Tres médicos de 3 hospitales diferentes han rebatido el informe en el IMMF explica las causas por las que han separado a madre e hija.
Después de leerlo estoy con los pelos de punta, ahora si que puedo decir que YO SOY HABIBA pues actúo exactamente igual que ella…
Os dejo el informe para que le echéis un vistazo. Es muy largo, pero vale la pena.

ATENCIÓN: Nos ha llegado un informe que queremos reproducir. Este informe, firmado por prestigiosos médicos de tres hospitales diferentes, echa por tierra cada una de las críticas que se han hecho a Habiba respecto a la forma de alimentar y criar a su bebé y que fueron las que se usaron como causas de separación entre madre e hija.
Os pedimos que copiéis y peguéis este informe y lo enviéis a la consejería de familia, a la consejería de sanidad y al defensor del pueblo, exigiendo la reunión urgente de madre e hija por la salud de la niña.
reclamaciones@salud.madrid.org
sanidadinforma@salud.madrid.org
oficina.atencion.ciudadano@madrid.org

Informe sobre la conducta maternal de Habiba con su hija Alma

Revisada la documentación de la retirada de custodia de Alma y centrándonos en el informe inicial sobre su madre, Habiba, concretamente en el apartado “con su hija”,

Que encabeza afirmando que “a Habiba le cuesta responder adecuadamente a las necesidades de Alma y no es consciente de lo inadecuado de determinadas conductas de riesgo y negligencia” y que en el párrafo siguiente dice “las pautas de alimentación, higiene y sueño (de Alma) no son adecuadas” y justifica las afirmaciones anteriores con los siguientes argumentos, que comentaré uno a uno:

“Los horarios y el tipo de alimentación son caóticos” y “utiliza la lactancia materna como chupete y juguete, ofreciéndole el pecho en el momento en que la niña llora y dejando que ella lo coja cuando quiera, sin importarle el momento y el contexto en el que esto sucede (despachos, pasillos)”.
La OMS y la UNICEF, la Academia Americana de Pediatría, los expertos de la Unión Europea y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia materna a demanda y exclusiva durante los primeros 6 meses y, complementada con otros alimentos, hasta los 2 años o más. Porque la leche materna es el alimento más completo y el que más nutrientes, defensas y bacterias probióticas aporta durante esos primeros dos o más años. A demanda significa cuando la niña quiera y durante el rato que la niña desee. Pero, además, cuando una madre ofrece el pecho a su hija no sólo lo hace para alimentarla, sino para calmarla, para darle refugio, como alivio del dolor, como consuelo, etc. La actitud de Habiba respecto a su hija, sin ella saberlo, sigue las recomendaciones actuales respecto a su alimentación.

“Le ofrece los purés que preparan en la residencia, pero también otros alimentos sólidos inadecuados para su edad (de los que está comiendo ella). Durante los fines de semana, como tiene que encargarse ella de hacerle la papilla de frutas, la mayor parte de veces no se la da (le da el pecho)”
Las recomendaciones de la OMS y la UNICEF y del Comité de Expertos de la Unión Europea respecto a la alimentación complementaria dejan muy claro, insisto, que el alimento más completo para una niña de 18 meses, como Alma, es la leche materna. Si un bebé rechaza la fruta y toma el pecho en su lugar, recibe muchas más calorías, minerales, defensas y vitaminas. El objetivo de la alimentación complementaria es que el bebé se acostumbre a comer lo que sus padres comen. Por eso muchos padres, a partir del primer año, sientan a sus hijos/as a la mesa ofreciéndoles una oportunidad magnífica para que se familiaricen con la comida del adulto. De nuevo la actitud de Habiba es perfectamente adecuada y sigue las recomendaciones actuales.

“Se intentó que regularizara la lactancia y limitara los momentos de alimentación, como no parecía posible se planteó la posibilidad de que dejara de darle el pecho…”. “…continuó dándole el pecho. Se le dieron chupetes, pero tampoco los utilizó”
Hasta hora el informe se limitaba a describir, bajo un prisma totalmente equivocado e ignorando de las recomendaciones internacionales, la lactancia materna de Habiba y Alma. A partir de aquí, se deciden a intervenir. Nada de dar el pecho a demanda y si Alma quiere consolarse, que lo haga con el chupete. Es el primer error grave y, desgraciadamente, no el único. Por suerte, Habiba siguió su instinto, siguió amamantando a Alma y continuó haciendo lo mejor.

“No tiene unas pautas de sueño adecuadas. Desde el primer momento no quiso que la niña durmiera en la cuna y la acuesta con ella en la cama. Utiliza la cuna para dejar cosas y juguetes y en contadas ocasiones para dejar a la niña…”
En la actualidad, la mitad de los niños del mundo duerme cada noche con sus padres. No solo no se ha demostrado que pueda ser perjudicial para los bebés, sino que se ha visto que el sueño de la madre y de su hijo se sincroniza cuando duermen juntos, lo que le permite reaccionar rápidamente ante cualquier eventualidad o ante cualquier necesidad de su hijo/a. El niño se siente mucho más seguro y protegido en contacto con el cuerpo de su madre y puede acceder al pecho con facilidad sin que la madre apenas se despierte. Está descrito que el colecho (dormir en la misma cama que sus padres) favorece la lactancia materna a demanda. Los niños que duermen cada noche con sus padres lo hacen hasta que están preparados para dormir solos, cosa que ocurre a partir de los dos años.

“Habiba se muestra muy cariñosa con Alma, utiliza el contacto físico y la expresión verbal como vías de comunicación. La niña busca constantemente la referencia visual de su madre y se ha observado un cierto miedo ansioso a la separación.”
A pesar de que en este párrafo del informe se alaba la actitud cariñosa de Habiba, acaban insinuando que tiene consecuencias negativas. Otro gran error ocasionado por la ignorancia. Ya hace mucho que J. Bowlby describió los distintos tipos de relación de apego entre los bebés y sus cuidadores. Los bebés que han tenido la suerte de estar al cuidado de una madre solícita, dispuesta a calmar su hambre, su sed, su inquietud, sus temores con prontitud, aprenden a regularse a través de las respuestas de su madre y desarrollan lo que se llama una relación de apego seguro con ella. Los adultos que han disfrutado de una relación de apego seguro con su madre son más cálidos en el trato, porque su madre ha sido cálida con ellos; más estables emocionalmente, porque su madre les ha conferido estabilidad emocional; tienen relaciones íntimas más satisfactorias, porque la relación íntima más importante, la primera, la que han tenido con su madre, ha sido muy satisfactoria; son más positivas; más integradas; tienen perspectivas más coherentes de sí mismas; y, en contra de lo que comúnmente se cree, son más independientes. Los bebés que tienen una relación de apego seguro con su madre organizan su comportamiento alrededor de ella y, cuando su madre falta, manifiestan miedo (mientras están en la etapa de dependencia de su madre). Más adelante, serán más autónomos y, finalmente, más independientes.
Lo que Alma manifiesta en ausencia de su madre nos está confirmando que está desarrollando una relación de apego seguro con Habiba y es consecuencia de su trato tan amoroso y cercano, de llevarla en brazos continuamente, de dormir con ella y de amamantarla a demanda.

CONCLUIMOS QUE:

Los argumentos esgrimidos en el informe al que hemos tenido acceso no solo no justifican que la relación maternal de Habiba con su hija pueda ser perjudicial para Alma, sino que demuestran que Alma estaba perfectamente alimentada, cuidada y querida.
La decisión de separar a Alma de Habiba es dañina para ambas. Para Alma, porque se le somete a un estrés excesivo, el estrés de la separación, para la que todavía no está preparada, y se le priva del mejor alimento y de los mejores cuidados que puede recibir, cortando bruscamente una relación de apego seguro con su madre.
El estrés tiene consecuencias físicas (mayor riesgo de infecciones, pérdida de peso) y psicológicas.
Cuanto más dure la separación, mayor será el daño infringido a Alma.
Se debería revocar dicha decisión cuanto antes para minimizar los daños causados. Rectificar es de sabios.

Tarragona, a 13 de junio de 2011

Adolfo Gómez Papí
Médico adjunto. Servicio de Pediatría
Hospital Universitario de Tarragona “Joan XXIII”
Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría

Sevilla, a 13 de junio de 2011

Josefa Aguayo Maldonado
Jefa de Sección de Neonatología
Hospital Virgen del Rocío. Sevilla
Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría

Madrid, a 13 de junio de 2011

M Carmen Pallás Alonso
Jefe de Servicio de Neonatología
Hospital 12 de Octubre. Madrid
Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría

14 comments on “Informe sobre la conducta maternal de Habiba”

  1. Habiba podría se perfectamente yo. Cumplo todos los puntos del informe. Se confirma lo que ya imaginábamos y lo que, presupongo, ha llevado a la Fiscalía a decir que van a impugnar la decisión del IMMF. Si éstos son los motivos para quitar la tutela de una madre ha su hija, qué mierda de servicios sociales tenemos en este país? Al final triunfará la lógica y le devolverán la tutela, pero el daño ya estará hecho. De verdad que no puedo entenderlo.

  2. Yo también lo cumplo, punto por punto, es vergonzoso que “supuestos profesionales” encargados de velar por los menores sean tan ignorantes. Y como dices, se la devolverán, pero quién les devuelve la lactancia?? Y el daño sufrido por ambas??

  3. Pues si, yo también soy Habiba, doy el pecho de forma caótica, mi hija lo usa como chupete y como juguete, a los 15 meses ( incluso antes ) le daba trozos de comida y la meto a dormir conmigo…..señores del IMMF, se van a atrever a venir por mi???? Yo creo que no……

  4. Yo también cumplo todos los puntos del informe, la diferencia es que yo “soy” española y tengo un “status” social… Que pena, que horror. Por favor que permitan que estén juntas otra vez!!! Un besito

  5. Yo también cumplo todos los puntos y mi peque es más mayor que Alma todavía…¡a mí me encierran estos gilipollas!
    De verdad, antes estas injusticias me pongo negra…¿pero quién son ellos para hacer esas barbaridades? ¡vaya informe! Vuelvo a decir…¡pedazo gilipollas!
    No es habitual en mí insultar, pero en este caso se merecen esto y más…
    Son daños irreparables, aunque vuelvan a estar juntas… ¿y todo lo que llevan sufrido?

  6. Yo también creo que el daño es irreparable, nadie les va a devolver su lactancia robada, ni las noches de soledad, ni los besos y abrazos perdidos, nadie le podrá quitar a esa niña el sentimiento de abandono… Y cuanto más tiempo pase, cuanto más tarden, cuanto más se empeñen en no ver más allá de sus narices peor.

  7. Lo peor es que incluso leyendo el informe sólo con las palabras extraídas directamente del informe del IMMF ya no había lugar para pensar en ninguna mala actitud de la madre hacia su hija… no entiendo como la justicia es tan lenta que incluso dándole la fiscalía la razón a la madre desde el principio ya llevan 16 días separadas

  8. Si es que todas cumplimos todos los puntos, yo uno más! También soy inmigrante… UPS! pero tengo un trabajo y pago mi alquiler, no necesito la “caridad” de un centro que me diga como criar a mi hijo. Estoy leyendo en estos días el libro Besame mucho de C. Gonzalez y esta chica ¡es de libro! Hace todo lo que una madre “normal” haría… ni buena, ni mala… normal! Que triste…

  9. Qué indignación y qué impotencia!! cuánto mas avanza esta situación más irreal me parece. Es una falta tan grande de sensibilidad que cuesta creer que sean motivos válidos para separar a una madre de su bebé… muchísimas madres lo hacemos, cómo puede estar sucediendo esto??

  10. A veces no puedo evitar pensar que vaya asco de pais, de justicia… estamos dirigidos por palurdos… el sentido común se ve pisoteado por la ignorancia y la prepotencia… He leído el informe y es que alucino en colores… segun eso no habría sitio en las cárceles para encerrarnos a todas las malas madres…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.