Desde que nació Gordipulguita no me he separado de ella, excepto en momentos puntuales para trabajar, he trabajado poco la verdad, aprovechando alguna baja o sustitución que me ha salido.
Llevo 14 meses dedicada día y noche a ella, la crianza está prácticamente en mis manos, papá de gordipulguita ha ido delegando todos los aspectos de la crianza en mi.
Yo la visto, la baño, le cambio los pañales, le hago y doy la comida, la paseo, la duermo, juego con ella, le doy teta, le hablo, le leo, le canto… Yo, yo, yo…
No me importa hacerlo, al contrario, lo hago con gusto, pero últimamente pienso mucho que ya no soy YO, ahora soy solo MAMÁ, no tengo ni una sola parcelita de mi vida para mi, ni siquiera estos momentos de relax son absolutamente míos, la maternidad ha inundado mi vida.
Hace 14 meses que no voy a la peluquería, no sé cuanto que no me depilo, mi pelo da pena, mi ropa más, necesito ir al dentista, a veces me da la impresión que a lo largo del día no he mantenido una conversación con nadie, sólo hablo con mi hija, y todavía no obtengo respuestas.
No es que necesite separarme de mi hija, pero es como si necesitara saber que soy algo más que mamá.
Lo peor de esta situación es que me siento culpable por sentirme así, por estar a veces cansada y agobiada, por desear poder bañarme tranquila, o dormir un día hasta las 10 o echarme una siesta sola.
O una vez a la semana ir a yoga, o a tomar algo con una amiga.
Papá de gordipulguita trabaja, aparte los sábados tarde se va siempre a jugar a fútbol, me da envidia que sea capaz de tener su tiempo fuera sin sentirse culpable.
Luego está otro punto, como sólo estoy con mi hija y mi vida se limita a eso cuando quedo con alguien es como si hubiera perdido capacidad social, no tengo nada que contar que no sea sobre Mar, qué voy a contar si no hago nada más que estar con ella???
Me pregunto si esta sensación es normal, si os pasa a todas o de golpe me he vuelto mala malísima, tenéis vida más allá de vuestros hijos? Cómo lo hacéis?

20 comments on “Marta o Mamá, quién soy?”

  1. Te entiendo tanto Ira!!! Muchas veces me siento igual…es mas: siento que deje de interesarle a muchas personas que antes me consideraban muy divertida…Desde que renuncie a mi trabajo para dedicarme 100% a ellas siento que estoy bastante sola, de no ser por ustedes, claro! No te sientas mal, porque todas deseamos esos ratitos para nosotras, y no tiene nada de malo, sin embargo, tranquila, esos ratos vuelven te lo aseguro…te faltan 2 añitos mas eso si…:)
    un cariño grande bombona!

  2. Gracias Bren, sé que es normal, a veces me siento muy sola y me da la impresión de que esto se me queda grande y no voy a poder con ello… Menos mal que estas rachas me duran poco y luego resurjo con más fuerza. Un besote!

  3. Yo también me siento sólo mamá y estoy súper desconectada socialmente hablando. Creo que por eso he pillado con tantas ganas esto de escribir un blog y leer y comentar vuestros blogs. Eso y los ratitos en twitter se han convertido en mi nueva vida social. 

  4. Me identifico con tus palabras porque últimamente siento algo parecido. Tengo la sensación de que, a veces, mi cabeza no da para nada más que no sea nuestro universo mamá-hija y me gustaría dedicar tiempo a estudiar (o a comerme un yougurt sin unos dedos dentro). No es sólo falta de tiempo material sino de agilidad mental. También extraño el yoga, pero como tampoco tengo un clavel pues las actividades extra me traen más sin cuidado.

    Para acabar con la sensación de abandono a mí cuerpo, me voy cuidando en casa a base de mascarillas caseras, tutoriales de yoga y danza del vientre… con la pequeña rondando se aprovechan de otra manera!

    Sin embargo, no me siento sola socialmente, aunque a penas vea a mis amigos, porque me estoy creando un cibercolegueo que me encanta! Hablo con vosotras a diario, compartimos inquitudes y alegrías, pienso en vosotras, en vuestros hijos y os siento cerca… me importa un pito que me digan que esto no es relacionarse porque a mí, no sólo me vale si no que me reconforta, me permite expresarme, sentirme parte de algo y alternarlo con los huequillos que van surgiendo durante el día. Ánimo, para nosotras no eres mamá. Eres Marta, la super mamá.

  5. Mousikh, Cocolina, tenéis razón las dos, esto también es vida social, y a mi también me reconforta teneros, leeros, poder compartir todo esto con vosotras.
    Gracias por estar ahí y formar parte de esto 🙂

  6. Haz lo que te pida el cuerpo, lo que te pida el corazón, es muy importante que te sientas a gusto contigo misma. Si necesitas salir un día hazlo, no te sientas mal por eso, seguirás siendo la mejor mamá del mundo.
    Yo no tengo esa sensación, pero tengo mis espacios personales al día, que quizás sean para escribir en el blog o para hacer algún trabajo manual, casi siempre vinculado con Acher, pero es lo que me pide el cuerpo ahora mismo, no necesito más.
    Es necesario que te sientas bien contigo misma, busca tu equilibrio, poco a poco, sin prisas.

  7. Te entiendo porque desde noviembre del 2008 estoy como tu, si voy a la pelu, pero para tapar las canas y nada mas…lo de ir de compras, ya lo doy por perdido…mi armario el pobre está a la moda de los años 50 casi!.
    A veces me siento con muy poco ánimo porque estoy cansada de estar siempre en casa, siempre haciendo lo mismo, cuidando de las niñas y nada mas…no hablo con personas adultas, sólo con mi principe por la noche y con mis padres algo al mediodía pero la verdad tampoco es mucho.
    Ánimo y la verdad es que pienso que merece la pena hacer este gran esfuerzo!

  8. Hola Ira,
    Gràcies per fer-te seguidora. Ara mateix me’n faré jo també de tu i així podrem seguir els posts que anem escrivint.
    Jo tinc un baby de 4 mesos i això del què parles, és exactament com em sento. Jo et diria que encara que el teu home tingui que treballar, per exemple ell podria donar de menjar i passejar a la nena el dissabte matí/migdia i així tu podries fer srevir aquestes horetes per pelu, cine, dinar amb amigues … Necessites tenir alguna il.lusió a banda ser mama per anar tirant i carregar piles. Al menys és el que jo necessito

  9. Cartafol por supuesto que vale la pena! Eso no lo he dudado ni un solo instante, y si pienso en dejar a Mar para irme a algún sitio sola me doy cuenta que tampoco es lo que me apetece, creo que la base del problema es simplemente cansancio y que todo recaiga sobre mi, si papá de gordipulguita pusiera un poco de su parte y no tuviera que estar yo pendiente de TODO seguro que las cosas serían muy diferentes.

  10. A mi me pasa lo mismo, ya tiene casi tres añitos, y siento que soy yo para todo. Papá lo lleva al cole, pero después no llega a casa hasta las 10. Los fines de semana sale con sus amigos al aperitivo y el domingo me voy a comer con mi madre y hermanos. Yo, yo, y yo. Y las poquísimas veces que se lo lleva a dar un paseo voy y me apunto!
    Será el gen de madres, cansadas y culpables para toda la vida!
    Paciencia, cariño, se pasará!

  11. No eres la única que ha pasado o esta pasando por esa situación, aunque se que eso no es aliento ninguno. Trata de acostumbraste a hacer cosas con tu hija, me refiero, a cosas de adultos en las que la puedas integrar. Bañate con ella, pon su bañera a tu lad en la ducha, así la cuidas y disfrutas tu un poco. Tienes que ir a la peluquería? Yo logre ir con mi mama, mientras me cortaban el cabello, ella cuidaba al peluche. Quieres salir a tomar algo? Llevatela, sea con una amiga o sola las dos, o trata de congeniar con alguna vecina con niños para que se reúnan en tu casa la suya a tomar un cafe a media tarde, al menos están en la misma área y los temas de niños no serán aburridos.

    Yo tengo 5 años sin ir al cine, de hecho pase como dos años sin ver televisión. También soy yo la que hace el 99,99% de las cosas del niño, mi esposo solo se encarga cuando realmente yo no puedo, es que hasta soy yo quien lo lleva. Lo busca a la escuela, cuando el papa puede hacerlo, peluche pide que lo lleve yo, esta acostumbrado mas a mi, mas apegado a mi.

    Somos mamas, pero no deberíamos dejar de ser nosotras mismas…. Tenemos que integrar a nuestros hijos a nuestra vida, no solo ellos absorbernos en la suya. Espero pronto te sientas mejor.

  12. Pues yo creo que tu faceta de Marta no debes abandonarla. Está muy bien eso de ser madre a tiempo completo, pero algun dia tu hija volará y tu necesitas haber seguido cultivando tu persona. Porque si bien es cierto que cada etapa es diferente, una madre también es una mujer, una pareja, una persona. Puedes darle todo a tu hija aunque a veces desconectes. Incluso para ella también es bueno. Al menos eso pienso yo. Un abrazo.

  13. Hace poco he leído Mujeres visibles, madres invistibles de Laura Gutman y me ha gustado mucho como aborda este tema, me ha hecho darme cuenta de muchas cosas y ahora lo veo de otra manera, realmente he profundizado en los sentimientos que a veces me embargan. Te lo paso por si te apetece echarle un vistazo:

    “Un punto de vista femenino respecto a la paternidad

    No son tiempos fáciles para varones ni mujeres. Nosotras hemos conquistado el mundo masculino y los varones han perdido sus identidades históricas. Necesitaremos algunas generaciones para volver a situarnos en un mundo sin reglas fijas.

    La paternidad también ha dejado desubicados a los varones. Hay un aparente consenso respecto a los papás modernos que cambian pañales, que juegan con los niños o ayudan en las tareas domésticas. Y no mucho más.

    Sin embargo, devenir madre o padre es por sobre todo, dejar de lado las prioridades personales y poner toda nuestra capacidad altruista al servicio del otro. La madre sostiene al niño. Y el padre sostiene a la madre. Al menos es lo que hay dentro del sistema de familia nuclear, que está lejos de ser el ideal para la crianza de los niños.

    Pero las mujeres solemos confundir “sostén emocional” hacia nosotras con “ayuda concreta en la crianza del hijo”. Son dos situaciones bien distintas. Una madre sostenida puede sostener al niño. Una madre desamparada se “ahogará en un vaso de agua”, y reclamará desde la soledad cualquier cosa, en cualquier momento, sin lograr nunca quedar satisfecha, aunque el varón intente bañar al niño, lo lleve de paseo o se despierte de noche para calmarlo. Esto provocará el desconcierto del varón que no sabrá más qué hacer para tranquilizarla.

    Si un papá cambia un pañal, está muy bien. Pero la condición excluyente para un funcionamiento familiar equilibrado, es la de operar como sostenedor emocional de la madre. No es necesario que el padre esté dentro del torbellino emocional, porque no es su función. Al contrario, se necesita alguien que mantenga su estructura emocional intacta sosteniendo el mundo material para que la madre no se vea obligada a abandonar el mundo emocional en el que está sumergida. El padre no tiene que maternar, tiene que sostener a la madre en su rol de maternaje.

    Tengo dos sugerencias para los varones emocionalmente maduros: Antes de salir a trabajar cada mañana, pregúntenle a su mujer: 1) “¿Cómo estás?” y 2) “¿qué necesitas de mí, hoy?”. Es sencillo.
    La mayoría de los varones retoma su quehacer laboral, se baña y afeita cada mañana, desayuna y se va exactamente a la misma hora de siempre “como si nada hubiera sucedido”. Asimismo supone que nada de lo que acontezca en su ausencia le incumbe, y que su mujer, eficaz como siempre lo fue, podrá arreglarse sola con el bebé. Es falso. ¿Acaso tiene que modificar su rutina? No. Tiene que preguntarle a su mujer qué necesita de él, hoy, aquí, ahora.

    Laura Gutman”

  14. Me ha gustado mucho porque a veces en momentos de agobio me descubro exigiéndole a mi marido algo concreto en plan “necesito dos minutos, cámbiale tú el pañal” y me doy cuenta de que no es eso lo que necesito, sino que en ese momento a lo mejor le estoy pidiendo un abrazo, y él no sabe interpretarlo (lógico, ni yo misma me entiendo a veces).
    Que no quita que me encanta que me ayude, pero no siempre es lo que necesito. ALGUNAS veces necesito ayuda física, pero SIEMPRE necesito ayuda emocional.

  15. Pues qué voy a decir ya, veo que a todas en un momento u otro nos pasa lo mismo. Yo hasta ahora he tenido la suerte de que mi madre me “pide” muy a menudo quedarse un rato con Daniel, incluso en el campo me lo “secuestra” alguna noche… según ella porque en el campo está solo y en el pueblo hay muchos niños con los que jugar… pero en el fondo yo se que ella nota cuando necesito un respiro, un rato para estar a solas con la pareja, para poder leer al menos media hora seguida o simplemente para no hacer nada… pero eso no quita que en ocasiones me sienta culpable… anda que no me he pegado lloreras por ese sentimiento de culpabilidad.

  16. Yo trabajo, así que parcialmente no soy solo mamá… el problema es que alguien me pregunta ¿como estás? y generalmente no puedo contestar cómo estoy yo, qué hice, qué pensé… sino contesto “estoy bien, fíjate que Gabriel…” esto, lo otro y aquéllo…

    También siento que me he vuelto aburrida para algunas personas, e interesante para otras (o sea ustedes que también son mamás y comprenden mi locura maternal).

    Procuro salir con frecuencia con mis amigos, pero solo si llevo a Gabriel, y en estos dos años he ido al cine (sola) 1 vez. Las salidas con mis amigos, aun cuando incluyen a Gabriel me despejan y me hacen recordar que no soy solo mamá de Gabriel, también sigo siendo Bere, aunque no la misma de hace tres años. Todo cambió.

    Un abrazo, y espero que ese mal momento pase pronto, seguro mañana despertarás pensando que ser mamá de tiempo completo es lo máximo. Pero también creo que es bueno dedicarse tiempo a uno mismo, aunque es super difícil, lo se.

  17. Ira preciosa, yo creo q esa sensación la tenemos todas en determinados momentos, es verdad q yo al pasar toda la mañana fuera tengo cierto sentimiento de culpa y llego a casa con ganas de recuperar el tiempo perdido, porque me queda un resquemor de q hasta cierto punto la abandono. Sin embargo mientras no estoy trabajando, soy 100% para la gorda, desde darle de comer, la teta, la siesta, el juego, el paseo… Pero desde hace ya varios meses el papi se encarga de bañarla y si no esta quejosa, de darle la cena, así al menos puedo cenar yo mas o menos tranquila, también se involucra mas en el juego y poco a poco va asumiendo responsabilidades con la gorda. Eso si Jose sigue teniendo su parcela, sus hobbies, sus salidas a veces con amigos… cosa q yo
    no, por ahora porque tampoco siento la necesidad pero tb xq no sabría donde
    meter esas cosas. Ahora vamos a ir todas las tardes un ratito a la piscina de mi madre y le he dicho q necesito 20 minutitos para nadar, quizás sea una tontería pero quiero volver a estar un poquito mas en forma, la verdad q él siempre recibe de muy buena gana estas propuestas… Después de todo este rollo q te he metido lo que quiero decirte es que quizás poquito a poco podrías empezar a delegar un poco en el papi de la gordita, y ese ratito dedicartelo a ti, pues por ejemplo que te acompañen a la peluquería y q ellos se queden jugando en un parque cercano mientras tu entras, o que papi empiece a bañarla algunos días, podéis empezar a hacerlo los 3 juntos para q la horda no vea un cambio total… No se si habré conseguido ayudarte… Muchos besos guapa!!!

  18. Mi marido siempre me está animando a salir… él se encarga muchísimo de los niños. No sólo de bañarlos o hacerles de comer, sino de llevárselos a los 3 al campo o un rato ala biblioteca y “darme la tarde libre”. No me siento culpable, porque con su padre están tan bien como conmigo. Y además trabajo fuera de casa, por lo que mi situación es distinta. Pero yo los veo felices, y me siento bien.
    Creo que es muy importante que seas Marta, la mamá de Mar. Las 2 cosas te completan.
    No tienes que elegir.
    Y aquí tienes con quien hablar y con quien desahogarte, y con quien reir también ¿eh?
    Besos mil, y anímate!!

  19. Yo estoy en una situación similar y estos últimos días he tenido un bajón físico y anímico bastante importante, aunque ahora me siento mucho más animada. Has dicho muchas cosas que yo digo habitualmente, como que hay muchos días que no converso con ningún adulto, sólo con mi hijo, y de momento no obtengo respuesta.

    Realmente, esta forma de crianza es dura y se valora poco. Pero, aunque como te digo he tenido un gran bajón últimamente, cuando puedo ponerle un poco de objetividad al tema veo lo mucho que disfruto y lo satisfecha que estoy y, ya está, me repongo.

    Un beso y ánimo.

  20. A mí también me pasa algunas veces lo de sentirme así, pero reconozco que muy muy pocas.
    NO sé, creo que estoy tan encabezonada con pasar todo el tiempo que pueda con Boliche y lo disfruto tanto que no me pasa mucho.
    Puede sonar raro pero con tener mis 2 horitas a la semana para ir a mis clases de pintura ya me vale.
    Los fines de semana los disfruto con él y con los amigos que tienen hijos y tengo para charlar con ellos y a la vez disfrutar de mi hijo. Así que la semana se me pasa rápido.
    Pero claro yo me paso 8 horas en el curro desconectada y hablando con todas vosotras. NO es lo mismo para otras mamás que están las 24 horas del día con sus hijos.
    Al menos yo lo veo así.

    Quizá lo noto cuando por ejemplo necesito ir a comprarme algo de ropa (hace siglos que no voy) o alguna cosa de esas y no encuentro manera.
    Pero por lo demás yo estoy encantada.

    Respecto a lo de hablar con otras personas, bueno, creo que a veces idealizamos esas conversaciones que teníamos antes, al menos yo, recuerdo pasar las horas muertas hablando con mis amigas de autenticas gilipolleces.

    Yo lo veo y lo vivo no como que ahora soy más mamá y menos yo, sino que la perspectiva ha cambiado. Sigo siendo yo, Teta y además mamá.

    NO sé si me he explicado bien, es que voy a toda leche y estoy hiper espesa.

    Besos guapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.