
    En un pueblo no lejos de mi casa, Laguna de Cameros, hace un año hubo un asentamiento de gente que sentia asi y paso a la accion. envidiosu valentía. Genial reflexión.
    Un abrazo

  2. Ay niña, cuánta razón…
    Yo también me siento así muchas veces, pero me da a mí que va a ser difícil salir de la ruedecita de hamstee en la que nos hemos metido.
    Y el caso es quw volver a nuestros orígenes sería la solución a nuestros problemas, a todos.
    Me ha encantado… Como siempre.
    Gracias por compartir!

  3. Uau!! Me he sentido tan identificada!!Siento que la vida que llevo ya no es la que quiero, pero no encuentro la salida, o no tengo la valentía para encontrarla. Espero que tú sí la tengas!

  4. yo también me siento así en numerosas ocasiones…. me alejé de mi madrid natal (para marcharme no mucho más lejos… a un pueblo de la sierra) porque no soporto la ciudad, los ruidos de coches, contaminación, las prisas, el metro…. Donde vivo, tambien hay coches, prisas, etc…. pero con dar dos pasos oigo el sonido de la naturaleza, puedo apartame de todo lo que necesio apartarme….

    Ojalá pudiese irme más lejos todavía, donde los coches ni siquiera se viesen, donde los horarios fuesen los que marca el sol…..donde la vida la decidamos nosotros, no la sociedad.

    BEsos

  5. Precioso!!!

    Y sí, seremos capaces. Querer es poder. Pasito a pasito andaremos el camino hacia ese precioso tiempo que describes. Yo también lo deseo con todas mis fuerzas. No quiero estar atrapada en este círculo de “basura” que no funcionó a nuestros padres y que ahora está en nuestras manos cambiar para no repetir patrones erróneos. No quiero trabajar más en algo que no me gusta para pagar cosas que no necesito. Siempre he creído que tiene que haber otro modo de hacer las cosas y no dejo de buscarlo. Tal vez cuando encontremos como dar el primer paso podamos recorrer juntas una parte de este camino. Te quiero mucho hermanita!

  6. Te entiendo perfectamente, Ira. Nosotros dimos el paso y no me arrepiento en absoluto. Una de las razones para empezar mi blog fue animar a la gente a que vuelva al campo, por supuesto tiene sus inconvenientes y algunos (los peores) las mentalidades tan cerradas y dañinas de algunos que aquí habitan, pero por eso precisamente hay que regresar, para repoblarlo con nuevas ideas!

    Pasa a visitarnos cuando quieras (virtual y fisicamente, of course)

    Bicazos!!!

  7. Son días difíciles, piensa en todas las cosas buenas que la misma gente, la sociedad ha alcanzado, tal vez si ves hacia atrás o hacia otros horizontes puedas recuperar la fe en la parte sana y llena de hambre por mejoras que todos los humanos llevamamos dentro. Tal vez me aparto un poco del tema del post, pero busco darte ánimo 🙂

    Abrazos desde Budapest

Deja un comentario