Estaba tranquila y relajada, sentía que todo fluía como en un río
calmo.

Me mecía a tu compás, suavemente, escuchándote, sintiéndote, sintiendo tu llamada, sintiendo que te acercabas y llegabas.

Me envolvían la oscuridad y el silencio, sólo roto por algún gemido.

No existía nada ni nadie más que tú y yo, hablándonos en un lenguaje sin palabras, yo animándote a culminar tu viaje, tú tranquilizándome. Todo irá bien.

Abrazándote sin brazos, viéndote sin ojos, en mi mente, imaginándote…

De repente un grito trunca el silencio, un fogonazo de dolor, como un volcán, derramando su flujo de vida.

Lava entre mis piernas, una carita asoma, roja como una manzana.

Te acaricio con cuidado, un empujón más, un último esfuerzo y te deslizas fuera de mi como un pececillo.

Te observo, eres tú, tan conocido y desconocido a la vez.

Te abrazo, te acuno, te cubro.

Bienvenido a la vida.

The natural upper Part of Isar River in Winter, Bavaria, Germany

 

 



35 comments on “150 Palabras: Río, volcán, manzana”

  1. Ya aparezco por aquí, aunque te haya leído, y twitteado, me faltaba aparecer por tu casa virtual y comentar.
    Ahora te leeré más, pero primero, gracias por participar en el reto, y por escribir en forma de cuento esa llegada a la vida.
    Grandioso!

  2. ¡enhorabuena!Había leido otras cosas tuyas pero este cuento me ha puesto la piel de gallina.¡el parto en tan maravilloso y misterioso a la vez!

Deja un comentario