Recuerdo cuando me quedé embarazada por 1ª vez. Todo el mundo me decía cuanto me iba a cambiar la vida, lo duro que es ser madre, la cantidad de cosas que no iba a poder hacer.
Se te acabaron las noches de sueño tranquilo, se acabaron las farras con los amigos, se acabó la vida de pareja…
Y si bien es cierto que llevo 25 meses sin dormir 4 horas del tirón, que no recuerdo lo que es un concierto, un bar, una borrachera, una salida al cine compartiendo palomitas de colores… Puedo asegurar que eso no es lo duro de la maternidad.
No. No es eso.
Nadie me habló de la impotencia que iba a sentir cuando te pusieras enferma, de cuanto desearía que la vida me permitiera cambiar tu dolor y sentirlo yo.
Tampoco me hablaron de tus lágrimas, ni del dolor sordo que iba a sentir por las mañanas al dejarte llorando en casa o en la guardería al grito de: Mamá no vagis!!!
No me hablaron de tus pesadillas, de cómo iba a sentir yo también tus miedos, no me dijeron que lloraría abrazada a ti para acompañarte.
No me hablaron de la soledad de criar en contravía, de la presión social, ni de todos los expertos en niños que iban a ofrecerme sus amables consejos sin yo pedirlos.
Tampoco me hablaron de la muerte del instinto, ni de lo difícil que iba a ser seguir el mío y acallar las voces externas que se empeñan en cantarle nanas y mantenerlo dormido.
No me hablaron de tus rabietas y los que lo hicieron me dieron la versión equivocada. Nadie me habló de empatia, pero si de límites, control, autoridad…
Nadie me contó que existía la culpabilidad, que iba a sentirla al volver a quedarme embarazada. Nadie me dijo que sentiría como si te robara tu sitio, esa posición tan especial de ser la única en mi corazón.
Nadie me habló de los conflictos sobre crianza con tu padre, de la falta de comunicación, de los reproches, del abismo que iba a sentir que a veces nos separa.
Y nadie me dijo que cada una de estas cosas iba a ser un aprendizaje para mi, que cada pena, cada miedo, cada dolor, cada lágrima me iba a servir para crecer. Cada una de estas cosas es una lección de vida maravillosa que me ayuda a conocerme, a conocerte, a amarme, a amarte…
Y es que hasta lo peor de la maternidad compensa con creces!

94 comments on “Lo peor de la maternidad”

  1. Brutal! Me encanta! Niña te expresas de maravilla! Yo me sentí igual Cdo me quede embarazada de mi hijo…. Y aprovecho para contarte que , la maternidad es tan tan sabia, q no le robaras ni un ápice a tu niña del alma, xk tu corazón crecerá tanto q te asombraras…. Y serás el doble de feliz q ahora!

    • Gracias Bren! La pancita bien, creciendo muy deprisa! Ya casi estoy en el ecuador del embarazo y no me di ni cuenta… Muchos besos al otro lado del charco!

  2. Si es que de las cosas verdaderamente importantes de la maternidad y de la relación con tu hijo no se habla apenas, solo de trivialidades, cosas que importan luego tan poco…
    Un beso guapa y muchos ánimos.

  3. Realmente es un don la maternidad, y como tal es único con cada hijo, y así las relaciones con ellos también. Ánimo, como te han comentado el amor de madre es inmenso y no vas a tener ninguna duda en cuanto veas la cara del nuevo bebé que tiene el mismo espacio en tu vida que su hermana y de que por él darías y darás tu vida como por ella.
    Sobre el resto… la vida no es fácil… por qué lo iba a ser esta parte tan importante de la misma? Pero tú eres muy fuerte, como bien sabes, y vas a poder con todos esos sentimientos y actitudes, aunque a veces a su costa te lleves muchísimos disgustos…
    Un beso enorme!!!
    Sigue escribiendo así que me encanta!

  4. Has sabido plasmar con palabras lo que yo siento en mi corazón y vivo cada día. Ahora más, desde que nació la chiquitina y siento que no puedo desdoblarme cuando la nenita llora y estoy atendiendo al mayor. Desearía tener 4 brazos para poder atenderlos a ambos.

  5. Que gran verdad!! aprendemos tantos sentimientos… sobre todo el ¿ hasta donde puedo llegar a querer a esta personita?

    El sentimiento de quitarle el lugar es muy doloroso, lo pasé hace unos meses, como decía yo es como una infidelidad consentida…Te da la sensación que le vas a fallar, que ya no tendrá esos privilegios de una mamá sola para el/ella y te sientes muuy mal, muy culpable, porqué deseas darle de todo. Yo en el embarazo me volqué en el, triste, con la sensación de pasar nuestros últimos ratitos solos, dormía en su cama, todo con el.En el parto, solo quería verle a él, porqué me sentía tan mal…
    Recuerdo esa tristeza por un lado por él, y por otro lado sentirme mal de ese sentimiento por el que venía ( y mira que fue buscado y deseado el 2º), pero son sentimientos que no puedes cambiar.
    Preguntaba a mamás, que si era posible querer a 2 personitas igual, darles el mismo amor… y todo lo entiendes cuando llega el momento, y los tienes a los dos y piensas; ¡ Pero si el ha tenido el privilegio de disfrutar de mi solo mucho tiempo, la única que tiene que aprender a compartir a su mamá desde el minuto 0 es ella!!!! Los amas a los 2 por igual, hasta el infinito y mas allá..

    Cuantos sentimientos nos despiertan, aveces contradictorios, pero todos son por AMOR, PURO AMOR, !!

    Muy bonito lo que escribes.
    un besazo

    • Mi madre siempre dice eso, el primero TODO lo tiene, y es cierto, ella ha pasado 2 años solita conmigo sin tener que compartir mi amor, el peque tendrá que compartir desde el primer día. Gracias por comentar. Abrazos!

  6. Qué entrada tan preciosa, es verdad todo lo que dices, yo nunca me he sentido especialmente agobiada por lo que se supone que debería sentirme, por las cosas con las que te “amenazan” según te quedas embarazada: se acaba el sexo, la pareja, dejarás a tus amigos, las fiestas, el ocio para adultos… quizás procuro cuidar un poco esas facetas para no agobiarme, pero realmente no les presto demasiada atención, excepto quizás a la pareja, como leí el otro día igual que queremos una maternidad consciente deberíamos hacer un trabajo de pareja consciente… pero desde luego que sí sufro al dejar a mi niña todas las mañanas durmiendo en mi cama, sabiendo que si se despierta va a llorar porque yo no estoy, la angustia cuándo se pone enferma, cuándo sufre y no puedes hacer más que sostenerla en tus brazos y esperar a los efectos de los medicamentos, cuándo se cae y se hace daño, y más aún cuándo crees que si hubieras estado más atenta aún no se habría caído. Y lo que nos queda, cuándo alguien hiera su orgullo con un insulto, cuándo venga marcadd del cole porque otro niño le ha pegado o dolida porque su amiga ha estado jugando con otra tooooodo el recreo y no ha querido estar con ella, su dolor al recibir una nota que no esperaba, o un mal examen, siele rompen el corazón, si ves que toma un camino que ves claramente equivocado, pero que debes respetar porque tiene que tomar sus decisiones y tener sus propios errores, verla sufrir por sus propios hijos… siempre voy a ser su madre y aunque en una bola de cristal no sufriría (o sí) va a caerse muchas veces, y lo pasaré mal en todas, pero creo que el disfrutar de ella día a día, el ver su mirada llena de amor cuándo está al pecho, el saberme su punto de referencia por el momento, el estar ahí para ella es tan importante, desde que me quedé embarazada de ella empecé a crecer, y creo que ese crecimiento, este aprender a ser madre y disfrutar de ello va a durar toda la vida, porque ella va a necesitarme de formas muy diferentes a lo largo de tu vida, y espero estar ahí siempre, en cambio o evolución constante para ella. Me has inspirado una entrada para el blog con todo esto :p un abrazo!

  7. ainsss… es q ser madre es lo mejor q puede pasarnos en la vida.

    y lo pasamos mal, y sufrimos, y jamás nos relajamos del todo o desconectamos… pero es MARAVILLOSO

  8. Cuanta razón tienes, y qué reflejada me veo en ti, especialmente en lo que se refiere al sentimiento de culpabilidad, será duro pero también lo veo como un gran regalo. Todo saldrá bien

  9. Todas las madres del mundo nos hemos sentido así, dea alguna manera, en algún rincón del corazón.

    Sólo una madre sabe lo bello que es ser madre y los miedos mas profundos que se enfrentan con la maternidad. Sólo nosotras tenemos esa gran oportunidad de aprender de todas estas vivencias y al final sí, la vida nos cambia de manera dramática, no somos las mismas… pero estamos obligadas a ser las mejores.

  10. Marta, me conmueve lo que escribes, tienes razón, cuando te advierten de todo lo que perderás, no te dicen nada de lo que realmente te parte el corazón en ocasiones. Abrazos, linda 😀

  11. Oooiinssss q ojitos llorozos me has dejado! (estoy desaparecida del twitter, pero te leo igual)
    Yo tengo ese sentimiento de contradicción de no saber si tener otro hijo por lo que cuentas, que no quiero quitarle su sitio a mi enano, que no puede haber nadie como él de bueno, de rico y de maravilloso…y la duda de si seré igual de felíz? eso se puede sentir x 2?
    Mi suegra me dijo que los hijos son como los dedos de la mano, los quieres a todos por igual y te duelen igual y que es natural estar todos juntos…
    Te dedicaré un post de respuesta, porque lo peor de la maternidad son las cosas que gané y no las que “perdí”. Un beso gordo gordo!

  12. Me has emocionado mucho, porque son verdades como templos. Sobre todo el echo de que hoy en día tenemos que criar contra-natura, contra nuestros instintos… no nos dejan ser las madres que queremos ser tan facilmente… en fin, gracias por expresarlo tan bien. Y yo soy mamá de dos y sí que los quieres por igual, y aunque no puedes evitar sentirte culpable por “destronar” al primero, tambien le das lo más hermoso, un hermano con el que compartir la vida…

    sdg-,ccczyh5p

  13. Me ha gustado especialment el último párrafo

    “Y nadie me dijo que cada una de estas cosas iba a ser un aprendizaje para mi, que cada pena, cada miedo, cada dolor, cada lágrima me iba a servir para crecer. Cada una de estas cosas es una lección de vida maravillosa que me ayuda a conocerme, a conocerte, a amarme, a amarte…”

    Está muy olvidada esta faceta de la maternidad, la del crecimiento personal. A mí me parece que en general se le presta más atención a lo que se pierde que a lo que se gana, y que en general, las personas se quedan con el aspecto problemático de los problemas, y no con el hecho de que resolver un problema implica haber encontrado una solución.
    Gracias por ponerlo en palabras sencillas.

  14. Que lindo Marta poder leerte, pudiendo ponerte cara, gestos y emoción…es como si en aquella sobremesa de Barcelona estuvieramos hablando de esto…

    Sabes…todos los que andamos intentando educar desde otro lugar, tenemos que empezar a hablar de las dificultades, de las sombras, de la incomprensión…

    A veces siento que voluntariamente ponemos el foco en las luces inmensas que nos ofrece la crianza con apego, y creo que si no amamos con los ojos abiertos…nos estrellaremos.

    Que tema el que planteas no?…dices…”Nadie me habló de los conflictos sobre crianza con tu padre, de la falta de comunicación, de los reproches, del abismo que iba a sentir que a veces nos separa”…y ojito al parche… ¿y de esto no vamos a hablar? ¿Cuantas y cuantos suscriben esta frase? ¿Cuantos y cuantas no queremos hablar de este precio?

    Tu como yo, sabes que conocemos a mas de una amiga o amigo que ha pagado el precio de la soledad por mantenerse firme en este camino…

    Ahora a difundirte.
    Besos mil
    Alejandro

  15. Que preciosas y verdaderas estas letras. La vida nos da un giro de 360°, pero es fascinante vivir estas experiencias, las tristezas, las alegrías, las derrotas, los triunfos, en fin vivimos por ellos y para ellos. Amo infinítamente a mi hijo y le pido a Dios todos los días por él, porque lo bendiga y los siga llenando de salud.

    Bendiciones para todas las madres del mundo.

  16. Qué texto más hermoso! yo también me sentía culpable cuando esperaba al segundo, y luego otra vez con el tercero, porque el segundo iba a dejar de ser mi chiquitín… Pero además de que luego tu corazón se estira y como madre multiplicasel amor y hay para todos, además les estamos regalando algo espectacular: un hermano! Y eso no tiene precio y compensa todo. Gracias por emocionarme!

  17. bonita entrada. Pero la vida es así, no sólo en la maternidad… si supiesemos todos qué va a venir, cómo actuar, no seriamos personas. Es lindo equivocarse si sabemos rectificar, es lindo implicarse con ganas en las cosas… es lindisimo ser madre. Un abrazo.

  18. Sin nada más que añadir me dejas Marta, maravillosa tu entrada (como ´todas en general) y creo que esos miedos y esas refelxiones las tenemos todas en algún momento.
    tB ANDO EN ESAS DE PREGUNTARME SI SE PUEDE QUERER A DOS IGUAL AUNQUE Sé al 100% que la respuesta es un si.
    besiños y ánimo.

  19. ¡Qué grande, Ira!
    Tú, tus palabras y la verdad que en ellas hay.
    Así, tal cual, lo siento y pienso. No cambiaría ni una coma.
    Un abrazo enooorme lleno de empatía y cariño 😉

  20. Para mi una cosa quizá no triste pero si me preocupa es cuando dejen de necesitarme, cuando no les pueda ser útil.
    Es ley de vida, evidentemente, pero son cosas que antes de ser padre ni me planteaba.

  21. Ay, pero qué post tan bonito, qué intenso…
    Para mí, lo peor de la maternidad ha sido, en ocasiones, lograr que mi pareja entienda mi manera de criar. Que comprenda, a veces, por qué estoy de malhumor, cansada o con más ganas de irme a descansar que pasar un ratito juntos. También me sentí fatal cuando mi peque mayor, fue destronado, la horrible sensación de no tener tiempo para él, días en que, sin querer, le gritas a tu niño, porque estas desbordada, días en que lloras porque no puedes más, días en los que te vas a la cama y lloras y lloras de la impotencia…
    Ser mamá, nos aporta tanto…, afortunadamente la balanza se equilibra hacia lo positivo.Un besito.

  22. Lo peor para mí, es ver que algo le pasa a tu hijo, y como tu no eres pediatra, pues te toman por “loca”. Ver que pasa el tiempo y te confirman tus sospechas.

    Lo peor tambiés es, que me pongo fatal cuando veo las noticias, como podemos seguir permitiendo las injusticias hacia los niños. Nadie te habla de como te cambia tu perspectiva hacia el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.