El domingo pasado estuvimos en una fiesta al aire libre y había actividades infantiles, una de las chicas hacía pompas de jabón gigantes y dejó que los niños probaran.
Como es de esperar todos flipaban, yo me puse a mirar el cacharrillo y pensé: Esto me lo hago yo en 5 minutos y después de preguntarle cuatro dudas a la chica me fui con la idea de hacerle uno a Mar.
Toda la semana con el run run en la cabeza y ayer por fin pude ir a por las cosas.
Os explico cómo hacerlo, porque es facilísimo, barato y os va a encantar y a vuestros hijos ni os cuento…
Qué necesitamos para el POROMPOPERO (lo he bautizado así, a que mola?)

Necesitáis 2 palos de fregona, escoba o recogedor. La chica lo hacia con palos de fregona, pero a mi me parecieron muy largos para los niños y poco manejables, así que yo compré en los chinos 2 recogedores (1 euros cada uno) y me han ido genial.
Al comprarlo que no se os olvide que lleven arriba el agujerillo para colgarlo, ahí ataremos la cuerda.
También necesitáis una cuerda de algodón o eso me dijo la chica, en la mercería de mi barrio no había, había una acrílica que me pareció igual que la suya y la compré por probar y ha funcionado. Yo he usado 3 metros (1’80 euros en total) pero podéis hacerlo más grande o más pequeño. Quizás para los peques un poco más pequeño sea más cómodo.

Os enseño una foto de la cuerda para que veáis como es. Es trenzada y al tacto bastante suave.

Una foto de Marta Gual Ferrer.

Ahora cogéis un palo en cada mano y cortáis un trozo de cuerda de poco más de un metro, a ver, yo lo he hecho a ojo, sólo tenéis que tener en cuenta que la cuerda que atéis arriba tiene que ser algo más corta que la de abajo.
Atáis un extremo de la cuerda a un palo, el otro extremo al otro, y luego hacéis lo mismo con el otro trozo de cuerda, debería quedar algo así.

Pues nada, el Porompompero ya está hecho, fácil, verdad???

Ahora vamos con la mezcla para las pompas.
Si buscáis por internet encontraréis cien mil recetas, la base es agua y fairy, luego se le pueden añadir mil cosas para que las pompas aguanten más: Glicerina, lubricante, goma guar, azúcar…
Yo creo que para lo que las usamos que es divetrirnos un rato en el parque no hace falta ser súper profesionales, así que me he llevado una garrafa de agua vacía partida por la mitad, en el parque la he llenado de agua en la fuente, un buen chorro de fairy, que haya bastante, que el agua quede bien verde y un puñado de azúcar.
Han aguantado bastante bien.
Trucos, intentad que cuando mojéis las cuerdas se empapen bien y no haya mucha espuma en el cubo, si no no salen.
Para hacer pompas muy largas podéis ir andando mientras movéis el Porompompero (la primera vez ya os fijaréis en la dirección del viento)
Para que las bolas vuelen tenéis que empapar la cuerda, sacarla del cubo (esto lo hareéis con los palos juntos) luego separáis los brazos y se formará la bola, cuando tengáis el tamaño deseado volvéis a cerrar los brazos juntando las cuerdas para que se “corte” la pompa.
Ciertamente es difícil de explicar, pero ya veréis que es muy fácil, yo no había hecho nunca y en una tarde hemos conseguido esto:

 
Increíble verdad??? Pues espero que os animéis y que vuestros peques disfruten muchísimo y si tenéis alguna duda soy todo oídos!!

30 Comments on El Porompompero o cómo hacer pompas gigantes

  1. Wow! me ha encantado la idea, sobre todo porque a mis princesas les encanta hacer pompas de jabón, y creo que esta idea les fascinará. Ya quiero hacerlo yo también. , solo una duda, la cuerda tiene que ser gruesa? o puede ser también delgada. Gracias!!

Deja un comentario