Cada mañana a las 6’30 suena el despertador, lo apago, te busco y te encuentro acurrucada a mi lado, te acaricio el pelo, te huelo, ese aroma dulce que emana de ti…
Me levanto y de puntillas me dirijo a la puerta desde dónde os observo, con el corazón encogido, a tu padre y a ti mientras dormís.
Luego cierro.
Empieza la vida paralela.
Para mi 8 horas de trabajo en las que no dejo de pensar:
¿Estarás bien? ¿Te duele la nueva muela que está saliendo? ¿Habrás llorado? ¿Qué comes? ¿Te han llevado al parque? ¿De qué te ríes? ¿Has dicho una nueva palabra? ¿Me echas de menos? ¿Cuánto tardaría en llegar a casa si pasa algo? ¿Qué hago aquí? ¿Qué haces tú allí?
Pienso que pasan los días y creces muy rápido y no te veo, que nos han robado los besos, los abrazos, las risas, las canciones y los bailes, las lágrimas compartidas.
Pienso que te está criando otra y aunque sé que te quiere con locura y te trata con amor y cariño la envidio.
Y a la vez siento rabia, YO soy tu madre, yo debería estar junto a ti.
Me necesitas, te necesito.
Necesitamos una Conciliación Real Ya. De verdad, no queremos más promesas de guarderías públicas, no queremos más mentiras sobre la liberación de la mujer a costa de sacrificar el tiempo con nuestros hijos.
Quiero propuestas reales que te beneficien a ti, a tu crecimiento, a tu bienestar, que no beneficien sólo al empresario o a la economía.
Necesito, necesitas, necesitamos alternativas que nos permitan nutrirnos afectivamente no sólo 3 horas al día. No quiero volver a escuchar patrañas sobre el tiempo de calidad, necesitamos tiempo en cantidad, la calidad ya la pongo yo.
Hay mucho por hacer, mucho trabajo por delante, lo hago gustosa, por ti, por mi, por Raquel, Mario, Sandra, María, Iván, Sarai, Julio, Manuel…
Quiero trabajar, pero también quiero vivir, vivirte.
Nos beneficiamos todos.
Y tú, quieres cambiar las cosas?
Únete a nosotr@s, trae tus ideas, tus propuestas, trae contigo una bocanada de aire fresco y trabaja con nosotr@s codo a codo, tecla a tecla.

23 Comments on Conciliación Real Ya

  1. Ira, es que es tan triste.. cuantas madres se sienten y nos hemos sentido asi? que nos roban el tiempo con nuestros pequeños! Gracias por contarnos ese nudo que tenias.. Un besazo!

  2. Enhorabuena Ira, por sacar todo lo que llevas dentro y hacernos partícipes de este deseo de cambio. Tus palabras reflejan las ganas de luchar frente a esa tristeza tan injusta. Ánimo y fuerza con el día a día, ojalá logremos un cambio!! Besos

  3. Cuantas veces me he sentido así… y he llorado por ello. Sobre todo cuando se cumplieron las 16 semanas (mal llamadas 4 meses)de baja maternal.

    Perdona q comente tan tarde, había leido el post pero no había podido comentar.

    Algo se mueve! y eso siempre es bueno.

  4. Lo has contado tal cual es….muy bien dicho!!!

    ójala se convierta en realidad, por un futuro mejor ¿es que nadie se para a pensar en que nuestros hijos el día de mañana serán adultos?

    Besos

  5. magnífico blog, magnífico post, magnífica causa.
    Una verdad desgarradora que solo se entiendes cuando la vives. Te sigo, os sigo… “el grano no hace granero pero ayuda al compañero”
    Un saludo!

  6. Lo has explicado genial, me he apuntado al final de la lista, porque yo pongo en mis blogs ese enlace, pero no salgo en ningún link de los que veo en los blogs, ¿sera porque soy de WordPress ahora? Besos

Deja un comentario