Es curioso que día a día vivamos las mismas escenas y nunca dejes de sorprenderme.
Me sorprendes cuando te despiertas riendo y abres los brazos para que te coja y también cuando te despiertas llorando y te pegas a mi cuerpo mientras sollozas un poquito y enseguida te calmas.
Me sorprende cuando trepas al sofá y desde allí arriba tan alto me miras con cara de triunfo, como si hubieras escalado la montaña más alta del mundo.
Me sorprende cuando apilas bloques, haces torres, se caen, te concentras, te enfadas, las tiras, te ríes y vuelves a empezar.
Cuando te acercas al perro con cuidado, sabes que es ciego y siempre te tira y te pones detrás de él para tocarle el lomo mientras sonríes.
Me sorprendes cuando coges un libro, tuyo o mío y pasas páginas con cara de interesante, señalas y dices UUUU!!!
Me sorprendes cuando corres por casa y pierdes estabilidad y te caes, a veces te levantas sin dificultad, otras lloras un poquito y extiendes los brazos para que te coja y te de besitos.
Me sorprendes cuando te doy una galleta, o un yogur o una fruta, y comes con placer mientras dices Mmmmm!!!
Me sorprende cuando llega tu padre de trabajar y le estampas besos babosos en la cara y seguido estiras los brazos para besarme a mi, como si no quisieras que me ponga celosa.
Me sorprende cuando se va la Abuela y desde la puerta mientras le decimos adiós lloras porque no quieres que se vaya.
Me sorprendes cuando te baño, llenas la bañera de muñecos y allí entre libros, ballenas, cangrejos y tortugas estamos estrechitas y calentitas tu das palmas y salpicas. De pronto hundes la cabeza en el agua para mamar y me miras con cara de sorpresa. Nunca te esperas esa inmersión!
Me sorprendes en el autobús, tienes que saludar a todo el mundo moviendo la manita y si alguien no te hace caso gritas EEEEE!!! Hasta que se giran y te dicen algo y tu bates palmas triunfal.
Me sorprendes en el parque, como corres, recoges hoja y piedras, escalas por todo, persigues y abrazas niños.
Me sorprendo cuando en plena noche me despierto y tengo un pie tuyo contra las costillas o encima de mi cara y cuando empiezas a boquear como un pececito mientras duermes y buscas la teta.
También me sorprendes cuando me das un manotazo y te digo Shhh Suave… Y me acaricias la cara con cuidadito.
Cuando suena música y bailas, sobretodo ahora que te ha salido esa vena andaluza/directora de orquesta y aleteas las manos al ritmo de la canción.
Cuando te hago dos coletas que seguro que te doy tirones y te quedas quieta y muy seria, luego te pongo frente al espejo y te ríes al verte.
Cuando tengo algo que tu quieres y extiendes la mano mientras gritas Daaaaaa!!!
Cuando dormimos la siesta, acurrucaditas la una junto a la otra y te despiertas y das vueltas por la cama mientras yo me desperezo, me saltas encima y a veces me das besos.
Cuando estamos en un bar, o el parque o cualquier sitio y me bajas la camiseta y sacas la teta.
Me sigue sorprendiendo cuando te llevo en el fular, que cada vez es menos a menudo y apoyas la cabeza en mi hombro relajadísima.
Cuando te enfadas porque no te hago caso y me apagas el ordenador.
Cuando me miras con cara de amor, cuando ríes, cuando lloras, cuando te enfadas, nunca dejas de sorprenderme y espero que nunca dejes de hacerlo es la salsa de la vida, de cada pequeño acto hacer una fiesta, una sorpresa, un gran momento.

11 Comments on No dejas de sorprenderme

  1. Qué bonito Ira! Menos mal que te has pasado por mi blog y te he conocido, que si no me lo hubiera perdido!
    Ojalá no deje nunca de sorprenderte, es una de las cosas maravillosas que nos proporcionan los hijos, el recuperar la capacidad de sorprendernos y emocionarnos con las pequeñas cosas!

  2. Me encanta como escribes, con cuanto amor. Me encanta Mar y su mamá. Me recuerda mucho a Abril, en muchos momentos, ese apego a mami, a la tetita, a ir saludando a todo el mundo y reclamar su atención cuando no le hacen caso… Muchas gracias por compartir eso con nosotras. Un besazo preciosa

  3. Que bonito y que cierto, yo me sorprendo cada vez que lo miro, esa personita que no se cuando a crecido tanto, lo miro y no solo me sorprende además me fascina!

    Un beso

Deja un comentario