Para nosotras la hora de irnos a la cama siempre ha sido placentera, uno de los momentos especiales del día.
Cuando Mar nació y llegamos a casa todo era caótico.
El primer mes apenas pude pegar ojo, entre las maratones de teta, el miedo de mamá primeriza, mirar si respiraba, observarla horas y horas maravillada…
Dormía en una mini cuna pegada a mi cama y cuando se despertaba por primera vez la pasaba a la cama conmigo, a veces se quedaba el resto de la noche, otras la volvía a dejar en su cuna.
A pesar del miedo del principio, recuerdo que me encantaba tumbarme con ella y abrazarla, olerla, mirar como dormía, oírla respirar. Me parecía tan increíble que esa personita fuera mi hija!!
Poco a poco nos fuimos normalizando, haciendonos la una a la otra y sobre los 3 meses desterramos la minicuna y pusimos una cuna en sidecar y ahí empezamos a dormir más tranquilas. Se seguía despertando muuuucho para mamar, pero yo casi ni me enteraba, sacaba la teta y seguíamos durmiendo.
La dormía en la cama con la teta y cuando ya estaba profundamente dormida yo podía levantarme y hacer algunas cosas, cenar, ducharme, perderme en internet…
Con los meses incorporamos el juego a la hora de dormir, Mar empezaba a gatear, a moverse más y antes de acostarla siempre nos hacíamos mimos y cosquillas.
Ahora se nos ha hecho “mayor” llevamos 2 semanas que en cuanto le noto cansada le digo: Mar vamos a dormir??
Y ella le dice adiós a su papi con la manita y se va andando hasta la habitación, nos espera a los pies de la cama, papá la sube, nos damos besos, nos decimos que nos queremos, reímos un ratito y luego papá cierra la puerta y se va. Y es nuestro momento de abrazarnos con la luz apagada, de acariciarle el pelo, de tararear alguna canción hasta que noto que su cuerpo se relaja y ella sola se suelta de la teta y se gira hacia el otro lado.
Yo salgo de la habitación despacito y sin hacer ruido ( siempre me crujen las rodillas y se despierta jajajaja!) y aprovecho para hacer 4 cosillas en casa y twittear y bloggear un ratito.
Cada hora/ dos horas me va llamando para mamar, da 3 chupaditas y sigue durmiendo. Ayer pensaba que está creciendo demasiado deprisa, que ya se va sola a la cama, que no me daré cuenta y no necesitará la teta para dormir, y aunque sé que es bueno, que crezca, que vaya encontrando su espacio, no puedo evitar pensar que voy a echar mucho de menos estos momentos.

14 comments on “La hora de acostarse”

  1. Jo, esta entrada la podría haber escrito yo tranquilamente, con mi peque de 21 meses sigo haciendo lo mismo que haces tú con tu peque…¡me ha encantado sentirme tan identificada! El irse a dormir solita, decir adiós a papá, juegos y risas…¡y llegó nuestro ratito de intimidad! A oscuras y con mucho silencio saliendo yo por la puerta… Ahora Acher aguanta 3 ó 4 horas hasta que me llama, es mi despertador para irme a dormir…¡mamá, mamá! El ratito de ir a dormir me encanta, un verdadero placer compartirlo contigo! Besos.

  2. Esas fotos durmiendo son geniales! Todas! jajajajajaja

    El momento de irse a dormir a mí me encanta.
    De estar juntitos, de ver su carita de paz cuando duerme, de oler su aliento junta a mi cara, de darle el último beso y decirle que le quiero.

    Son geniales!

  3. Antes estaba pensando que en verdad somos de un “raro”… Jejejeje! La gente aplicándoles el método Estivill para que duerman solos desde bebés y nosotras preocupadas por que no llegue el día de que se duerman solos y no poder disfrutar de ese momento…

  4. Ira, nosotros también dormimos a base de caricias, besos y te quieros, eso si, después del cuento que no lo perdona! Pero se sigue disfrutando de ello incluso cuando tiene casi 3. Te queda todavía mucho bebé y toda una vida de abrazos, besos y caricias!

  5. Que fotos mas bonitas!!!! La segunda es genial!!! Nuestro momento de irnos a dormir es igual, genial, ella Todavia me necesita al lado y si me voy se despierta pero ya poco a poco se va dando la vuelta y se separa para “dormir sola” que entrada mas bonita!!! Un besazo chicas!!!

  6. María la 2ª foto es de una época que sólo quería dormir boca abajo y en brazos y mis siestas eran así, un cojín bajo el brazo, los pies en la mesa de centro y las tetas al aire preparadas para el combate!

  7. Está preciosa tu hija! Qué bonitos momentos, y como dices, luego los recordaremos con nostalgia.

    Qué curioso como dices, tanta pelea por el método Estivill y realmente dormir “solos” es algo que se da de forma natural. Leo en los comentarios que a otras mamás les pasó lo mismo, y no soy la excepción, jeje. Igual muchos cariños antes, toma un rato la teta (pero también ya muy poquito, ya toma leche normal también)… y se da la vuelta a dormir solo.

    No tuve que “entrenarlo” ni nada. Claro, todavía colechamos, pero se va a su lugar (que elige él donde se acomode), yo creo que quienes hablan del colecho como si fuera lo peor, se imaginan que estamos pegadas a los niños toda la noche, y no es así, poco a poco ganan independencia.

  8. Pero que guapa esta durmiendo… la verdad que viendola asi dan ganas de achucharla, la pena es que la despertariamos…. Como me recuerda a mi tortuguita pequeña cuando la veo dormir…. En cambio mi pequeña, se toma la cena y el biberon, empieza a decir adios a todos y a la cuna, se coge su peluche, dos chupetes y ya se pone de ladito para dormir… ni opción a achuchones… es totalmente independiente, una pena. Aprovecha estos momentos…

  9. Pues yo te voy siguiendo los pasos, excepto por lo de que se vaya sola a dormir, en lo demás coincidimos a tope, je, je. Yo tampoco tengo ninguna prisa en que Pequico quiera dormir solo.

Deja un comentario