EL ÁRBOL DE LOS PROBLEMAS

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se dañó y lo hizo perder una hora de trabajo y luego su antiguo camión se negó a arrancar.

Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamo
s a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos. Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación.

Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa.

Posteriormente me acompañó hasta mi automóvil. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.

“Oh, ese es mi árbol de problemas”, contestó. Sé que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez.

Lo divertido es, añadió sonriendo, que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior…

911086_92912948

Me encanta este carnaval, porque semana a semana me obliga a buscar una reflezión y a intentar aplicarla.
Esta semana os invito a eso, a colgar los problemas fuera de casa, o fuera del trabajo, que también es importante, a falta de árbol seguro que todos tenéis un perchero, no?
Estoy convencida que si bien quizás no todos los problemas se vayan volando con el viento cuando volváis a recogerlos habrán disminuido y pesarán menos.
Feliz semana!!



20 comments on “Feliz lunes: Aprende a colgar tus problemas”

  1. Me voy a plantar un árbol (mejor un bonsai porque no me cabe en el piso) y lo voy a poner en la entrada de casa.
    Buena idea.
    Me encanta empezar el lunes con pensamientos positivos.
    Un beso y Feliz semana!

  2. Ira, ¡me ha encantado esta reflexión! Es una gozada… Yo ya tengo mi árbol interno, intento siempre dejar los problemas fuera de casa. Lo que me cuesta es el proceso inverso. Cuando dejo problemas en casa (hijos enfermitos, caracteres rebeldes…), me cuesta desconectan en el trabajo.
    Sin embargo, al tripadre le pasa exactamente al revés. Voy a ver si lee el relato tan inspitador que has colgado…
    Un besazo guapa!

    • Jo, pues yo creo que los arrastro de un sitio a otro, los de casa fuera y los de fuera dentro, este cuento sí que me lo tengo que aplicar! Un besote!

  3. Me encanta! Creo que todos deberíamos tener un árbol de estos, aunque en casa no me cabe, pero me voy a hacer “la maceta de los problemas”.
    Feliz lunes

  4. Que bonita historia.. realmente me hizo sentir bien.
    A veces no sabemos como dejar las cosas que nos hacen mal, lejos de los que queremos.
    Compartiré tu historia con mi esposo y las chicas de la oficina.
    Buen inicio de semana!

  5. Precioso!! Me lo robo inmediatamente para compartirlo con el mundo y que todos sembremos nuestro arbol de problemas… o maceta o lo que quepa!
    Muchas gracias por compartirlo; feliz lunes y un beso desde México 😀

Deja un comentario