Desde el principio de este embarazo cuando me preguntaban dónde iba a parir contestaba: No lo sé.
El hospital que me tocaba no me daba mucha confianza, intenté pedir el cambio de hospital a otro más respetuoso y me lo denegaron por “saturación del servicio”, así que me planteaba el día del parto hacerme la longui y presentarme en el otro hospital que no me tocaba.
El parto en casa, aunque me hacía mucha ilusión quedó descartado por motivos económicos.
Por otro lado durante el embarazo soñé 3 veces que me autoasistía mi propio parto en casa.
Con esto os quiero decir que en ningún momento fue algo planeado, nunca pensé en parir sin asistencia médica, pero a veces la vida quiere algo para nosotros y no podemos escapar a ello…
Yo creo que así es como tenía que ser, aunque fue un parto de todo menos idílico…
El día 9 por la mañana me desperté con contracciones muy seguidas aunque indoloras, tenía visita con mi matrona a las 13’00 así que me acerqué a que me echara un vistazo.
Le pedí un tacto pq intuía que estaba de parto y no me equivocaba, al mirarme me dijo que había borrado el cuello y estaba de 2 cm.
Me aconsejó que me fuera a casa a preparar todo y en cuanto empezara el dolor me fuera al hospital.
Esto era la 1 del medio día, volví a casa con Mar andando y saltando, yo estaba mas ancha que pancha.
Llamé a mi madre y le dije que a las 3 cuando saliera de trabajar viniera a buscar a la peque que parecía que el momento se acercaba.
En casa preparé el bolso del hospital e hice la comida.
Sobre las 13’40 llegó mi compañero y le dije que mejor avisaba a sus jefes de que no iba a ir a trabajar.
Entre las 13’40 y las 14’40 las contracciones se hicieron algo más intensas, pero yo, confié. Con Mar estuve 2 días de parto y hacía una hora estaba sólo de 2cm, así que pensé, si esto sigue así en cuanto llegue mi madre tendremos que correr al hospital…
A las 14’40 me metí en la ducha a ver si con el agua calentita se me pasaba un poco el dolor y allí todo se desató.
De repente contracciones muy intensas, muy seguidas, ganas de empujar…
Salí de la ducha y sin poder ni secarme me tumbé en mi cama, intentaba parar el dolor, pero no paraba.
Me levanté a decirle a mi compañero que llamara a mi madre y le dijera que viniera ya!!! En estos momentos ya era consciente de que iba a parir en casa, de que no llegábamos, curiosamente me sentía tranquila, relajada, totalmente confiada en mi propio cuerpo y en mi hijo que se abría paso a través de él.
De vuelta a la habitación noté calor entre las piernas, había roto la bolsa y mi grito de horror alertó a mi compañero, que vino corriendo con Mar en brazos y comprobó que las aguas eran teñidas.
Me asusté, mucho, me daba cuenta de que iba a parir sola y que las aguas sucias no eran un buen presagio.
Le dije que se llevara a Mar a ver dibujos y que llamara al 112 para que mandaran a alguien a atender al bebé si lo necesitaba.
Volví a la cama, me puse a 4 patas, con cada contracción ganas de empujar…
El del 112 nos dijo que llamáramos a una vecina para que nos echara una mano y no paraba de repetir que me tumbara boca arriba!!!
Yo gritaba: No pienso parir boca arribaaaaa!!!!
Finalmente al estar sola en la cama se me hundían las piernas y si le juntamos el temblor me di cuenta de que así no podía pujar, así que me puse 2 almohadas en la espalda, me apoyé en la pared y semi sentada empujé.
La vecina y mi marido iban preparando toallas como les decía el del 112
En el momentó en que asomó la cabeza de mi pequeño llegó mi madre, justo a tiempo para ver nacer a su nieto.
Sólo fueron 3 pujos y tuve a Nil sobre mí, eran las 15’20h, lo tapamos con una toalla, estaba negro y no reaccionaba, por un segundo pensé que estaba muerto, pero en segundos se puso de color rosado y estornudó.
Con los nervios, la emoción, etc, nadie miró si era un niño o una niña, hasta que yo pregunté: Pero qué es???
Y mi marido levantó la toalla y confirmó lo que yo ya sabía, que teníamos un precioso niño.
A partir de aquí llegó mi matrona del centro de salud con 2 enfermeras, los de la ambulancia, me cortaron el cordón y alumbré la placenta, luego viajecito en ambulancia y al hospital.
Prefiero no contar esta parte que es la parte que me jode del parto, haber perdido la tranquilidad y la intimidad que supone un parto en casa con tanto médico, tanto viaje y tanta prueba.
Fue un parto bestial y salvaje, me encantó parir sola, me devolvió la confianza en mi cuerpo y en la naturaleza, pero hubiera preferido que se desarrollara de otra manera, que mi compañero no estuviera al teléfono, que la primera persona que tocara a Nil no fuera una vecina a la que hasta ese día no conocía…
Siempre digo que las cosas suceden por algo, yo estaba destinada a parir en casa y sola y así fue, no fue mi parto soñado, pero no lo cambiaría.

Sé que ha quedado algo impersonal este relato, pero me he limitado a narrar los hechos, cómo fue, cómo sucedió, más alantes mis sensaciones e impresiones.

60 Comments on Y llegaste tú…

  1. Espero el próximo con tus sensaciones, me parece algo que debía ser así, igual si hubieses podido “programar” el parto en casa, tu compañero y tu hubieseis podido disfrutarlo más. Pero creo que fue como pedía ser, tú y tu fuerza, como el de todas las mujeres a parir “solas”.
    Un besito, y enhorabuena de nuevo!

  2. Gracias guapa, probablemente si hubiera programado el parto en casa me hubieran mandado al hospital por el tema de las aguas teñidas y me hubiera comido un parto medicalizado a tope, así que me alegro de que sucediera como sucedió. Sobretodo pq finalmente todo salió bien…

  3. Qué rápido fue todo, y a pesar de tu vecina me parece tan bonito… Además el hecho de parir así te debe de dar tanta fuerza. Espero que nos cuentes más.
    Un abrazo

  4. Joooooo de impersonal nada, yo que sufrí un parto nada respetado, qhe sentí maltratada ( fue en el hospital comarcal de Inca, en Mallorca, para que se sepa ea), me ha emocionado tu relato, he llorado y todo, enhorabuena por tu empoderamiento y por ese bebé tan lindo!

  5. ¡¡Yo también espero el próximo con tus sensaciones e impresiones!!

    Un parto precioso… más o menos has conseguido lo que querías, parir en casa… no como imaginabas pero bueno…

    Me gusta mucho y me parece muy original el nombre de tu pequeño!! Alguna historia de por que lo elegisteis?

    Enhorabuena, es un niño precioso

    Besos, Pablo, el papá de Pía y Beltrán

    • En cuanto tenga un momento tranquilo escribo un post como Dios manda 😉
      El porqué del nombre de Nil: Primero buscábamos un nombre corto, sin diminutivos y que se pronunciara igual en catalán y castellano.
      Por otra parte curiosamente nos gustan los nombres relacionados con el agua, nuestra hija mayor se llama Mar y para este barajábamos Ibai (río en euskera) Ona (ola en catalán) y Nil (del río Nilo)
      El significado es: Lo que Dios dio para la vida o Regalo de la vida :))
      Abrazos!

    • Gracias, pero no creo que sea cosa de valentía. Creo que tiene más que ver con la capacidad de dejarse llevar, oír tu instinto y hacer caso a tu naturaleza mamífera.

  6. Me parece que tuviste una gran entereza y fuiste muy fuerte; una cosa es un parto en casa, que se supone que te has rodeado de un equipo competente en el que confías y otra cosa es verte tú sola “ante el peligro”… Creo que supiste reaccionar muy bien y que tuvo que ser una experiencia muy intensa que necesitaras tiempo para asimilar. Pero lo más importante es que ya tienes a tu precioso pequeño contigo en tus brazos. Un beso enorme a los cinco.

    • Voy asimilando día a día y así como al principio estaba un poco horrorizada cada vez estoy más contenta con mi parto, creo que lo bueno supera con creces a lo malo :)) Gracias por acompañarme en ese momento desde la distancia.

  7. Últimamente no hago más que escuchar historias sobre partos que no llegan al hospital. Unos amigos, hace un mes en el coche, asistidos telefónicamente por una matrona. Y yo tengo la sensación que tampoco llegaré, pues tengo el hospital a una hora y media de casa, con un puerto de montaña de por medio… sólo espero que no haya una nevada y podamos ir, porque me toca a principios de diciembre… qué miedo me da!!!
    Enhorabuena por tu valentía

  8. Me alegro que todo fuera tan bien y tan natural, aunque no fuera planeado! Me ha encantado leerlo, de impersonal no tiene nada. Lástima como tú dices que no fuera todo lo personal que a ti te hubiera gustado. Yo he vivido varios años en Holanda y de hecho vivíamos allí hasta el sexto mes de embarazo, que nos movimos a Austria por motivos profesionales. Y la verdad es que el parto en casa me parece lo más natural y una opción genial siempre que se den las condiciones adecuadas y no haya complicaciones durante el embarazo. Como dicen allí, “un embarazo no es una enfermedad, es algo natural”, y por tanto no debe requerir medicalización ni trato de médico a paciente salvo que surjan razones para ello porque algo se complica en ese proceso natural. Ojalá aquí se extendiera más esa visión, en mi opinión. Gracias por compartir tu historia, seguro que ayuda a muchas futuras mamas con miedo al parto. Que disfrutes mucho de estos momentos cansados pero mágicos con Nil y su ya hermana mayor :), y que te mimen a ti también (que parece que lo que importa es el bebé y punto, y de eso nada creo yo).

  9. Joder Marta, estoy llorando como una magdalena, eres una campeona que lo sepas, que valiente y que fuerza, felicidades corazon, eres genial… Un abrazo enorme y menos mal que el relato ha sido impersonal que sino echo aqui hasta la ultima lagrima… Muak, por cierto Nil es precioso

  10. Ohhh!!! ¡Qué gozada de parto! ¡Qué mamífera! Creo que si os hubierais olvidado del 112 hubiera ido incluso mejor si cabe, pero mejor tener todos los frentes cubiertos porque quizás sin esa llamada tu hubieras bloqueado el expulsivo. ¡¡¡Qué bonitos recuerdos vas a tener de esa cama para siempre!!!

  11. Tenéis un hijo precioso!!
    Entiendo que pienses que hay cosas que no fueron perfectas, pero lo hiciste genial. De hecho, yo a veces fantaseé con un parto así, en el que no me diese tiempo de llegar al hospital y pudiese tener a mi niño en casa. Tenía que ser así 😉
    Besos!

  12. A mí no sólo no me parece impersonal el relato de tu parto, sino que me ha parecido que transmite una emoción que casi desgarra a quienes lo leemos, desprende olor a vida, humedece los ojos, sabe a realidad y acelera el corazón. Enhorabuena… aunque creo que en vuestro caso más pegaría un “olé!!”

  13. Supongo que en el momento ni pensabas lo que te estaba ocurriendo, pero con las aguas teñidas y todo, creo que has tenido un buen parto, estando sola en casa… creo que has tenido suerte de que todo te fuera bien. Me alegro porque has vivido una experiencia única aunque no sea la idonea, ya que es un parto en casa, siempre se espera de otra forma. Pero me alegro por ti y porque esteis los dos estupendamente.

  14. Me alegra tanto leerte y espero leer el próximo.

    Felicidades!!! Yo también confío en mi cuerpo y si ocurriera estoy segura que todo saldría bien.

    Besitos!!!

  15. Uffff!!!!, que emocionante, espontáneo e intimo, entre tu y el instinto maternal de sobrevivencia!!!!!. De impersonal…, ¡¡¡¡nada!!!. Creo que Dios quizo que fuera así…, como tu desde tu inconsciente anhelaste en sueños…, lo demás es por añadidura…
    ¡¡¡Felicidades por ser una mujer tan fuerte y una madre tan valiente!!! y felicidades al papá, la hermanita y la abuela. Todos participaron en tu círculo interno, mejor que nadie, con amor, ¿qué mejor?.
    Creo que si, fue una buena instancia para conocer a la vecina (te aseguro que tendrán un gran nexo); yo, a los míos los conocí en un terremoto…, pero eso es otra historia jejeje.
    Me alegro mucho por ustedes y el nuevo miembro hermoso!!! de la familia.
    Me quedo muy atenta, esperando tus sensaciones!!!!

  16. Creo que tuviste un parto de valiente, natural y sensitivo. El susto de las aguas fue lo que os marcó el estrés y el que tu compañero no pudiese estar más contigo y hubieseis estado más relajados, pero aún así…ha sido un parto precioso, lleno de sensaciones y emociones. Yo tengo los pelos de punta.
    Y fíjate que vínculo tan bonito ha creado Nil con la vecina a la que apenas conocíais!!!!! 😉
    Por cierto, me encanta el nombre!!!!

    Enhorabuena chicos!!!!

  17. uuuuff!! me has dejado sin palabras!!!
    menuda valiente!! estoy alucinando, así sin más y tan rápido yo no se si hubiese podido reaccionar tan bien.
    te felicito por Nil, es precioso, y por ese parto tan natural como la vida misma.
    un besazo

  18. De impersonal nada, creo que he podido visualizar el parto y vuestras sensaciones. La piel de gallina! Madre mía! Eres una campeona!! Felicidades por este niño precioso que tenía prisa por salir!

  19. Felicidades Marta, eres una valiente aunque no te quedara otra como dices tu.
    Yo espero que el mio sea así de rápido (el primero fue lennntoooo) pero que me de tiempo a llegar al hospital que lo tengo a 10 minutitos nada más….:).
    EL nombre es muy bonito, peluchin tiene un compi en la guarde que se llama asi y mira que es fácil…pues él le llama “mil” , jajjaajja,marcando estilo.
    Besiños guapa.

  20. Hola! Te acabo de conocer vía twitter y te tengo que decir que ya me he enganchado a leerte! Me ha encantado este post, y de impersonal nada de nada (al menos a mi no me lo ha parecido en absoluto). Supongo que te lo habrá dicho mucha gente ya, pero fuiste una valiente, supiste reaccionar y sabías que confiando en ti y en tu cuerpo podías hacerlo. Bravo por ti, Ira. Ahora a seguir genial, y yo a seguir por aquí. Un beso de una nueva mamá bloggera! Por cierto, invitadísima quedas a pasar a conocer mi blog, sería un placer. 🙂

  21. Ha sido bestial. Después de parir a Ximea, y eso que no me quejo del trato que me dieron, siempre he pensado que en el siguiente parto me voy a hacer la longuis y quedarme en casa, insensato? no sé, pero el parto es un momento tan sagrado e íntimo para mi que no e gustaría pasarlo en un hospital.

  22. (…………………………………….) Me he puesto a llorar, te lo juro.

    Me parece absolutamente INCREÍBLE que hayas pasado por una experiencia así, que con Mar estuvieras dos días de parto y con Nil solo seis horas y sin sentir el dolor insoportable de las contracciones desde la dilatacion de 2cm. Y digo INCREÍBLE porque en mi caso, con 1cm de dilatación estaba dando botes con Grandullón (parto de riñones) y con 6cm me caí y me clavé en el suelo de rodillas con Comino. En ambos casos, hubo epidural. Yo misma la pedí porque para mí el umbral de dolor era demasiado insoportable para disfrutar de ambos partos y, además, eran candidatos a cesárea y necesitaba de todas mis fuerzas para empujar (dislocación de costillas y reventón de los vasos sanguíneos de todo el cuerpo). Pero con NIL parece que la vida te estaba mandando el mensaje de que estás hecha para alumbrar y que tienes una fuerza y una capacidad de superación ASOMBROSA, única… y yo me sentiría súper orgullosa de haber recibido un regalo así. No importa, como dices, que no hubiera una doula susurrándote, ni música de monjes budistas ni luz de velas por toda la habitación… importa NIL, y lo el mensaje que traía consigo.

    Me has hecho llorar cuando describes que por unos segundos pensaste que estaba muerto… Algo así le ocurrió a SantoVarón. Yo no vi nacer a Grandullón, solo estaba concentrada en empujar con la misma vida y tenía a dos médicos encima de mí, apoyados en mis costillas y ayudándome… Y tuvieron que llevárselo a Reanimación en cuanto nació porque tardó en respirar, del esfuerzo y lo mal que lo pasó… SantoVarón sí lo vio todo y para él eso siempre será una herida eterna. Tardaron casi cuatro horas en traernos al príncipe a la habitación. Y al día siguiente lo llevaron a las incubadoras porque le subió la bilirrubina como consecuencia de parto traumático…

    Pero bueno, creo que lo voy a contar mejor en un post, ¿no? A ti, qué voy a decirte que no sepas… que eres MARAVILLOSA y esta experiencia lo único que hace es confirmarlo una vez más.

    Un besazo.

  23. Ira! Acabo de leer tu parto! Que valiente y que hermoso a la vez. Debe haber sido único!!!
    Lo que contás, de los sueños y que sabías el sexo sin conocerlo prueban mi idea de la intuición de madre. Estoy preparando mi entrada para AZdelamaternidad y elegí la I de intuición. Si no te molesta me gustaría hacer un link a esta entrada porque yo también soñaba que era nena cuando todos decían varón. Y siempre me costó imaginar el parto, será porque finalmente me hicieron una innecesárea.

    Besotes argentos hermosa, desde hoy pasás a ser otra de mis antiheroínas (la heroínas son de comics)

  24. Tengo el cuerpo erizado!! Es superemocionante!! Que pena q no disfrutaras de estar tranquila en casa. Sin duda yo tb creo q las cosas pasan por algo y q has tenido la experiencia más primitiva y pura q una mujer puede vivir. Yo siempre digo q si vuelvo a ser madre quiero hacerlo yo sola, no se sí esto sucederá… Tu relato es precioso y a mi me parece muy personal, no hace falta entrar en sentimientos profundos, eso es tu recuerdo más íntimo.

    Besikos y bona nit!!

  25. Genial tu parto. Me alegro que todo fuera bien. menuda experiencia!!! Siento que te quedara el mal sabor de boca con la vecina y la ambulancia. besos y con tu permiso me quedo por aquí.

  26. ¿Te puedes creer que estoy hasta emocionada, emotiva? Que me ha entrado hasta ganas de llorar. Con qué facilidad mi cuerpo y mis emociones han conectado con tus palabras…para mí que me están intentando decir que estoy lista para que nuestro segund@ nenit@ nos encuentre. Siempre he dicho que no buscamos a nuestra nena sino que fue ella quién vino a nosotros… muchas gracias por compartir tus vivencias, experiencias y pensamientos.

3Pingbacks & Trackbacks on Y llegaste tú…

Deja un comentario