A raíz de la muerte de Caroline Lowell, australiana defensora del parto en casa, que murió en un hospital un día después de parir en su hijo en su domicilio han vuelto a correr ríos de tinta.
Quería hacer un reflexión, dirigida básicamente al personal sanitario, ginecólogos, matronas y demás personal de neonatología.
Porqué en lugar de criticar tanto a las familias que se plantean o deciden parir a sus hijos en casa no empiezan a plantearse qué están haciendo ellos mal? En que están fallando para que cada vez más familias se planteen esta opción?
Como esta es mi casa y por suerte todavía puedo decir en ella lo que siento me permitiré decirles lo que en mi juicio falla, o dicho de otra forma porqué me planteo yo personalmente parir a mis hijos en casa.
En primer lugar porque es uno de los momentos más importantes y transcendentes de mi vida, la de mis hijos y la de mi familia y quiero que nosotros seamos los protagonistas, no un número más, no unos pacientes más.
Quiero intimidad, calma, no quiero prisas, ni idas ni venidas, quiero un lugar acogedor, sin luces brillantes, sin monitóres atándome constantemente a una cama.
Quiero moverme o dormir, gritar, bailar si me apetece, bañarme o comer si tengo hambre.
No quiero que me afeiten, ni que me pongan enemas, no quiero que me rompan la bolsa “porque no dilato”, ni que aceleren el parto con oxitocina sintética.
Quiero parir a mi ritmo, a mi aire, que mi hijo se abra paso a través de mi cuando sea el momento.
No quiero que me obliguen a parir tumbada patas arriba que solo les facilita el trabajo a ellos.
No quiero que me presionen la barriga “para ayudar”, ni que usen fórceps, ni ventosas, no quiero que me rajen, ni que me separen de mi hijo al nacer…
Vale, he juntado todas las burradas que se pueden hacer en un parto, pero por desgracia en muchos hospitales se sigue abusando de estos protocolos arcaicos y totalmente desaconsejados por la OMS.
Sé que se hacen avances, pero son pocos y muchas veces de “boquilla”
Lo confieso, me aterra parir en un hospital, me aterra que la llegada al mundo de mis hijos dependa de la suerte y del personal que me toque. Me aterra tener que tragar con lo que me toque.
No soy valiente por querer parir en casa, soy muy cobarde, porque los hospitales me dan miedo.
Os anticipo que aunque llevo un tiempo ahorrando para poder parir a mi próximo hijo en casa este que viene en camino no podrá ser.
Los ahorros no me llegan ni a una cuarta parte de lo que necesito, se ha adelantado demasiado jejejeje.
Lo que sí he hecho es pedir el cambio de centro hospitalario a uno más respetuoso que el que me toca.
Es donde nació Mar y aunque en su momento mi parto no fue lo que yo hubiera querido ahora han abierto una zona de partos de baja intervención con su bañera, sus pelotas, su cinta colgando del techo, su silla de partos…
Tengo amigas que han parido allí y están muy contentas, así que sólo me queda cruzar los dedos para que el día que me toque parir sea la única jipi, loca, que quiera tener un parto natural y el área no esté ocupada.
Algún día tendré otro hijo (ya, estoy loca, no ha llegado el 2º y ya pienso en el tercero) y lo pariré en casa.
Y mientras tanto seguiré soñando…

16 comments on “Parir en casa”

  1. Ay, cómo te entiendo. A mí también me gustaría parir en casa algún día… aunque de momento no lo veo X-D Y has pensado en hacer una colecta? Escribir un mail o una carta a familiares y amigos, en plan superbuenrollo, diciendo algo así como que como ya tienes una hija, no necesitas que te regalen un montón de churrimemeces porque ya las tienes, y que te den unos dinerillos para tener el parto que os merecéis. Algo así, pero adornadito y que toque mucho la fibra. Igual no te llega, pero ayuda. 😛

  2. Me parece muy bien tu idea. No idea que en casa fuera caro parir. Pensé que era gratis. Ilusa de mí. Con mí segundo hijo me hubiera gustado dar a luz en un hospital como el que tú explicas q darás a luz. De cara a un tercer hijo en el futuro me informaré para ver si en BCN o alrededores hay de este estilo porque tengo entendido q sí, lo q no estoy segura si cogen mutuas. Mucho ánimo y que vaya genial tu parto, wapa! Te invito a que leas mi blog: http://conmdemadre.blogspot.com

  3. Pues si.. yo también creo que la reflexión a cerca del trágico suceso podría haber ido por otros derroteros mucho más fructíferos pero.. ha sido aprovechado por el oportunismo. Jo! lo que dice Nebetqwy es cierto, di que esta vez agradeces que el regalo venga en dinero para pagar el parto en casa, que eso es lo que más deseas.. no te rindas todavía que queda mucho por delante.. yo no conseguí matrona hasta 2 meses antes de parir pero lo deseaba tanto que sucedió. Venga Marta! sueñalo! Un besote preciosa!

  4. Yo entiendo muy bien los motivos para querer parir en casa, los comparto, pero justo al contrario que a tí, me aterra hacerlo lejos de un hospital. Supongo que no ayuda el hecho que en el hospital donde parí no hubo ginecólogo presente sino dos comadronas encantadores y muy respetuosas, que en todo momento hicieron lo posible porque esuviese a gusto, ofreciéndome una pelota, la bañera de dilatación, trajeron un espejo enorme para que pudiese ver mi propio parto, me dejaron acabar de sacarlo yo misma, lo tuve en contacto conmigo desde el primer momento y solo se separó de mi al cabo de un buen rato en que lo cogió mi pareja para vestirlo. No me realizaron episiotomía, eso sí, cuando el peque dijo que salía, el desgarro fue bastante grande… aunque no me quejo, yo tampoco quería que me cortasen. Me sroprendió, después de todo lo que había escuchado de ciertos hospitales, que mientras yo dilataba a mi ritmo, me fuesen planteando todas estas cuestiones para que yo decidiese. El tema de la luz, no fue tenue, pero tenía unas vistas preciosas desde la sala de parto hacia un parque… no me puedo quejar, jejeje. Por cierto, parí en el Parc Taulí, de Sabadell y les estoy muy agradecida por el maravilloso recuerdo que tengo. Lo que me fastidiará en un segundo parto es que no pueda estar mi hijo presente…

  5. Buff como te entiendo, mi sueño tb es dar a luz en casa pero el gasto me paraliza un poco. Por otro lado me alegra leerte ya pensando en el parto y un tercero! Me encanta sentirte tan animada, mientras tanto seguiremos luchando por que un parto totalmente respetado pueda y deba ser una realidad en cualquier ambiente

  6. Ira, que bonita entrada! yo tuve un parto en un hospital en el que se juntaron casi todas las “burradas” que has mencionado! jejeje… Para mi siguiente hijo me encantaría dar a luz en casa aunque no se si podré.
    Seguro que tu parto será perfecto! un abrazo!

  7. Fa molta ràbia que un moment tan especial es pugui espatllar depenent de qui t’atengui en el part. Jo vaig tenir molta sort, però no és just qu sigui una qüestió de sort.
    Segur que anirà molt bé! Besos!

  8. Yo creo que te va a ir super bien, ya sea con parto en casa o en hospital, porque ya tienes la experiencia con Mar, y por todo lo que comentas sobre lo que NO quieres que pase en tu parto. Seguro que podrás transmitirle a los médicos, y defenderte 😉 además, puede que te encuentres con una experiencia como la de LaPantigana, me pareció genial 😀

  9. Si quieres parir en casa aún puedes conseguirlo. Porque no pides que la gente que tenga pensado regalarte algo por el nacimiento de tu hij@ que en vez de chorraditas varias, que seguro que ya las tienes todas de Mar, aporten un poco de dinerillo para tu parto? Seguro que iba a ser el mejor de los regalos. Haz que tu lista de nacimiento sea un bote para darle el mejor nacimiento posible a ese bebé. De todas maneras, aunque al final tenga que ser en el hospital, seguro que va a ser una buena experiencia porque cuentas con la información y las ganas para que así sea. Un besote!

  10. yo lo tengo muy muy claro … si tengo mas hijos ( esa es mi intencion ) naceran en casa … segurisimo …. Destrozaron mi parto me trataron de histerica … no voy a pasar por eso otra vez ..

  11. Di qué si!!! Cuanta razón tienes. Muy bien lo del cambio de hospital.
    Algo tan natural y maravilloso como es parir se esta convirtiendo en algo temible para muchas. En los hospitales no respetan tus deseos ni te dan libertad.
    Mi hermana parió en casa a su tercera niña, un parto vaginal después de dos cesáreas, algo impensable en un hospital! Jamás olvidara ese momento, supo lo que es dar a luz, sintió, olió, toco, … Fue libre para decidir como y dónde y el momento fue tan y tan gratificante…
    Cada vez más estamos olvidando nuestros principios.

Deja un comentario