Hace tiempo que quiero hacer esto, necesito sacarlo, exteriorizar todo lo que siento respecto a mi parto y la llegada de Mar a nuestras vidas. Necesito reconciliarme con ese momento, dejar de culparme, y pasar página…
Si algo tenía claro durante el embarazo era que iba a darle el pecho a mi niña (sabía que podría aunque me dijeran ¿y si no tienes leche? ¿Y si…? ), la otra cosa que tenía clarísima era que quería un parto natural.
Me pasé los 9 meses informándome, leyendo todo lo que caía en mis manos sobre parto natural, libros, artículos, blogs, foros… Mi chico decía que estaba sobreinformada…
Y si, la teoría me la sabía perfectamente, pero la práctica…
El 26 de marzo del 2010, estaba de 38 semanas justas, viernes por la mañana quedé con mi prima Laura para desayunar. Mientras me tomaba un te calentito en uno de mis bares preferidos empecé a tener contracciones, no dolorosas, pero si bastante seguidas, cada 10-15 minutos.
Empezamos a bromear, pero yo decía que no podía ser, me quedaban 2 semanas!
Fui a comer con mi madre y mi hermana Marina que acababa de llegar de Bcn para pasar las fiestas de semana Santa. Durante todo el embarazo me había dicho que tenía que esperar a parir hasta que ella llegara y así fue.
A las 17’00 las contracciones eran cada vez más seguidas, aunque seguían sin doler, decidí irme a mi casa para estar tranquila y de camino a la parada del autobús no tuve mejor idea que echar a correr, perdí el autobús de todos modos, pero tuve mi primera contracción dolorosa.
Al llegar a casa se presentaron 4 amigos a cenar, nos trajeron la hamaquita de Mar y contamos contracciones todos juntos mientras montábamos la hamaca y yo preparaba masa de pizza.
Ya eran cada 5 minutos y yo estaba emocionadísima!!
A las 3 de la madrugada decidimos ir al hospital, aunque no me dolía mucho ya llevaba más de 4 horas de contracciones cada 5 minutos.
Allí me dijeron que estaba de 2 cm y me propusieron ingresar, decidimos volver a casa, no me apetecía quedarme ingresada y no sabía si iba para largo.
No pude dormir en toda la noche, aunque no tenía demasiado dolor si el suficiente y demasiado seguido como para descansar. Me entretuve leyendo, paseando, escribiendo, bañándome…
Y así pasé hasta el sábado por la tarde que empecé a echar el tapón y a tener contracciones bastante dolorosas, me pasé horas en la ducha, intentando moverme, encontrar una postura…
A las 00’00 volvimos al hospital, me tocó una matrona jovencita que al comentarle que quería un parto natural se emocionó, me dijo que podría parir como quisiera…
Al hacerme el tacto reconozco que me desanimé bastante pues sólo estaba de 4 cm, llevaba más de 30 horas y sólo había dilatado 4 cm!!!!
Nos pasaron a una habitación de dilatación y me enchufaron los monitores, de vez en cuando pedía que me los quitaran y me dejaban moverme, andar, usar las pelotas, las cuerdas…
Me encontraba bien, dolorida y cansada, pero disfrutando muchísimo, emocionada, ilusionada…
A las 6 de la mañana otro tacto: 7 cm!!! Bieeeen!!! Ya no queda nada unas horitas y por fin vería a mi niña, volví a las pelotas, al pasillo, a pasear…
Y aquí se torció todo, cambio de turno, una nueva matrona, encantadora y curiosamente con el mismo nombre y apellidos que mi hermana, se presentó y me dijo que en un rato vendría a ver como iba.
A las 11’00 me hacen otro tacto, según la matrona estoy estancada, sólo estoy de 5 cm! Como??? Pero si hace 5 horas estaba de 7!!
Me dice que depende de cada matrona los cm…
Y decide que como voy muy lenta me van a romper la bolsa para que se acelere todo un poco.
Por que no me negué? Ni yo misma lo sé, llevaba 2 días de parto, sin dormir, estaba cansada, y la noticia de los 5 cm me desanimó tanto que me dejé hacer…
Con un gancho me rompieron la bolsa, noté el calorcito entre mis piernas y de pronto ganas de empujar, muchas ganas de empujar, tremendas, insoprtables…
Llamé a la matrona y me dijo que ni se me ocurriera, que no estaba dilatada y no podía empujar todavía.
Tenía contracciones muy intensas cada 3 minutos y yo sólo quería empujar, volví a llamar a la matrona y me dijo que porque no me ponía la epidural, le dije que no la quería, que quería empujar ya, pero me seguían diciendo que NO empujara.
Claudiqué, pedí la epidural, no tenía un dolor insoportable, sólo ganas de empujar y pensé que con la epidural se quitarían ya que no me dejaban.
Pero no, las ganas siguieron y la matrona me dijo que no, que la epidural quita el dolor, pero las ganas siguen…
Pero que está pasando aquí??? De pronto me di cuenta que había perdido todo el control sobre mi parto, que yo ya no pintaba nada… Me entraron unas ganas tremendas de llorar, eso no era lo que yo quería, dónde estaba mi parto natural???
Pasé 3 horas en la cama, sin decir nada, mentalmente me cagaba en todo lo que se me ocurría, de pronto la experiencia más bonita de mi vida se me había escapado de las manos…
A las 14’30 otro tacto, estoy completa, puedes empujar…
Por suerte, no sé si me pusieron la epidural mal, pero pude parir sentada, hacer fuerza con mis piernas y controlar yo mis pujos. Me negué a que me los dirigieran.
Mi expulsivo duró 15 minutos, 3 contracciones, 9 empujones…
Esta parte la recuerdo con cariño porque pensé x fin se acaba todo, me incorporé, pedí un espejo y vi como salía la cabeza de mi pequeña, su padre la sacó y me la puso encima y allí estaba ella, mirándome con esos ojos tan grandes llenos de curiosidad, no lloró, se agarró a mi pecho con todas sus fuerzas y mientras alumbraba la placenta ella ya mamaba.
Papi le cortó el cordón cuando dejó de latir. Sólo me llevé 2 puntitos de regalo de un pequeño desgarro…
Mi hija nació a las 14’50 de 28 de Marzo, después de 48 horas de parto.
Recuerdo cuando empezó a venir gente, todo el mundo decía: Qué bien, todo ha salido bien!
Y yo decía que si, que había sido estupendo, pero por dentro pensaba: Qué mierda de parto, que imbécil soy, xk me he puesto la epidural, xk me he dejado hacer…
Ahora, un año después me sigue doliendo el pensarlo, el tiempo mitiga el dolor poco a poco, pero sigue estando ahí.
Necesitaba hacer este ejercicio, sacarlo todo, sé que mi próximo parto será respetado, si hace falta pariré en casa, pero si hay un próximo parto quiero ser yo la protagonista, yo y mi hij@.

11 Comments on El nacimiento de Mar

  1. Qué emoción con tu historia! a pesar de que la epidural no estaba en tus planes, pero no hay nada más bello que ver al bebé y que está bien. Yo la verdad no investigué tanto, de haber sabido lo que se ahora, ni de chiste me dejo poner la oxitocina, yo iba super bien, pero bueno, en fin, ni para qué quejarse, la felicidad de ver a mi pequeño borró todo lo malo.

    Mi propia historia va aquí, para no hacerte el cuento largo, jeje:
    http://bereygabriel.blogspot.com/2010/12/nacimiento.html

    Saludos!

  2. Yo también me arrepiento de algunas cosas que me padrón en no parto, sobre todo la falta de control en algunos momentos. Espero que en próximo podamos hacerlo como queremos, aunque lo vivido no nos lo quita nadie. Muchísimos besos, la foto de Mar es preciosa

  3. Jo crec que per esser un primer part i a més tan llarg, ho vas dur beníssim! venga maca, que ses mares sempre ens culpam per tot, i no tenim massa motius! besotes!
    pd: si t’animes al 2n, prens sa revanxa!

  4. Hola, me gustaría saber en qué hospital tuviste a tu niña. Yo espero a mi bebé en febrero y aunque no fue todo lo natural que hubieras querido he leído que no te dejaron todo el día enchufada a la cama, te dejaban mover… y yo busco eso. A ver si lo consigo…
    Gracias.

    Preciosa tu niña!!

  5. Hola Anónimo, parí en Son Llatzer, los protocolos que tienen son bastante respetuosos, aunque te recomiendo que lleves igualmente un plan de parto y que una vez allí les recuerdes lo que quieres. También dependerá de la matrona que te toque… Espero que tengas mucha suerte y tengas un parto natural y respetado. Abrazos!

  6. Esta entrada se me había escapado! Que sepas que me he emocionado contigo y me has hecho revivir los momentos de mi parto, el cual aún tengo pendiente. Yo también soy de las que han decidido que el próximo parto, si todo va bien, o será en casa o será en una casa de maternidad, pero no en un hospital.

    Un besazo enorme, guapa!

  7. Uf! Tantas horas para q luego te hicieran lo q les dió la gana! Pero no te atormentes. Tu nena nació bien y al fin y al cabo esa es la intención. Para el siguiente te sabes la teoría y la práctica!

  8. Me ha encantado guapa. La verdad, entiendo como te sientes con lo de la epidural, yo también quería un parto natural y al final ni siquiera sentía las contracciones, que me dolía más que no me dolieran que otra cosa, y al final cesárea, asíque siento como que no hice nada en mi parto. En fin, lo bueno es que los bebés están sanos y felices.
    Un besito

Deja un comentario