Hace unos días Mar me pidió un vaso de zumo, se lo puse y se fue a seguir jugando. Cuando salió de la cocina escuché como se le caía el vaso al suelo. Al cabo de unos sefundos vino y me dijo:
Mamá acabo de tirar el vaso de zumo al suelo, me das la fregona y lo limpio??

Esta escena tan cotidiana y tan repetida en una casa con niños me ha hecho reflexionar, en muchas ocasiones he observado que se riñe a los niños cuando se les cae algo al suelo, un plato, un vaso…
Siempre que veo esta escena me escandalizo, a mi, como adulta, nunca me han reñido por romper un vaso, o por tirar sin querer el agua en la mesa.
Cuando pasa algo así en casa, mi hija sabe que la única consecuencia que tiene tirar un vaso es que hay que limpiarlo, desde muy pequeña ella misma me ayuda a pasar una bayeta, o a fregar el suelo.
Y soy consciente de que muchisimos niños son castigados o reñidos por cosas tan absurdas como esta.
Me pregunto: Sirve de algo castigar o reñir? Dejarán de caérsele los vasos al suelo si lo hacemos? O por el contrario se les caerán igual y reaccionarán con miedo a las consecuencias e intentando ocultarlo?
No es más sencillo explicar y predicar con el ejemplo y conseguir su colaboración?

18 comments on “Reñir, castigar o predicar con el ejemplo?”

  1. Eso es cierto. En casa no se riñe por eso, porque no sólo lo pasarán mal si se les cae, sino que el simple hecho de llevar algo fràgil en las manos les creará una presión que no deben de tener. Nosotros siempre le hemos dejado manipular objetos frágiles desde bien pequeño (ya bebía en vaso de vidrio con 1 año), pero bajo supervisión, pues si se rompía había que evitar que se cortase, eso sí. He tenido que escuchar de todo por eso mismo… y lo mal que me sienta cada vez que escucho que alguien le dice “se te va a caer y lo romperás”… argh!!!

  2. Molta raó! Tothom pot tenir un descuit o un mal gest i llençar el suc a terra, no passa res si es troba la solució, quan els renyem els atabalem i no els fem pensar. Jo els renyaria si llencen el suc a terra i fan veure com si no ho haguessin fet, o esperen a que ho netegi algú altre o segueixen jugant i abandonen el menjador deixant-lo brut, però si a casa estan acostumats a treballar plegats, de petits els sortirà de dintre demanar col·laboració. Tens raó que hem d’estar atents en no renyar per norma, perquè es cohibeixen i podem incentivar altres hàbits com per exemple, la mentida.

  3. ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D ;D más claro imposible. Por qué costara tanto trabajo entender y aplicar algo tan beneficioso y simple?

  4. Hola, soy La Morada de Nieves, @aromsevein. A mi me costó darme cuenta. Cuando has tenido unos padres muy críticos y exigentes es muy difícil eliminar ese patrón de comportamiento… pero conseguirlo es tan liberador como gratificante, porque te permite avanzar como persona y allanarles ese camino a tus hijos. Felicidades nuevamente por el post. Un ejemplo doble, para tu hija y para otros papás. Un beso, guapa!

  5. Hola, soy La Morada de Nieves, @aromsevein. A mi me costó darme cuenta. Cuando has tenido unos padres muy críticos y exigentes es muy difícil eliminar ese patrón de comportamiento. Pero conseguirlo es liberador y gratificante, puesto que te permite avanzar como persona y allanar el mismo camino a tus hijos. Felicidades nuevamente por el post. Un ejemplo doble, para tu hija y para otros papás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.