Hoy hace una semana que empecé a trabajar y creo que el balance es bastante positivo.
Esta primera semana he trabajado solo 5 horas diarias, de 9 a 14 h, ha sido un buen horario para adaptarnos un poco las dos al cambio.
A las 8 papá de gordipulguita la llevaba a casa de unas amigas mías que tienen una hija de la misma edad que ella y se queda allí hasta las 13’30.
Me han dicho que lo ha llevado súper bien, no ha llorado, ha jugado mucho con su amiguita Uma, ha comido bien, ha echado sus siestas, algo más cortas de lo normal.
Por mi parte he conseguido desconectar por completo durante la jornada laboral, tengo tanto trabajo que apenas puedo pensar en otra cosa que en organizar mi tiempo para terminar toda la producción a la hora.
Me he pasado una semana haciendo kilos y kilos de raviolis (de carne, pescado, jamón, foie, ricota y espinacas), gnoquis, focaccias, croquetas… Corriendo y pasando calor entre zumbidos de hornos, campanas estractoras, amasadoras, máquinas corta pastas…
Tengo que reconocer que el resto del día los he pasado un poco apesadumbrada por el poco tiempo que me queda para estar con la peque, pero supongo que me acostumbraré pronto a este nuevo ritmo de vida vertiginoso.
Por otra parte os tengo que confesar que tengo sentimientos encontrados.
Me descoloca un poco que después de 14 meses de pasar 24 horas al día con la niña la deje y se quede tan feliz, por una parte me alivia, me gusta saber que se queda contenta, que no llora, por la otra… me da la impresión de que no me echa nada de menos y se me hace raro. Estoy tan acostumbrada a escuchar que los niños lo pasan fatal, que lloran, que no quieren separarse de sus madres… Que la reacción de Mar me tiene despistada.
No sé si pensar que es bueno, que no llora porque se siente segura, que está acostumbrada a estar con mucha gente y por eso no lo pasa mal, o si pensar que está totalmente desapegada de mi…
Es absurdo, no? Debería sentirme feliz de que lo pase bien sin mi.
A partir de mañana empiezo la jornada completa de 8 a 16’00 h, tendremos que volver a modelar nuestras “rutinas”, pero visto lo visto creo que nos irá genial.
He observado que soy bastante más rápida trabajando que la chica que me enseña y como al final de semana me salen 48 horas trabajadas un poco más alante intentaré negociar salir antes los domingos para poder seguir disfrutando de nuestros domingos de campo, no sé si me lo darán, pero creo que si respondo a las espectativas puedo conseguirlo, así que ese es ahora mi objetivo, demostrar que durante la semana puedo adelantar trabajo para poder escaparme los domingos a las 13’00 y pasar un ratito más con mi familia.
Os dejo una foto que le hizo mi hermana a la peque el domingo en el campo, me encanta, tiene como un aura etérea…

15 comments on “Primera semana de trabajo y adaptación”

  1. Ira, seguro que te irá fenomenal. Te puedo asegurar que es mejor que se quede feliz porque yo estuve a punto de tirar la toalla y coger una excedencia por lo mal que lo pasaba mi gordita, aunque también es cierto que un par de días según ha llegado a la guarde se ha tirado a por la cuidadora y tampoco me ha encantado… pero siempre es mejor verla feliz. Me alegra que te vaya bien. Y por cierto, gordipulgui está preciosa!!! Un besote.

  2. Genial que se haya adaptado tan bien. Para nada pienses que que tiene desapego, todo lo contrario, tiene un apego seguro que la ayuda a adaptarse bien. Además el hecho de quedarse con gente que ya conoce y con una amiguita con quien jugar, seguro que influye mucho en que lo lleve también. Acuérdate, con el horario de noche , que no podía dormirse sin ti.
    A ver si consigues camelarte al jefe y disfrutar de esos domingos camperos.

  3. Hola, Ira. Como me alegro que todo haya ido tan bien. Ya tenía ganas de saber cómo os iba… No dudes ni un minuto de que vuestro vínculo no es fuerte. Precisamente porque Mar tiene la mochila muy llena de besos, mamá, teta, cariño y amor, puede pasar unas horas sin ti y sentirse también feliz. A ver como os va el aumento de horas la semana que viene. Puede que tambien lo lleve bien o que ya se le haga un poquito más largo. En todo caso, no hay problema de apego, seguro.
    Un beso!

  4. Es normal que tengas sentimientos encontrados, pero supongo que el hecho de que ya conozca a tu amiga y a su nena hace que no sufra tanto.
    De todas formas como ya te han dicho es mejor que lo lleve a bien a que sufra por la separación.

  5. Preciosa, estoy totalmente de acuerdo con lo que te han dicho, la niña esta convencida de que vuelves y ese tiempo lo vive de forma divertida, lanprueba clara es que cuando te ve esta feliz, mamando, dando cariño… También creo que la gente con la que se queda le hace sentirse bien lo cual es maravilloso, eso no tiene precio… La gordi se queda con mi madre desde que yo empece a trabajar y nunca ha llorado, pasa las mañanas bien riendo y jugando y cuando entro por la puerta grita de emoción!!! Como te gandujo Miriam, creo que tiene la maleta llena de amor, cariño y confianza… Un besazo

  6. A mí me pasaba igual, con la diferencia de que mi hija lloraba un montón al dejarla, al principio. En ese momento me sentía fatal por tener que dejarla, pero curiosamente cuando al cabo de los días vi que dejaba de hacerlo también tuve una crisis en plan “a ver si ahora es que le doy igual”… en fin, nosotras también nos tenemos que adaptar, suerte que al trabajar uno se absorbe y el tiempo pasa enseguida para volver a estar con ellas!

  7. Qué preciosa niña! seguro que tiene su mérito la cámara y la fotógrafa, pero con esa mirada dulce, y esa carita de ángel ya tienen mucha ventaja!

    Respecto a tus sentimientos encontrados, te entiendo. Yo también me alegro mucho que Gabriel quiera tanto a mi mamá y se quede feliz con ella, pero a veces sí me dan celillos =S pero lo pasarías peor si ella se quedara llorando, así que digamos que es el menor de los males. Y como ya dijeron en los comentarios anteriores, no creo que sea desapego, está segura que su mamá va a regresar, y seguro que aprovecha al máximo el tiempo contigo.

    Abrazos a las dos 🙂

  8. bien!! es impagable que la gordi se queda contenta Ira! de lo contrario seria muy duro para vos tener que dejarla! sos muy afortunada! Me alegro un monton! Un besoteeee!

  9. m’alegra molt que vos adapteu bé! jo també tendria aquests sentiments enfrontats, però en realitat és fantàstic així 😀
    treballes diumenges i tot? 🙁 quin dia lliures? estaria molt bé sortir més prest els diumenges i disfrutar un poquet més de sa família i sa casa de camp…
    un besote maca!
    pd: quina passada de foto, aquesta nina és preciosa, i té uns ulls!

  10. Justo llevaba unos días pensando en cómo os habría ido y descubro esta entrada!! Por el momento parece que la cosa no podría ir mejor, me alegro mucho!. Estoy con las demás, si la vieras sufrir se te harían eternas las horas de trabajo y también creo que el hecho que luego esté contigo como siempre será señal de no estar estresada. Ojalá consigas esas horitas extra de domingo!!

  11. Me encanta la foto!!!! Esta preciosa! Parece un hada!

    Lo de la adaptación, seguro tiene que ver que ya pasa del año de edad.. Tiene muchas cosas que hacer, que indagar, como para preocuparse si tu no estas. Seguro se emociona muchísimo cuando te ve volver.

    Cuando yo volví a mi trabajo, el peluche tenia apenas 4 meses. Principio no se quejaba ni con Mi mama ni con mi suegra, pero se desquitaba en las noches, aprovechandome todo lo que podía aunque tuviera que despertaras veinte veces cada noche para que yo lo cargara. Fue creciendo, a los 6-7meses comenzó a llorar cada vez que me iba, y yo lloraba con el.

    Creo que escogiste un buen momento para volver a trabajar, seguro que si existe ese apego hacia su mama, solo que ella ahora es un poquito mas independiente y paso la edad de la ansiedad de separación.

  12. Me alegro de que todo vaya tan bien! Como comentaba en un tweet esta mañana la mía todavía llora cuando me voy, y han pasado 6 meses desde que me incorporé. Te aseguro que es un suplicio irse a trabajar y dejarla llorando, no poderla consolar…

Deja un comentario