Me indigna sobremanera observar que la humillación a la mujer y la violencia obstétrica están a la orden del día, aceptadas y normalizadas.
La mayoría de vosotras ya os habréis enterado del “patinazo” (por llamarlo de forma elegante) que ha tenido la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) publicando una viñetas “humorísticas” (léase en tono irónico) que a mi personalmente más que risa me dan ganas de llorar.
Viñetas en las que ridiculizan a la mujer, en las que se mofan de complicaciones ginecológicas tales como el prolapso uterino, complicaciones por otra parte producidas en muchos casos debido  a sus malas praxis. En las que bromean con prácticas desaconsejadas por la OMS como la cesárea o la episotomía.
Y hay dos cosas en este asunto que me repatean, una es que un organismo oficial como es la SEGO que supuestamente debería velar por el bienestar de las mujeres haya sido capaz de publicar esto.
Por que seamos sinceros, si lo hubiera publicado la revista El Jueves seguiría sin tener gracia, pero no me parecería tan grave.
Lo otro que me tiene quemadísima es leer algunos comentarios (muchísimos en realidad) en el que se nos tacha de “feminazis”, “amargadas” “sin sentido del humor”.
Y me pregunto, como han hecho hoy cientos de mujeres qué pasaría si el colectivo pediátrico se dedicara a hacer chistes sobre niños con cáncer, o los urólogos sobre el cáncer de próstata.
Las asociaciones contra el cáncer evidentemente se rebelarían y armarían un escándalo, no?
Por qué nosotras no podemos? Por que somos tachadas de “feminazis”? Y es por lo que he dicho al principio, la humillación a la mujer y la violencia obstétrica están escandalosamente aceptadas y normalizadas por la sociedad en general.
Basta de tratarnos como a niñas, queremos que nos devuelvan nuestra dignidad, queremos parir tranquilas, en un entorno amigo, sin prisas, sin sueros, sin tijeras, en un ambiente acogedor, queremos ser protagonistas de nuestros partos, queremos traer al mundo a nuestros hijos rodeados de cariño, de calma, de amor.
El cambio empieza por nosotras, sólo nosotras tenemos la posibilidad de cambiar esto, informándonos, perdiendo el miedo, siendo conscientes y también quejándonos ante atropellos como el de la SEGO.
Nosotras tenemos en nuestras manos el cambio, y podremos, claro que si, somos fuertes, aunque nos intenten tratar como a niñas ignorantes.
Espero que la SEGO pida disculpas públicas y que entre tod@s logremos un cambio total en la cultura del nacimiento.
Gracias a todas las que estáis día a día luchando por nuestros derechos, gracias también a la SEGO por unirnos y darnos fuerzas.

7 comments on “En clave de ¿humor?”

  1. Tienes toda la razón, insultarnos y calificarnos de “feminazis” no es sino un mecanismo arcaico para intentar mantenernos con la cabeza agachada. Como bien dices, si saliesen en “El Jueves” seguirían sin parecerme divertidas, pero es el sitio adecuado. Ahora, la gaceta oficial de un colectivo médico… Pues como que no.

    Besos muy de acuerdo,
    Lady Vaga.

  2. Qué razón que tienes!!! Yo cuando las he visto me he quedado de piedra. Cómo se puede ser tan grosero y tan sinvergüenza! Este colectivo ha caído muy, pero que muy bajo!

    Basta ya “Señores” Ginesaurios! Un poquito más de elegancia al menos. Reconozcan que esto se les ha ido de las manos y pidan perdón!!!! Al menos eso!

    Aunque ya muchas de nosotras no confiemos en ellos!

  3. Ira:
    Apoyo totalmente tus palabras y aunque no vivo en España, me da una amargura inmensa que violenten de esa forma a nuestra maternidad. Espero de corazón, que tus palabras dejen ECO y que éstos señores ginecólogos obstétras se comporten a la altura.
    Besos!

  4. Suscribo todas tus palabras y en cierto modo me siento parte responsable cuando ocurren estas cosas.En mi post de hoy he escrito sobre algo que me ocurrió estando embarazada y que debería haber denunciado y no lo hice. Quizá si yo y más mujeres como yo que sufren malas experiencias alzáramos nuestras voces, estas cosas no pasarían…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.