No sé muy bien cómo encarar esta entrada después de la que se ha liado esta semana, aunque me gustaría aclarar que mi post no pretendía darle réplica, sino pedir respeto.

Si algo me ha enseñado la maternidad es RESPETO, pero no ese falso respeto, que no es más que miedo disfrazado, no, no hablo de eso.

Hablo del respeto que te permite convivir en armonía, sin criticar, sin opinar, sin juzgar otro tipo de ideas distintas a las tuyas.

Los que me leéis sabéis en que línea voy, sabéis lo que me gusta, sabéis por lo que me guío, porque es de lo que hablo en mi blog, evidentemente no voy a hablar de lo que yo no hago, ni de lo que no creo.

Pero nunca, y si me equivoco me lo decís me vais a leer un ataque hacia otras formas de crianza. Nunca.

Aunque pienso que no todo vale, ni en la crianza, ni en la vida, no me considero nadie para opinar sobre lo que hacen los demás, porque creo que todos tenemos nuestras razones y estoy convencida de que todos criamos a nuestros hijos pensando en lo mejor para ellos, aunque a veces nos equivoquemos, y con esto me incluyo, yo también me equivoco, y retrocedo y cojo un camino diferente al que me había trazado.

Cuando me convertí en madre descubrí que todo el mundo se creía con derecho a opinar: No lo cojas que se malcría, no duermas con él…

Me dio tanta rabia verme en el punto de mira de los opinólogos, me molestaba tanto ser juzgada por lo que hacía o lo que dejaba de hacer, que decidí no hacerlo nunca yo.

Decidí no dar consejos si no me los piden, decidí no juzgar a esa madre que cría diferente a mí, decidí no preguntar, no meterme.

Decidí centrarme en mi, en mis hijos, en mi familia.

Respeto porque me gusta que me respeten, no entro ni salgo en como educas a tus hijos, igual que no lo hago en cómo vistes, si eres de derechas o de izquierdas, si comes carne o eres vegetariano, o si eres cristiano o ateo.

Probablemente tendré más afinidad con quién más se parezca a mi, eso no quita que pueda relacionarme con todo tipo de personas desde el respeto.

Me molestan las guerras entre madres, me  duele que nos alejemos y me molesta la gente que las fomenta. Con qué fin?? Qué ganamos creando barreras entre nosotras?? De verdad vale la pena??

Por otra parte, así como respeto a todas las personas, respeto a mis hijos, eso implica escuchar sus necesidades y colmarlas, implica respetar sus ritmos, implica no forzarlos, implica tratarlos como personas individuales que son, implica tener en cuenta su poinión, implica dejarles decidir sobre cosas que les afectan directamente.

Implica tratarlos como a iguales, como trato a mi marido, o a mi madre o a una amiga. Implica no tratarlos como ciudadanos de segunda pore el simple hecho de que sean pequeños.

Implica que el respeto se gana y si quiero que mis hijos me respeten debo empezar por respetarlos yo, y repito, el respeto y el miedo no tienen nada, absolutamente nada que ver.

azmaternidad

 

 

 



23 Comments on La Maternidad de la A a la Z: Respeto

  1. Pienso igual que tú, ya lo sabes. A mí me indigna que se haga sangre en un tema como este, cuando deberíamos sentir más EMPATÍA hacia otras madres que por cualquier otra persona, ¿no? No conozco a ninguna madre que no le hayan dañado alguna vez por consejos no pedidos y opiniones inoportunas, así que me da que estas madres que se dedican a juzgar y a faltar el respeto a las demás esconden un poso de amargura, frustración, envidia y malababa (que sé que te gusta el palabro) que no les dejan ni actuar ni sentir como deberían. Y en el fondo tienen que saberlo. Y tener muy, muy, muy mala conciencia.

    Allá ellas.

    UN BESO ENORME y bienvenida al club de filólogas maternas!!!!!!!!

  2. He tenido que hacer un poco de trabajo de investigación para dar con el origen del tema porque he estado muy desconectada, y vaya tela…A mí tampoco me gustan estas trifulcas, y de hecho, en mi día a día, paso de broncas. Si alguien me pregunta explico lo que yo hago y nada más.
    En definitiva, que estoy totalmente de acuerdo contigo, a ver si cunde el ejemplo.
    Un besote.

  3. Ira, estoy totalmente de acuerdo con tu definición de respeto. Cuando nació Muriel también me sentí avasallada de comentarios y consejos (aunque más que consejos parecía LO que debía hacer, no eran sugerencias). Que te va a salir re malcriada, no la sacás más de la cama, va a ser una nena terrible y un sin fin de comentarios que me ponían de la cabeza!!! WHAT??? Muchas veces discutí con mi mamá por éste tema. Es que a veces se olvidan que nosotras también somos adultas y podemos solas, debemos seguir nuestro camino solas a menos que NOSOTRAS no lo queramos así. La decisión está en una y tenemos derecho a que la respeten.
    Por otra parte, desde que entré en el mundo de la maternidad y me empecé a informar acerca de lactancia, crianza con apego, colecho, porteo, etc. Hubo algo que me dolía sobremanera. Era leer comentarios de ataque de las madres defensoras de ésta forma de crianza para con aquellas por sus x motivos no habían logrado o amamantar, o dormir con sus peques o llevarlos colgados como canguros. Pienso al igual que vos y por más que tenga mi propia cosmovisión del mundo y mi ideología (muchas veces denostada y criticada por otros por ser de izquierda e idealista) y mi propia visión sobre la crianza, que las mamás hacemos lo mejor que podemos y que de hecho queremos lo mejor para nuestros hijos. Cada una tiene que hacer su propio camino. Y tomar sus propias decisiones. Si queremos que nuestros peques sean libres y respetuosos del otro debemos dar el primer paso.
    Como siempre, y aunque hace poco te descubrí, me encanta leerte.

    Un besote enorme desde mi Buenos Aires querido…

  4. Muy bien.
    Hay mucha gente que dice que es respetuosa, pero siempre y cuando se hagan las cosas a su manera. Cuando no se hace, ese respeto se transforma en una mezcla de ironía-sarcasmo-mala leche que te sorprende la virulencia que se puede desbocar.
    Por otra parte, esencial ese respeto hacia los niños.
    A much@s se les olvida que son pequeños, sí, pero no dejan de ser personas. Es muy fácil decir: o haces esto o te pego! Algo que seguramente nadie haría con gente de 30 años. Se intentaría dialogar o buscar soluciones para llegar a un acuerdo consensuado.

    Hace no mucho vi El Rey León por primera vez, y la verdad, que aunque la peli en sí no me gustó, lo que dicen se podría ajustar a mi forma de pensar: Hakuna Matata (vive y deja vivir).

    Salu2

  5. Como siempre, muy de acuerdo contigo… Tener sentido del humor y reírse hasta de una misma es una cosa. Insultar, hacer escarnio público, enardecer y provocar es otra muy distinta. Y si lo haces con un tema tan sensible como la maternidad y la forma en la que cada una cría a sus hijos, la cosa se complica. Porque TOOOOODAS, sin distinción, ponemos lo mejor de nuestro ser.
    Y lo has explicado muy bien.
    Un abrazo!

  6. Palabras han habido! Tienes toda la Razón! El respeto es primordial y como a ti, me molesta las personas, especialmente madres, que critican la forma de criar de otras! Pero cada quien tiene sus razones y sus gustos, hay que aceptarlo y si uno no está de acuerdo simplemente no hacerlo, pero Nunca denigrar u hacer el ridículo de la otra manera de hacer las cosas.
    Besos

  7. Ira, ¡olé! Como siempre, claro, simple y sobre todo, dicho con respeto.
    Precisamente por lo que tú comentas de como nos sentimos cuando nos machacan con consejos no pedidos y criticas directas, sólo por eso, las madres, todas, de derechas, izquierdas, arriba o abajo deberíamos poner más en práctica la empatía. O simplemente el respeto. Como muy bien dice Moisés, HAKUNA MATATA VIVE Y DEJA VIVIR.
    Siempre he sido de la opinión de que bastante mierda nos rodea como para estar pendientes de la mierda de otros. Y en el caso de las madres… Chicas, hemos llevado 9 meses una criatura (o incluso dos) en nuestro vientre, hemos parido… ¿Qué más tenemos que demostrar?
    Que cada una lo haga a su manera, porque como dice Ira, partimos de la base de que buscamos lo mejor para nuestros peques. Entonces, ¿qué más me da a mí si la vecina duerme al niño haciendo el pino puente, imita a Chiquito de la Calzada o lo lleva colgado a la teta rollo llaverito?
    Hakuna Matata. Respeta y serás (mucho) más feliz.
    Noni

  8. Me ha pasado como a Mo, he tenido que hacer labor de investigación para saber qué estaba pasando (esto de no manejar el twitter es lo que tiene). Me ha encantado tu palabra, Respeto, algo que parece estar en vías de extinción en nuestra sociedad. Todos lo exigimos para nosotros y nuestras vidas, pero pocos lo ponen en práctica con la de los demás! Será porque queda más “superguay” ofender, insultar y denostar, sobre todo cuando tienes a un numeroso corrillo detrás aplaudiéndote tu ignorancia y tu mala educación (aunque algunos pretendan llamarlo “valentía”, o “decir las cosas como son”). Igualito que los programas de telebasura de Telecinco, ¿no?
    Un beso muy grande, Ira, y sigue adelante con tu crianza respetuosa!

  9. Me encanta como les defines : Opinológos , me la quedo!!!!! Todos deberíamos respetarnos… sea el tema que sea, cada uno vive la vida a su manera y aunque no estemos de acuerdo en cómo lo hacen los demás, dejémoles… qué más da, si a ti no te va a afectar….

    estoy muy cansada de estos opinólogos y “respetuosos” (que no lo son para nada!!!)

    Como dice Moi : Hakuna Matata

    Un abrazo!!!!!

  10. Simplemente perfecto, Ira. No podrías haberlo explicado mejor. Hace poco escribí un post reflexionando sobre el tema del respecto en lo que a la lactancia se refiere pero tú lo has hecho extensivo no sólo a la crianza, me atrevo a decir que a la vida entera. Y es que al final, más allá de los diferentes puntos de vista o maneras de hacer que teóricamente pueden unirnos o imponer distancia, debe estar el respeto por los demás, por nosotros mismos y por nuestros hijos. Y eso si que nos uniría de verdad. Un beso grande

  11. Genial, tu palabra debería estar en el diccionario, no ya de todas las madres, sino de todo el mundo. Es importante respetar a todas las personas que nos rodean, sea de la opinión que sean. Y cuando me critican y sobre todo, cuando critican mi forma de crianza, no puedo reprimirme, me entra una mala leche……. El otro día, la polémica estuvo servida, que poco habría costado hacer un post similar, pero con respeto, no atacando a todas las que criamos de una determinada manera.
    Yo siempre he defendido mi forma de crianza y hablo de ello en el blog, pero no por ello, ataco a nadie por hacerlo de otra manera, cada cual hace las cosas de la forma que considera más correcta.
    A ver si aprenden todos esta palabra.
    Abrazos

  12. Muy de acuerdo. Volvermos a las etiquetas, a los prejuicios, a las miraditas, a las críticas constructivas… Ayudar, sí, inmiscuirse no. Dentro de unos límites, como bien dices, cada uno lo hace lo mejor que sabe y puede.
    Me ha encantado tu palabra.
    Besotes.

  13. Otra que no sabe de qué va el tema, recién llegada a la blogosfera jajaja Estoy en plena investigación porque además es algo que me han comentado en un post de mi blog…. pero creo que no merece la pena que siga buscando info sobre lo que pasó. Pienso como tú, ante todo, respeto… Si no respetas a los demás, a ver qué le vas a enseñar a tus hijos

    Muchos besotes

  14. Pues muy bien dicho, no dar opiniones si no nos las piden es una cosa muy sabia y muy respetuosa 😉

    Saludos desde Budapest, por cierto tu feed RSS no está configurado, dale click y lo verás. Quise seguirte y no pude por ahí. Me suscribí por e-mail.

  15. Yo también he decidido, después de recibir consejos que nunca pedí, a no dar consejos si nadie me los pide. Coincido contigo en el hecho de que creo que todas las madres tratamos de dar lo mejor a nuestros hijos y seguramente, lo que es mejor para mí es terrible para mi prima o para la vecina. Justamente ayer otra mamá me aconsejó que le dejara de dar teta en las noches a mi niño porque “eso es apego, y le hace mal”. Mira, no me iba a poner a discutir con esta mamá que precisamente me encanta la crianza con apego, porque en verdad, me da flojera. Si ella le da agua en biberón a su hijo de 8 meses para que la deje dormir, bueno, es asunto suyo. Si yo le sigo dando teta (seré, para ella, una mártir) pues es asunto mío.
    Un abrazo.

1Pingbacks & Trackbacks on La Maternidad de la A a la Z: Respeto

Deja un comentario