Necesitamos adultos creativos, seguros de si mismos, con autoestima, con capacidad de decisión, cariñosos, sensibles, empáticos, justos, capaces de protestar, con ilusiones, con ganas…
Estos futuros adultos son nuestros hijos y en nuestra mano está el cambiar el mundo, esta es nuestra pequeña/gran revolución.
La base de la educación actual es esa en el mayor de los casos, autoridad vertical, sumisión, el si porque si sin atender a razones, el estáte callado, el no te muevas, el porque yo lo digo, el no lo cojo en brazos porque se acostumbra, el no duermo con él porque se malcría…
Dejemos a nuestros hijos crear, rebelarse, opinar, decidir, abracémoslos, besémoslos, tratémoslos con justicia, con empatía, discutamos las normas con ellos, démosles libertad de acción, decisión, dejemos que den rienda suelta a su imaginación, que corran, salten, se ensucien, griten, se enfaden, rían o lloren.
Sólo así se convertirán en adultos libres, sólo así serán justos y empáticos, cariñosos y sensibles, sólo así y sólo ellos harán del mundo un lugar mejor.
Criar con apego es mi forma de cambiar el mundo, tengo el mundo entre mis brazos mamando y ni siquiera lo sabe…

8 comments on “Niños sumisos = Adultos no reactivos”

  1. Esto es algo de lo que he hablado mucho con la pedagoga de AT. Hoy en día se ven muchos niños que es como si no estuvieran aquí, “niños seta”, los típicos niños que todo el mundo califica como “buenos”. En realidad, es posible que algunas de esas conductas tan pasivas sean mucho más preocupantes y puedan determinar el futuro de adultos que ser lo que los niños tienen que ser: inquietos, creativos, aventureros y movidos…

  2. Claro, estoy convencida de que muchos de los problemas de las distintas sociedades se resolverían si dejáramos de empeñarnos en tener hijos “buenos”.
    Excelente reflexión.
    Saludos.

  3. Quin post més bonic Ira. Totalment d’acord amb que dius.
    Per mi l’objectiu principal no és aconseguir que el meu fill sigui “un bon nen”, el meu objectiu és veure’l amb un somriure a la cara, així que intento donar-li l’amor, la pau i els estímuls perquè ho aconsegueixi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.