A la peque últimamente le gusta mucho eso de repasar los nombres de toda la familia.

-Cómo se llama la Memé? Y la Tata? Y el Yayo??

El otro día tuvimos una conversación “trascendental”

-Mamá, cómo se llama tu papá??

-Jaume

-Porqué no lo conozco??

-Porque se murió hace mucho tiempo, antes de que tú nacieras.

-Está en el cielo??

-No cariño, no está en el cielo, está aquí- Le digo tocándome el pecho.

-Y ya no podemos verlo más?

-Yo si cierro los ojos y pienso en él puedo verlo, dentro de mi cabeza, así siempre que quiero verlo está conmigo.

Empiezan los primeros contactos con la muerte, es un tema delicado, pues por una parte no quiero mentirle, con conceptos como el cielo, en los que en casa no creemos y por otra no quiero asustarla y crearle una ansiedad innecesaria.

Intento tratarlo de forma natural y sobretodo intentar hacerle ver que aunque la gente o los animales se mueran (todavía se acuerda de nuestro perro que murió hace ya año y medio) es importante llevarlos en el corazón y el pensamiento y que aunque no estén físicamente, nunca se van del todo si nos acordamos de ellos.

Cómo abordáis vosotros el tema de la muerte?? A qué edad empezaron a preguntar vuestros hijos? Preferís edulcorarlo o les contáis la verdad??

1407672_10010111

7 comments on “Hablando sobre la muerte”

  1. Puff es un tema peliagudo…. a mi todavía me queda un tiempo para enfrentarme a este tema, pues solo tiene 2 años. No he pensado mucho en ello, pero creo que, como tu, lo abordaría de una forma natural, sin mentiras, pero tampoco sin asustar…. es muy difícil!!!! Supongo que cuando llegue el momento, veremos cómo lo abordamos!

    BEsos

  2. Es un tema difícil, sobre todo para explicarlo.. yo si que les digo lo del cielo, por que aunque yo no creo mi familia si es muy cristiana, y los dos dan religión en el cole, aunque tambien les digo que llevandoles en el corazón no se olvidan…

    Un beso!

  3. Mi padre murió hace casi 2 años y mi hijo (de 2) lo borró de su vida. Mirábamos álbumes de fotos y preguntaba por todas las personas que salían, pero JAMÁS preguntaba ni hablaba de su abuelo.
    Al cabo de casi un año, mientras estaba subido a un columpio, preguntó pq ya no veía a su abuelo. Me cogió tan de sorpresa que me sorprendí hablándole del cielo y los ángeles (cuando nosotros no somos creyentes).
    Esperé durante más de un año a que él estuviera preparado y a la hora de la verdad la que fallé fui yo. 🙁

  4. La verdad es que es un tema complicadillo. PAra mí, los niños cuanta más naturalidad mejor, yo creo que ellos no se preocupan mucho por el que se ha ido, o por el que se va, simplemente se adaptan a la nueva situación, pero sí que les puede preocupar quien será el siguiente. Me gusta tu enfocamiento, porqué de alguna forma les dice que quien se muere, siempre estará allí con ellos. Sin mentiras, y sin invenciones raras.

    Muchas veces, los que nos cuesta més somos los mayores. YO no sé vosotros, pero yo soy de una generación que cuando nací, los bisabuelos estaban muertos (hacía muuuuchos años) y los abuelos los he ido perdiendo ya de adulta, con lo qué, por suerte o por desgracia, hasta más mayor no he tenido que aforntar la muerte,y eso me la hace más distante, y me cuesta más afrontar estas situaciones.

    Espero que cuando llegue el momento que el pequeñajo haga preguntas, está a la altura y sepa darle una explicación racional y tranquilizadora.

  5. Aquí tenemos presente al abuelo paterno de las princesas, hablamos de él como si estuviera con nosotros, y tenemos fotos de él que están en su campo de visión. Las peques no lo conocieron, pero hablan de él como si lo conocieran porque hablamos de él como si estuviera entre nosotros. Les hemos explicado que se puso muy malito y se ha muerto pero que está con nosotros y nos acompaña. Yo no soy de contarles mentiras sobre el tema a las niñas. Saben como es el cementerio y que la gente que muere se va ahí, puedes disfrazarlo un poco diciéndoles que se quedan dormidos para siempre allí o lo que quieras, pero no contarles mentiras y darles algún tipo de esperanza como que eso va a cambiar. Aqui tenemos el cementerio al lado de casa de mis abuelos y para nosotros es un sitio más, yo nunca me he sentido con miedo y malos rollos y las niñas creo que tampoco lo sienten.

  6. Peque pregunta a veces alguna cosa sobre su abuelo que se murió, pero aún no ha interiorizado el concepto.
    Creo que se puede explicar de una forma bonita sin tener que recurrir a la religión, etc. y sin que por ello sea algo “crudo”. Pienso que tú has conseguido hacerlo así.
    Un beso!

  7. Es una tema difícil, no me lo había planteado hasta que te he leído, creo que será de las que lo endulza un poco. Creo que hay verdades que duelen más a quien las dice que a quien las escucha.
    Un abrazo 🙂

Deja un comentario