Estimado Sr Llamazares:
Hace poco más de un mes, en plena pre-campaña electoral le lancé una pregunta sobre conciliación a través de Twitter.
Mantuvimos un pequeño “debate”, lo pongo entre comillas porque Twitter no da opción a debatir mucho y cómo me quedó un mal sabor de boca después de nuestro intercambio de tuits creí necesario expresarle mi opinión.
No sé si usted recordará la charla en cuestión, un debate que derivó en una discusión sobre lactancia materna y por el cual se me (nos) tachó de extremistas, talibanas de la teta, etc…
Primero quiero aclarar que mi intención no era crear un debate alrededor de la lactancia y si, puede que sea una talibana de la teta, pero de MIS tetas, lo que hagan las demás con las suyas ni es mi problema, ni me interesa.
Pero este no es el motivo de mi carta, yo quería hablarle de conciliación, palabra con la que los políticos se llenan la boca pero parece que nadie acaba de entender su significado.
Una de las medidas conciliadoras que ustedes proponían era la creación de guarderías públicas.
Bien, cierto es que son necesarias, en mi ciudad hay 900 plazas y evidentemente muchos más niños en edad escolar, pero las guarderías si no van acompañadas de otras medidas como reducciones de jornada por ejemplo no concilian, sino que vuelven a aparcar a los niños, cada vez más pronto para que sus padres trabajen.
Sobre la ampliación de la baja maternal usted me contestó que lo que proponían era aumentar la paternal.
Sí, es necesario, también necesitamos a nuestros maridos, nuestros hijos también les necesitan, pero una baja maternal de 16 semanas es irrisoria, dejar a un niño de menos de 4 meses en una guardería es una pena.
Y volviendo al debate sobre la lactancia, la OMS recomienda lactancia materna exclusiva durante 6 meses, que son más de 16 semanas.
Sí, ya sé que tan sólo es una recomendación y no un dogma, pero y si yo quiero seguir esa recomendación? No estoy en mi derecho?
Y si le dijera que a partir de mañana todas las vacunas infantiles serán de pago? Al fin y al cabo la OMS sólo recomienda vacunar a los niños, no es ninguna obligación.
Supongo que pondrían el grito en el cielo por el atropello a sus derechos.
Pues así me sentí yo, cuando finalizado mi permiso por maternidad decidí no volver a trabajar, y quedarme en casa con mi hija, a nutrirla física y emocionalmente.
Usted dijo que alargar el permiso maternal era un retroceso en igualdad para la mujer.
Cuántas mujeres dejan sus trabajos porque sienten que sus hijos todavía les necesitan demasiado?
Conciliación no es decidir entre criar o trabajar. En mi opinión conciliación es poder hacer las dos cosas, compatibilizar los dos aspectos de nuestra vida.
Cuando hablan de igualdad, de liberación de la mujer refiriéndose a nuestra incorporación al mundo laboral me siento engañada. Han enmascarado de liberación lo que no es más que producción, consumo, etc…
Y nos hemos olvidado de lo realmente importante, lo que está por encima de todo, que son nuestros hijos, que son el futuro, que en la mayoría de los casos están siendo criados por desconocidos y totalmente desapegados.
Supongo que sabrá que en Noruega el permiso por maternidad es de un año y que tiene la tasa más alta de Europa (80%) de mujeres trabajadoras. Le parece eso un atraso?
Poder criar, sostener a nuestros hijos los primeros meses de su vida, y luego poder incorporarnos al mundo laboral con medidas de verdad conciliadoras, reducciones de jornada, teletrabajo, más excedencias, también guarderías públicas por supuesto.
Para mi no es un atraso criar a mi hija, lo necesito, ella también, y la visión paternalista que tienen ustedes los políticos para con nosotras las mujeres me repatea.
Señores, somos mujeres, no niñas, podemos decidir sobre nuestras vidas y muchas decidimos quedarnos en casa. Y no es algo retrógrado perder unos años de experiencia laboral y gastarlos en criar y educar a un hijo que para eso los hemos traído al mundo.
No quiero que me malinterprete, respeto totalmente a la madre que quiere volver a trabajar, y mi pequeña lucha es para que todas podamos decidir libremente. Muchas mujeres vuelven a las 16 semanas porque no les queda más remedio, otras abandonan su trabajo, con la disminución de su poder adquisitivo.
Para mí la conciliación es que todas las familias puedan decidir libremente cómo y quién cría a sus hijos, que no lo decidan las circumstancias y que haya ayudas legales para que esto sea una realidad.
Muchas gracias por su atención.

18 comments on “Carta a Gaspar Llamazares”

  1. Muy pero que muy bien escrito. Se puede estar de acuerdo o no (yo si lo estoy, pero respeto a quien no) pero me parece una exposición clarisima de la nula conciliciación y libertad de decisión que hay en este pais. De todas maneras, faltan también (lo apunto para los politicos) medidas fiscales que ayuden a las empresas a poder extender los permisos maternales. El pequeño empresario se asfixia y el Estado no hace nada, cuando las PYME son las que más empleo crean.

  2. Totalmente de acuerdo, ojalá las cosas mejoren aunque me da la sensacion de que no y que tendremos que seguir teniendo que elegir entre trabajar o criar a nuestros hijos… Un abrazo

  3. La carta está fenomenal….ójala consigamos algo, y avancemos en esta lucha…..pero, desgraciadamente con la panda de inútiles y ladrones que tenemos de políticos, imagino, que si eso no da dinero, no interesa :-((((

    Un besote

  4. Muy bien explicado. No sé, quizá soy un poco iluso, pero me parece que desde hace un tiempo se está avanzando mucho en este tema. Para empezar, ya tenemos claro el concepto “conciliación” (los políticos todavía no) y a partir de aquí hemos de seguir luchando.

    Mucho ánimo y muchas gracias por tu lucha.

  5. Bravo! muy bien dicho. La supuesta igualdad de la derechos de la mujer no es esto que nos quieren vender. Quizá esto no va a cambiar en nuestra generación, pero esperemos que nuestros hijos sí puedan tener derecho a ser padres al 100%.

    Besos!

  6. Genial reflexión Marta! También yo siento que la conversación se quedó en el aire en mi caso… a veces he pensado en decirle que le agradecía que se hubiera prestado al diálogo aunque lamento que lo tomara como un ataque…
    Ojalá la leyera! Besos

  7. Muy bien dicho Marta! Expresas a la perfección lo que sentí con sus respuestas. Me pasa como a Coco, me da pena que se tomara las preguntas como un ataque, y también que no nos “escuchara”, pero ese parece ser el mal de todos los políticos, que se creen que saben lo que necesitamos y se olvidan de escucharnos. Un beso guapa!

  8. Absolutamente de acuerdo, punto por punto. Eso de que alargar la baja por maternidad supone un retroceso en la igualdad para la mujer no hay por donde cogerlo. Ojalá tu carta llegue donde debe y sea comprendida como merece (eso es más difícil…).

  9. Una carta muy completa sí señor. Se nota que la has madurado y has sido capaz de recopilar exactamente el sentir de muchos padres y madres hoy en día.
    Mira, yo tengo un puesto de responsabilidad en mi trabajo. Cuando di a luz tomé mi permiso de maternidad (no me gusta llamarle baja porque no lo es) la lactancia acumulada, todas las vacaciones que me correspondían y después tomé una excedencia de un mes y medio. Cuando me incorporé mi hija tenía ocho meses, y en total había estado más de nueve meses sin trabajar.
    Bien, pues no ocurrió absolutamente nada. Se las apañaron sin mí. La persona que me sustituyó tuvo una oportunidad y hoy ha promocionado. Yo no tuve ningún problema para poder coger de nuevo el ritmo de trabajo, y hoy sigo con mi puesto. Y mi hija me tuvo cerca un poquito más de tiempo.
    No creo que esos sea ningún atraso para los derechos de nadie.
    Fuerza en este nuevo año para seguir luchando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.