La mayoría de personas de mi entorno más cercano, padres, hermanos, amigos… Tienen una ideología política de izquierdas.
Unos se proclaman comunistas, otros socialistas, algunos anarquistas, la tendencia predominante es la izquierda´, más moderada o más radical.
Nos llenamos la boca con palabras como tolerancia y repeto, somos antiracistas, antifascistas, antisexistas, rechazamos la homofobia…
Pero ay!!! Cuando hablamos de infancia, de educación, de crianza me pregunto si de repente se les ha olvidado el significado de todos esos conceptos y me doy cuenta de que los niños siguen siendo ciudadanos de segunda.
Que un policía agreda a un manifestante nos parece violencia, que un padre pegue a su hijo nos parece educación. Como hemos llegado a estas contradicciones?
En la mayoría de los casos perciben al niño como un ser al que hay que domar, domesticar, someter…
¿Cómo pretenden crear una sociedad igualitaria si en el mismo seno familiar se está ejerciendo la autoridad vertical?
Ellos se convierten en pequeños dictadores, sus hijos en futuros adultos sumisos, borregos preparados para obedecer.
Por muchas vueltas que le doy solo consigo llegar a la conclusión de que estamos metidos hasta las trancas en esta sociedad autoritaria y patriarcal, que aunque luchemos contra ella, nos han convencido de que eso es lo “normal” y somos incapaces de ver más allá de nuestras narices.
De cuestionarnos pq les hacemos a nuestros hijos, los seres que más queremos, todo aquello contra lo que luchamos.
Empezamos en el mismo momento de su nacimiento, en algunos casos decidiendo cómo y cuándo nacen (inducciones y cersareas programadas).
Les negamos en aras del progreso y la independencia su alimento natural: la lactancia materna pq esclaviza.
El trabajo esclaviza, dar de mamar a tu hijo es un placer y un derecho tuyo y sobretodo suyo.
Cuando encontramos un niño de 16 meses, 24, 32 que sigue mamando nos escandalizamos pq eso no es lo normal.
Señores durante miles, millones de años los niños han mamado hasta los 2, 4 e incluso 6 años, eso es normal, lo que no es normal es que un niño no sepa a qué sabe la leche de su madre, que un niño mame un mes, eso no debería ser normal.
El progreso (hablando de lactancia artificial o cesáreas) sería estupendo si se usara en casos absolutamente necesarios, no pq si, pero lo tenemos tan asumido en nuestro subconsciente que ni paramos a pensar.
Desde que nacen les negamos nuestro calor y nuestro contacto, a penas los tenemos en brazos, no dormimos con ellos, para que no se acostumbren y sean independientes.
A ver si nos enteramos de una vez que un bebé nunca puede ser independiente, no puede valerse por si mismo y depende absolutamente de nosotros para todo.
Nos necesitan para que les acompañemos en el difícil camino de la vida y del crecimiento.
Cuando no ason tan bebés empezamos con las órdenes, decidimos absolutamente todo por ellos.
¿Pero no queríamos que fueran independientes???
Y evidentemente hay cosas que dependen y deben decidir los adultos, pero la mayoría se pueden consensuar, negociar…
Y vuelta a las contradicciones, llega la adolescencia y queremos decidir como visten, como se peinan, con quien salen… Coartamos su derecho a elegir su personalidad.
Y así sin darnos cuanta la historia se repite, es el pez que se muerde la cola, nuestros hijos criarán a nuestros nietos según la “normalidad”.
Esto es un grito a la reflexión, pq como idealista empedernida quiero y me gusta pensar que podemos cambiar la “normalidad” que yo puedo cambiarla, que ya lo estoy haciendo.

Sé que no tiene naaaaada que ver con el tema, pero quería enseñaros esta foto de mi Gordipulguita preciosa.
Un abrazo!

18 comments on “Contradicciones”

  1. Totalmente de acuerdo contigo Ira, creo que estamos en una sociedad que asume como normal ese tipo de actitudes con los niños, es como algo que esta de “fabrica” es así y punto… Una pena y una mierda. Mientras algunos intentaremos hacer las cosas de forma diferente. La gordi esta guapísima, tiene una cara de felicidad!!!

  2. deacuerdisimo en todo… aii me has recordado a mi marido dandole ordenes a los niños, q haz esto, traeme eso… yo le digo q no son perritos para q les ordene… estamos tan metidos en esta sociedad q lo vemos todo normal, y al final de adultos nos “la meten dobla”…
    aiii tu niña q guapa, q gorda, q todoooo

  3. QUE HERMOSA TU HIJA!!
    La verdad que muy sincero lo que decís, mucha razón.
    Yo también creo que estoy haciendo algo para cambiar el mundo. Criar a mi hija sin violencia, es mi granito de arena para que cada vez haya menos violencia en el mundo.
    Los adultos. Los entiendo. Por muy liberales que sean, como vos decís, políticamente… No te olvides que la mayoría seguramente tuvo una infancia difícil, una madre que no los MIRÓ, falta de besos y abrazosl, de teta… Y no tuvieron otra opción más que “internalizar” o convencerse de que esa manera en que fueron (fui) criados es buena y hay que seguir con esa teoría… A veces cuesta salirse del molde. Esa es mi manera de entender porqué los adultos siguen pensando así sobre crianza…
    Besitos.

  4. Hace poco hice una reflexión parecidae n mi blog, sólo que yo miré atrás y en la hkistoria que nos precede como principal factor de ‘forjado’ de nuestra ofrma de pensar y de actuar. Nos damos de cabezazos contra un muro y estamos tan ocecados en tirarlo abajo que no nos damos cuenta que hay una puerta, la crianza de nuestros hijos que son el futuro!

  5. Ostia guapa, que razón llevas!. hace un tiempecito que te leo y me encantas.Doy mucho valor a la gente que os atrevéis con los blogs y con vuestras experiencias de crianza, nos ayudáis mucho a las que estamos por detrás leyendo en silencio, es una experiencia muy enriquecedora. Es difícil, porque como dices, a veces, para educar en libertad todo está en contra y leeros a vosotras es un apoyo. Gracias Ira y Mar por contar vuestras cosas

  6. Ira, totalmente de acuerdo, esta sociedad en la que vivimos es totalmente autoritaria con los niños y por lo general se les deja muy poca libertad. Lucharemos por aportar nuestro pequeño grano de arena desde nuestros lugares, con nuestros hijos y proclamándo allá donde podamos nuestra crianza respetuosa y consciente. Un besazo.

  7. Es tan dificil romper los esquemas!!! Me consuela ver que somos cada vez mas las que elegimos hacer las cosas diferente…RESPETAR a nuestros hijos… aunque no es facil remar contra la corriente, vale la pena sin duda!!! Sigamos en la lucha amiga!!!

  8. Buenísima la reflexión.
    La base de la educación de nuestros hijos/as debería ser el respeto. Respetar su individualidad, son personas con plenos derechos, respetar sus tempos, sus elecciones y decisiones.
    Una manera de expandir esta “manera” de criar, es haciéndonos ver, haciéndolo habitual a los ojos de los que no respetan e imponen sus decisiones a los niños.

  9. Ira, tu nena está hermosa, para comérsela 🙂 Pienso igual que tú, no hay manera de que lleguemos a ser la sociedad que la mayoría deseamos si seguimos tratando así a nuestros niños, haciéndolos crecer entre prácticas de dominación y adiestramiento disfrazadas de crianza, y lo pero de todo, por su bien, supuestamente.
    Saludos!

  10. Ira, la gente es así,mucho progresismo, mucha defensa a todo lo que dices pero ¿y los niños?, ¿qué pasa con ellos?, con ellos todo vale…y una se harta ya de siempre lo mismo….hasta tal punto que estoy a la defensiva cuando le dicen algo a mi hijo….
    Ellos son los seres más vulnerables e inocentes de la Tierra….y sobre todo, son nuestro futuro. ¿De verdad queremos seres sumisos y violentos e inmensamente infelices en el futuro? Yo tambi´´en intento cambiar el mundo con la forma de criar a mi hijo. Y si, estoy segura que entre todas cambiaremos el futuro. Un abrazo, me encantó leerte 😉

  11. Pues somos muchas intentando cambiar las cosas, yo quiero pensar que poco a poco podemos conseguirlo. Ya sabes que soy una idealista empedernida como tú.

    Qué grande y que guapa esta Mar, si parece una mujercita. La adoro!!

  12. Que sí, que tienes toda la razón, y aún queda mucho por hacer, pero una nueva generación está llegando gracias a esas madres y padres que están empezando a criar con respeto y amor. Poco a poco cambiaremos el mundo…

    Y Mar está para comérsela a pedacitos!!!!

  13. Preciosa la fuerza que desprende este texto Ira, es una declaración de principios y voluntad al cambio. Lo comparto completamente y me encanta leerte. Te echaba de menos. La nena está cada vez más linda, besitos.
    PD: Durante estos días te he dejado un par de cositas en mi blog 🙂

  14. Excelente reflexión!! Totalmente de acuerdo contigo en todo!! Nosotras podemos hacer mucho desde nuestro hogar con nuestros hijos, con amor consciencia y respeto!

  15. Totalmente de acuerdo contigo. Mi hija toma pecho con 17 meses y la gente me dice que va a tomarlo hasta que se vaya de casa, que ya tiene que comer “comida”. Acaso el pecho no es comida? Y la mejor para ella. Ójala todo el mundo pensara como tu.
    Y gordipulgui está para comérsela. Un besote

  16. Efectivamente, y si respetas tu instinto y sus necesidades fisiológicas o tratas de educar no dictar, de que aprendan a decidir no a someterse, de que comprendan el porqué de las cosas no simplemente qumblan, te tachan de blanda, ilusa, y no te dicen que eres gilipollas porque se cortan un pelo. Pero me da igual, seguir, criando como creo que es lo correcto y respetando a mi hija y a sus necesidades. La nena estaba preciosa en la foto, ahora debe de estar mucho más mayor 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.