Cada mañana de camino al trabajo coincido en el autobús con 2 niños y sus respectivos padres/madres.
Levo unos días observándolos y pensando en cómo podemos influir los padres en el carácter y la forma de actuar de nuestros hijos, en como los hijos son nuestro espejo y en cuanto cuidado deberíamos poner en lo que decimos o hacemos delante de ellos.
Los niños en cuestión deben tener unos 7 años, ya que comentan orgullosos que ya terminan segundo de primaria. Qué mayores!
Uno de ellos no para de hablar de dinosaurios, se sabe todos los nombres, lo que comían, si volaban o corrían… El otro lo observa sin pestañear.
La madre del segundo niño, le dice al padre del primero:
Uy! Que hijo más listo tienes, el mío además de tonto es vago, vago de remate!
A mi casi se me salen los ojos de las órbitas mientras el niño nombrado se ríe y afirma que es un vago.
El padre del primero sale en defensa del segundo diciendo qué como va a ser tonto, que habrá que buscar algo que le interese…
La madre replica: Nada, este es más corto que las mangas de un chaleco…
Me muerdo la lengua para no intervenir.
El primer niño se baja del autobús, de la mano de su padre y dando saltitos feliz.
La madre del otro dice: Y este niño que se ha creído?? Será listillo, anda que…
Yo no salgo de mi asombro.
Y para rematar la jugada y humillar un poco más a su hijo empieza un monólogo, sobre lo ridículo que va a estar en el baile de final de curso con un polo rosa, que qué verguenza, que mariconada, te voy a ver y me voy a partir de risa…
Luego se quejará de que su hijo no la respeta y no es para menos.
Lo siento, pero yo tampoco respeto a este tipo de madres, incapaces de mostrar un mínimo de respeto, afecto y empatía por sus hijos.

19 comments on “Niños y etiquetas”

  1. Jolín, que triste me has dejado… Estas situaciones a parte de cabrearme, me entristexen en lo más profundo. Si esta madre hace esto, imagínate cómo la deben de haber humillado a ella… aunque una cosa no justifica la otra, evidentmente. En fin, una pena.

  2. Menuda forma de machacarle la autoestima al pobre chaval. Como dices, luego no se le podrá pedir al niño que ofrezca aquello que no ha recibido.
    Muy triste, pero muy real. De hecho, es mucho más generalizado mostrar a los niños aquello que hacen mal que lo que hacen bien.

  3. Uff, me he quedado alucinada!! Pero menuda barbaridad!! Pobre niño, qué penita me ha dado… Tú oyéndolo en directo debiste sufrir mucho más todavía!!

  4. que pena, pobre niño, seguro ya cree que es un tonto y un vago…. hay cada madre suelta por ahi, que no merece llamarse madre….

    Soy nueva en tu blog, y pasare seguido por aqui

  5. Bienvenida! Te sigo yo a tí también.
    Si chicas, cada mañana los encuentro y las perlas de esta “señora” no tienen desperdicio. Todavía no ´sé como he conseguido aguantarme y no decir nada…

  6. Me quedo muerta… el ser testigo de situaciones así te hace darle aún más valor a lo importante que es tratar a los niños como lo que son, personas con capacidad para comprender y aún más para asimilar!! Yo creo que si me los encontrara cada mañana en una de esas le diría algo al niño, alguna palabra amable o algo… qué situación!

  7. Tenemos que tener mucho cuidado en lo que decimos delante de los niños, mi tortuguita mayor tiene 7 años y es una esponja de todo lo que escucha. Y sobretodo no decir los defectos delante de el, que si que todos tenemos defectos, pero de tan pequeños no hace falta que sepan que es eso. Tenemos que subirles la moral y no hundirles como esta señora. Fijate con 7 años… no tiene ni tiempo para cambiar el caracter…

  8. Que fuerte, alucino con la gente que es así… Esas etiquetas son muy dificiles después de quitar y ese niño crece teniendo claro que es tonto y vago, si eso es lo que piensa su prpia madre de él, será verdad no? eso es lo que debe de pensar el crío. Que pena… Un besito

  9. Què fort que passin aquestes coses, pobre nen!
    Ira, he fet uns canvis al meu perfil i m’he inspirat en el teu bloc, perquè m’agrada molt. En definitiva, he fet un plagi en tota regla. hehehe

  10. Qué situación tan más fea… porque también decirle algo a la mamá no serviría de mucho, seguro ella piensa que actúa bien al ser “sincera” con su hijo. Pero como saber si es realmente vago, si no lo ha dejado hacer nada… apenas le proponen que busque algo que le guste, y ella dice “no puede”, claro, el niño le cree a su madre.

    No nos damos cuenta el daño que les hacemos, así como podemos motivar el buen comportamiento con un simple “Gracias” o “Me gusta cuando haces tal cosa”, podemos acabar con su buena actitud con nuestra amargura. Eso también es maltrato infantil!

  11. Bufff… pero es que esta mujer a parte de no respetar a su hijo (pobre niño) es una auténtica burra y una inculta… reírse porque va a llevar un polo rosa.. ahí fomentandole la autoestima al niño, la homofobia (por lo de mariconada…), el cinismo (delante del primer niño una cara y luego lo pone verde…) en fin… luego se quejará… madre mía…

  12. que madre más irrespetuosa, y no se da cuenta de que es ella misma la que está encasillando a su hijo con esas afirmaciones, él es lo que sus padres le nombran… quizá de mayor sea un vago, quizá no, pero esa actitud de su madre no ayuda, le hará un hombre inseguro

Deja un comentario